6 C
La Paz
jueves, abril 15, 2021
InicioOpiniónAlentadoras expectativas petroleras

Alentadoras expectativas petroleras

Guido Pizarroso Durán (*)

Entre la abrumadora carga de malas noticias que sufre el país, atosigado por una crisis económica que cerró a decenas de empresas dejando sin trabajo a miles de ciudadanos, y una tensión política que polariza al país, llegó, casi junto a los regalos de Navidad, el anuncio del descubrimiento de petróleo en un nuevo campo de hidrocarburos. El presidente Luis Arce destacó el descubrimiento de gas y petróleo que se logró como producto de la perforación que hizo Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) mediante el pozo Yarará X1, ubicado en Santa Cruz.

«Saludamos el nuevo descubrimiento de gas y petróleo en Bolivia. El pozo Yarará X1 tiene un potencial de 13,7 millones de barriles de petróleo y de 76,8 billones de pies cúbicos de gas natural. Ubicado en Santa Cruz, proyecto nacional y desarrollado por YPFB con equipos propios», señaló el presidente Arce a través de su cuenta de Twitter. A su vez la Gerencia Nacional de Exploración y Explotación de YPFB informó que la perforación que se realizó con el Equipo YPFB-02 alcanzó la profundidad final de 2.850 metros, evidenciando la presencia de hidrocarburos. «Excelentes noticias para el país. La perforación del pozo exploratorio Yarará X-1, iniciada el 14 de septiembre del año pasado, (gobierno de transición de Añez) dio buenos resultados luego de realizadas las pruebas de formación DST, que permitieron visualizar un potencial de 13,7 millones de barriles de petróleo y 76,8 billones de pies cúbicos de gas natural», anunció la empresa estatal a través de un comunicado. El presidente ejecutivo de YPFB, Wilson Zelaya, durante la inspección técnica al pozo explicó que el plan inicial de inversiones considera la perforación de dos pozos exploratorios adicionales.

Sin duda se trata de un alentador descubrimiento que permitirá, por lo menos, disminuir las importaciones de carburantes y garantizar tanto las exportaciones como el suministro interno de gas natural. Esta situación merece ser destaca por su significado para la economía nacional y la seguridad energética. Pero paralelamente es necesario que el país diseñe lo antes posible una nueva política sobre energía, acorde a los actuales tiempos que, obligan a acciones claras y específicas sobre el cambio climático. En los últimos años el país ha vivido una falsa realidad consumiendo y exportando el gas natural, agotando los reservorios sin que se desarrolle una política de exploraciones y de sustitución de la matriz energética.

Se manejó políticamente al sector, algunos especialistas, demostraron un panorama de incertidumbre para el país, por el agotamiento de los yacimientos de gas natural. Paralelamente, la energía global confrontaba y confronta graves problemas políticos, comerciales y por la necesidad de un cambio de la matriz energética actual -predominantemente de origen fósil- por energía que sea más amigable con el medioambiente.

El análisis de esta realidad debería primar en la nueva política sectorial nacional para poder enfrentar el futuro con mayor certeza y garantizar la seguridad energética.

Es necesario comprender algunas realidades con la que se debe lidiar en la actual coyuntura, así como en las políticas de mediano y largo plazo. Los precios del petróleo sufrieron alzas y bajas en los últimos tres años llegando a sus niveles más bajos. Una de las consecuencias de la crisis actual es la huida de los inversores, preocupados por las tensiones comerciales por la guerra financiera entre Estados Unidos y China, las secuelas de la pandemia de coronavirus, y una serie de amenazas que influyen en los mercados por las tensas relaciones de las grandes potencias. Esa realidad tiene que tomarse en cuenta para ver el futuro energético del país.

El anuncio de haberse encontrado petróleo y gas en un pozo exploratorio, abre perspectivas alentadoras.

(*) Ex Presidente de la Asociación de Periodistas de La Paz

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -