Administrar elecciones requiere de idoneidad no de «notables delincuentes»

APG

Entrevistados por redactores de esta casa periodística los Dres. DAEN. Wenceslao Jáuregui, Ronald Torres Armas, Javier Albarracín, Gonzalo Torres Mendoza, analistas constitucionalistas, consideran «que una anterior burguesía platónica de la línea liberal, acondicionaba empleados del Estado para el usufructo de la economía nacional por candidatos presidenciales amparados por Cortes Nacionales Electorales, que en la década del 2000 provocó el surgimiento de partidos de ideología socialista comunista, en la que aplicando el absurdo como discriminador léxico de ‘Notables’ fueron elegidos para constituir el después llamado Tribunal Supremo Electoral, individuos como Antonio Costas Sitic, y personas que a la postre resultaron ‘Notables delincuentes’ detenidos en cárceles de La Paz, no solo acusados por el informe de la OEA por haber cometido irregularidades en la conducción de las elecciones presidenciales, sino porque el fraude que llevaron adelante ocasionó múltiples víctimas».

Antonio Costas Sitic, fue el mentor y ejecutor de dos fraudes electorales, el artífice, como ingeniero de sistemas, para que los demás integrantes de dicho órgano estén impedidos de siquiera opinar.

Los analistas afirman «Costas es quien, de acuerdo a documentación existente en el TSE, contrató los servicios de la empresa Neotec de propiedad de Marcel Guzmán de Rojas y que según expertos hace más de 15 años era obsoleto».

Los analistas indican «el Presidente del Colegio de Abogados de La Paz, Dr. Israel Centellas, en forma pública, en un canal de televisión, manifestó que el gerente de dicha empresa debe ser convocado por el Ministerio Público para que explique dónde está el servidor de Neotec, porqué y en cuánto alquilaba al TSE y quién dispuso que ingrese, el 20 de octubre durante el conteo final de votos, al sistema de datos».

Cabe recordar, señalaron, que dicho Gerente fue sindicado de haber arribado de Alemania, lugar de su residencia y del servidor de Neotec, para constituirse en el TSE y verificar el final del conteo de votos del 20 de octubre 2019 «habiendo sugestivamente», ingresado a las instalaciones donde estaba el sistema de datos, cual informa la empresa Ethical Hacking, sin explicación a los vocales electorales (como dijo la expresidenta María Choque) y que poco después se apagó el internet para después de un día hacer aparecer en «forma drástica» la elevación de votos en favor del expresidente Morales poniendo en desventaja a Comunidad Ciudadana y al Partido Demócrata Cristiano.

«Las vacas sagradas» se creían insustituibles, los hechos están a la vista, los políticos hicieron surgir a «Notables delincuentes».

Los constitucionalistas enfatizan «Se impone nombrar a jóvenes profesionales, basta de burócratas que durante 14 años no dijeron una sola palabra contra los «Notables delincuentes» ni contra Evo Morales, García Linera y de pronto vuelven a resurgir de las tinieblas».

No es difícil administrar las elecciones, los integrantes del TSE no tienen que ser técnicos ni especialistas profesionales en elaborar códigos, instalar maquinaria electoral sistematizada, son administradores para que técnicos-ingenieros especializados en operatividad sistematizada elaboren, planteen y ejecuten datos del sistema eleccionario.

Por eso, ningún otrora integrante de la CNE y del TSE debe ser admitido como postulante peor elegirlo, corresponde dar paso a quienes hicieron la revolución pacífica, a jóvenes valores profesionales que sepan administrar en forma moderna y científicamente comprobada las elecciones.

Eso de que deben tener experiencia en materia electoral, resulta un cuento chino, ¡para cuándo entonces se preparará a los nuevos profesionales jóvenes si no es al presente?

Basta de seguir intentando engañar a quienes poniendo en riesgo su vida lograron que el dictador abandone la silla presidencial y huya a México.

Los asambleístas del Legislativo, en mayoría suplentes, deben accionar de acuerdo al buen sentido y criterio meritocrático, no prestase a que «las vacas sagradas» retornen para provocar un nuevo surgimiento de ideologías foráneas que podrían acabar con el sistema democrático», enfatizaron.