6 C
La Paz
sábado, octubre 16, 2021
InicioOpiniónEditorialAlerta sobre fenómenos meteorológicos devastadores

Alerta sobre fenómenos meteorológicos devastadores

Mientras en Bolivia se sigue atentando contra el medioambiente, se privilegia el odio político y la polarización, el mundo -así como nuestro país- sufren concentraciones récord de efecto invernadero y el planeta va camino de un peligroso sobrecalentamiento, según un informe climático preparado por varios organismos de la ONU. Se trata de un informe histórico que advierte que «Hemos llegado a un punto de inflexión sobre la necesidad de la acción climática. La alteración de nuestro clima y nuestro planeta ya es peor de lo que pensábamos, y está avanzando más rápido de lo previsto». El Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, en un video alerto sobre las funestas consecuencias de mantenerse la inacción actual.

El informe United in Science 2021 afirma que «no hay señales de que volvamos a ser más verdes» ya que, tras un bache temporal en 2020 debido la covid-19, las emisiones de dióxido de carbono se están acelerando rápidamente, alejándose así de los objetivos fijados por el Acuerdo de París, el tratado internacional para evitar el calentamiento global del planeta por encima de los 2 grados centígrados. Según los científicos, el aumento de las temperaturas globales ya está provocando fenómenos meteorológicos extremos devastadores en todo el mundo, con un impacto cada vez mayor en las economías y las sociedades. Guterres dice que «ahora tenemos cinco veces más desastres meteorológicos registrados que en 1970 y son siete veces más costosos. Incluso los países más desarrollados se han vuelto vulnerables», dijo el titular de la ONU. Los costosos incendios, las inundaciones y los fenómenos meteorológicos extremos están aumentando en todas partes. Estos cambios son sólo el comienzo de algo peor», advirtió.

El informe se hace eco de algunos de los datos y advertencias de los expertos en el último año: la temperatura media mundial de los últimos cinco años ha sido una de las más altas de las que se tiene constancia, y cada vez es más probable que, en los próximos cinco años, las temperaturas superen temporalmente el umbral de una subida por encima de los 1,5 grados de la era preindustrial. El panorama que pinta United in Science es desolador: incluso si se toman medidas ambiciosas para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, el nivel del mar seguirá subiendo y amenazará a las islas bajas y a las poblaciones costeras de todo el mundo.

Toda esta cuestión será el asunto central de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, también conocida como COP26, que se celebrará en la ciudad de Glasgow (Escocia) entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre de 2021. Se espera que esta reunión fundamental marque el rumbo de la acción climática para la próxima década. «Realmente se nos ha acabado el tiempo. Debemos actuar ahora para evitar más daños irreversibles. La COP26 de noviembre debe marcar ese punto de inflexión. Para entonces, necesitamos que todos los países se comprometan a alcanzas las emisiones netas cero para mediados de este siglo y que presenten estrategias claras y creíbles a largo plazo para conseguirlo», indicó Guterres.

¿Bolivia, tendrá algún estudio? o ¿Llevará alguna ponencia? Por lo menos ¿se estará haciendo algo para honrar los compromisos del acuerdo de Paris? Todo hace pensar que no. No existe el menor esfuerzo por velar por el medioambiente. Todos los discursos y arengas sobre la madre tierra quedaron quemados por la evidencia de los incendios provocados y la contaminación ambiental creciente. ¿Se habrá avanzado algo en prepararse para la adaptación y resiliencia, para que las comunidades vulnerables puedan gestionar estos riesgos climáticos crecientes…?

El informe de la ONU también cita las dos conclusiones del último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático: la escala de los cambios recientes en el sistema climático no tiene precedentes en muchos miles de años. Es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Según la Organización Meteorológica Mundial, la reducción del metano atmosférico a corto plazo podría ayudar a cumplir las promesas a las que 193 Estados se comprometieron en el Acuerdo de París. Esta medida no sustituye en cambio la necesidad de una reducción fuerte, rápida y sostenida del CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Mientras tanto, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente advierte que cinco años después de la adopción del Acuerdo de París, la brecha de emisiones (la diferencia entre las emisiones reales y las que según la ciencia deberían ser en 2030) es más grande que nunca. Aunque el creciente número de países que se comprometen con objetivos de emisiones netas es alentador, para que sigan siendo factibles y creíbles, estos objetivos deben reflejarse urgentemente en las políticas a corto plazo y en acciones significativamente más ambiciosas, destaca la agencia de la ONU.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -