194 años de vida independiente

Bolivia celebrará este 6 de agosto 194 años de la Independencia nacional, después de 16 años de lucha contra el colonialismo español. Fue en 1825 cuando se proclamó la creación de la República de Bolivia y se suscribió en el primer congreso nacional el Acta de la Independencia. Fue el Gran Mariscal de Ayacucho, José Antonio de Sucre, quién firmó el decreto de 9 de febrero de 1825 que convocó a una Asamblea Deliberante para definir el futuro de la nueva nación. La Asamblea se reunió en Chuquisaca el 10 de julio de 1825 y se formó una comisión para redactar la Declaración de la Independencia, que recuerda que «El mundo sabe que el Alto Perú ha sido, en el continente de América, el ara donde se vertió la primera sangre de los libres y la tierra donde existe la tumba del último de los tiranos».

El historiador y Gral. Fernando Sánchez afirma que la independencia de lo que hoy es Bolivia se debió a la voluntad, decisión y lucha de los alto peruanos. El Ejército Colombiano, con Bolívar y Sucre, llegó luego de consolidarse la derrota a los españoles y no dispararon un solo tiro en el Alto Perú. Después de la batalla de Ayacucho que definió el curso de la guerra por la Independencia de América, todavía en el Alto Perú la situación no estaba definida. Fue la batalla de Tumusla la que determinó el fin de la presencia del Ejército español en estas tierras. Fue Carlos Medinaceli Lizarazu, exlugarteniente de Olañeta, que se unió a los doctores de Charcas, a los guerrilleros y al Ejército alto peruano, y el 9 de enero de 1825 proclamó la independencia y autonomía de Charcas.

En respuesta el ejército realista se lanza al ataque contra las tropas de Medinaceli, -señala Sánchez- y en Tumusla se produce la batalla en la que vencen los patriotas y Olañeta cae gravemente herido, acepta la capitulación, para luego morir a causa de las heridas recibidas. Como consecuencia de esta derrota realista, los grupos que quedaban se rindieron. Esta batalla despejó al camino para que Bolívar y Sucre puedan llegar al Alto Perú, pero los doctores de Charcas tuvieron todavía que negociar y convencer a Simón Bolívar de la creación de la nueva República, ya que el Libertador se oponía a esa idea. Por ello, es necesario comprender que fue importante la cruzada del Ejército Colombiano, así como el apoyo de Buenos Aires, a la causa del Alto Perú, pero Bolivia conquistó su independencia a fuerza de convicción, sacrificio, lucha y miles de muertos, entre los que hubo mestizos, criollos e indios.

Pero la lucha por alcanzar las libertades plenas todavía continúa y es sostenida por un pueblo que ha sabido vencer innumerables amenazas que acosaron al país desde su nacimiento, al extremo que tuvo que resistir los zarpazos de sus vecinos que le arrebataron la mitad de su territorio. Ese sublime objetivo de mantener unida a la Patria, ha permitido vencer también algunas aviesas intenciones divisionistas. Bolivia, nació como República unitaria, «libre, independiente, soberana, multiétnica y plural», como sentenciaba la anterior Constitución Política del Estado. Los cambios políticos hicieron que la nueva Constitución convirtiese al país en un Estado Plurinacional, que ha incorporado a la legislación la plenitud de derechos de las diferentes etnias que componen el amplio espectro poblacional, y estableció avances fundamentales en los derechos ciudadanos.

Lamentablemente la nueva CPE ha sido vulnerada, desconocida y atropellada por quienes precisamente estaban llamados a respetarla y hacerla cumplir. Hoy la democracia está en riesgo y el estado de derecho se ha extraviado en el país, que llega en este nuevo aniversario alterado por una contienda política electoral que ha puesto a cimbrar a toda la ciudadanía al alterarse las reglas del juego democrático, luego de desconocerse la voluntad ciudadana reflejada en las urnas en un referendo constitucional, y sembrar un grave riesgo para el futuro de la Patria.