14.8 C
La Paz
martes, febrero 27, 2024
InicioOpiniónEditorial¿Afectarán a Bolivia los cambios en Argentina?

¿Afectarán a Bolivia los cambios en Argentina?

La victoria de Javier Milei ha tenido repercusiones internacionales porque abren un nuevo ciclo no solo para Argentina, sino para toda Latinoamérica. En Bolivia, sin duda, tendrá efectos diversos. Inclusive puede decirse que para nuestro país, el cambio que se da en Argentina es trascendental, debido a los vínculos históricos, y la correspondencia económica y comercial fluida que existe, que podría alterarse debido a factores políticos. Recordemos las imprudentes muestras de apoyo al candidato oficialista, Sergio Masa, efectuada por el presidente Luis Arce y otros dirigentes del MAS, durante la primera vuelta de las elecciones de octubre. Felizmente ahora, el primer mandatario señaló que Bolivia respeta la decisión del pueblo argentino y le augura éxitos a Milei. «El Estado Plurinacional de Bolivia siempre será respetuoso de la voluntad democrática de nuestros pueblos. Deseamos prosperidad al hermano pueblo de Argentina y éxitos a su presidente electo, Javier Milei», escribió en las redes sociales. «Trabajaremos para que las relaciones entre nuestros pueblos sigan firmes como hasta ahora, con base en la hermandad, complementariedad y respeto mutuo», agregó.

Varios otros políticos se pronunciaron, entre ellos el expresidente Carlos Mesa, quien resaltó la elección hecha por Milei. «Felicito la elección de Javier Milei como nuevo presidente de Argentina y ponderó la actitud democrática de los votantes. Que los grandes desafíos y necesidades que tiene esa nación -producto del manejo de la grave crisis que atraviesa- se resuelvan respondiendo al cambio que eligieron mayoritariamente sus ciudadanos», señaló. El expresidente Jorge «Tuto» Quiroga también felicitó a Milei y en un mensaje dice que Argentina cambia de rumbo, cierra ciclo K y abraza el camino de la libertad. Mi homenaje al patriotismo de @mauriciomacri y @PatoBullrich, el cambio ganó. Fuerza y templanza, Milei, ante las turbulencias que vienen, por el nefasto legado que recibirá». El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, también mediante las redes sociales saludó «la virtud democrática del pueblo argentino y felicito a @JMilei por su victoria. Esta nueva etapa no solo será favorable para la Argentina, sino para toda Latinoamérica…»

En realidad el triunfo de Javier Milei en Argentina representa una esperanza para sostener las libertades y la democracia en toda la región. El resultado tiene varias explicaciones de los analistas y politólogos, con algunas coincidencias sobre el fracaso de la demonización que hizo el kirchnerismo y el peronismo de la figura y la política económica de Milei. El desprestigio se perdió ante la evidencia del desastre económico. La perspectiva negativa de una campaña sucia le jugó a la inversa al oficialismo porque la población valoró la dolorosa realidad del mal gobierno, de la corrupción y de la crisis económica a la que se arrastró a Argentina. Si se coloca en la balanza los riesgos de los anuncios de Milei, y la actual situación de ese país, la gente temía más llegar a lo que ocurre en Venezuela, Nicaragua y Bolivia. Los argentinos se cansaron de las falsedades sobre los supuestos esfuerzos por lograr la estabilidad económica, mientras una inflación anual de 200% lacera los bolsillos de los más necesitados.

La Nación de Buenos Aires, en un análisis de Claudio Jacquelin, señala que los más de 11 puntos porcentuales de que separaron al candidato de «La Libertad Avanza», del oficialismo, expresan el enojo de una mayoría social con la sucesión de fracasos de los últimos años y la desastrosa situación económica más el miedo a que se premiara o se perpetuara una forma de hacer política y de gobernar. Rechazo y temor a que todo siguiera igual o agravando las necesidades de la sociedad. Fin de ciclo. ¿Nueva era? Eso auguró el nuevo presidente electo. El abrumador triunfo del candidato de la Libertad Avanza y la derrota del peronismo unido, que hizo la peor elección de su historia, son algunas de las grandes certezas dejadas por este balotaje. Un resultado que, al mismo tiempo, abre innumerables preguntas. La elección es más la consecuencia de la crítica situación del presente y de los fracasos acumulados durante más de una década que una apuesta cierta y convencida hacia el futuro de la totalidad de sus votantes. El rechazo de lo conocido (y padecido) se impuso a la incógnita o el horror a lo desconocido. Un cambio absoluto, sin red, que Milei interpretó y encarnó mejor que ninguno de los rivales que tuvo en este larguísimo proceso electoral.

Se trata de un mundo por construir que el presidente electo, en su discurso triunfal, no reveló ni bocetó cómo será, en un escenario que ni siquiera compartió con el que podría ser su equipo de gobierno. Más incógnitas, a pesar de que no tiene mucho tiempo para postergar esas definiciones. Aunque dijera, con cierta razón que hasta el 10 de diciembre todo es responsabilidad del actual gobierno que todavía preside el ausente Alberto Fernández y del que sigue siendo ministro Massa. A Milei le corresponde construir confianza y proveer de certezas a los argentinos y dar señales al mundo. El devenir de la economía, el comportamiento inmediato de los mercados y la paz social también desde ahora dependen de él en la corta transición que se acaba de abrir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -