6 C
La Paz
jueves, abril 15, 2021
InicioEconomíaAñez debería instruir depositar Bs. 17.000.000 para que el gobierno próximo pague...

Añez debería instruir depositar Bs. 17.000.000 para que el gobierno próximo pague aguinaldo 2020, bono del hambre y otros bonos

Los bolivianos se encuentran en un ambiente de incertidumbre política, económica, social y de salud pública, la transición para el cambio de mando se ve envuelta de percepciones pesimistas del MAS, informes altamente esperanzadores del gobierno transitorio, y una realidad preocupante por inobjetables hechos que advierten de una profunda crisis que afectará todo el andamiaje nacional, especialmente por las posiciones radicales tanto del nuevo oficialismo como de la oposición, que pese a los anuncios de distención, alientan aprestos de resistencia.

Tanto Luis Arce como David Choquehuanca, manifestaron reactivarán la economía y tenían la receta para hacerlo, señalaron que «el gobierno» (de Añez-Murillo-Nuñez) se ha robado todo y no hay dinero para pagar aguinaldo menos para el bono contra el hambre».

Por su parte el ministro de economía Marinkovic advirtió que existe más de 17 mil millones de bolivianos para disponibilidad, que en el Presupuesto General del Estado para el próximo año se destina 10 % para el sector salud, y 11 % para educación y que las Reservas Internacionales Netas (RIN), son de seis mil millones de dólares y «una economía estable, sin devaluación pese al coronavirus».

Al respecto analistas de economía y dirigentes señalaron: «Para que no prosiga la confusión, es conveniente que la Presidenta Jeanine Añez instruya que los dineros que MarinKovic señala, de la cuenta del Estado, se deposite a Bancos privados con la expresa determinación que es para disponibilidad de pago de aguinaldo 2020 al sector público, bono contra el hambre y otros bonos, cuya constancia de depósito se haga conocer públicamente.

De esta manera se demostrará quién miente, afirmaron.

El ministro Branco Marinkovic informó que se hizo el pago de sueldos de octubre a los empleados públicos y servicios básicos para que el aparato estatal no quede paralizado.

El titular de Economía y Finanzas Públicas, aseguró que se entregará al nuevo gobierno una economía en recuperación con un crecimiento estimado en 4,2 % para 2021. Afirmó que en el Presupuesto General del Estado para el próximo año se destina 10 % para el sector salud, y 11 % para educación. Reveló que se está dejando al nuevo gobierno una disponibilidad de 17 mil millones de bolivianos y que las Reservas Internacionales Netas (RIN), que empezaron a caer desde el 2013, en la presente gestión se mantiene por encima de los 6 mil millones de dólares, con lo que se deja «una economía estable, sin devaluación». También hizo referencia a que la inflación en el país es una de las más bajas de la región, pese a los efectos de la pandemia que se ha tenido que enfrentar.

Para el MAS, la economía está peor que en la UDP, y pese a los anuncios de distención y que se gobernará para todos los bolivianos, una serie de hechos concretos y anuncios dan señales preocupantes. Al anuncio de juicio a la presidente Áñez y varios de sus ministros se suma el cambio del reglamento extemporáneo de las cámaras de Senadores y Diputados destinado a evitar la necesidad de dos tercios de votos para decidir situaciones trascendentales; la aprobación apresurada de leyes en la Asamblea Legislativa al concluir su mandato, así como la circulación en redes sociales, por los guerreros digitales del MAS de las llamadas «listas del odio» que buscan amedrentar a la oposición y al periodismo, ha significado repudio general.

Dirigentes de comités cívicos afirman que estas son muestras de una doble actitud contraria al anuncio pacifista de Luis Arce, quién dijo que se trabajaría para buscar la reconciliación. Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana y Fernando Camacho de Creemos, expresaron que la situación se agrava con las actitudes autocráticas del MAS que generan resistencia y podrían ocasionar nuevos escenarios de acción en Bolivia.

La Iglesia a través de su representante mostró preocupación por la supresión de los dos tercios llamó a reflexión a las partes para evitar días de zozobra.

El Dr. Rolando Villena de CONADE indicó que la distancia que existe entre lo que se dice y se hace en el accionar político sin duda genera susceptibilidades y desconfianza. Y así como los anuncios de que se guardaría distancia con los grupos «evistas» (basados en reclamos de las propias bases del MAS), los «avances» de los grupos afines al expresidente, que ya hacen anuncios sobre futuras acciones y determinaciones, dan pautas de la magnitud de las presiones existentes dentro de esa fuerza política para definir la forma de gobierno.

Varios analistas políticos, señalaron sobre la necesidad de que el próximo gobierno, para alcanzar la distención y un ambiente propicio para buscar la recuperación económica, debería tomar distancia de Evo Morales y su entorno. Pero desde Buenos Aires, el exmandatario dijo que eso es imposible, y que si no llega para la posesión del nuevo gobierno es por no hacer sombra a Arce. Y en ese escenario, el futuro presidente está conformando su gabinete, primero presionado por los grupos que quieren su cuota parte, y segundo, la necesidad de asumir la realidad, que no es tan tremendista como ven algunos masistas, ni tan optimista como perciben los actuales gobernantes transitorios.

El economista Alberto Bonadona, en su oportunidad, manifestó: «Lo cierto es que hay una nueva realidad, una época distinta, y condiciones muy especiales dejadas por la secuela del coronavirus, que no solamente infectó a más de 141 mil ciudadanos, y mató a más de ocho mil bolivianos, y todavía amenaza con un rebrote de la epidemia, sino que ha afectado la economía de forma integral, y en mayor grado a la producción y a las exportaciones».

Como consecuencia de esta crisis, los ingresos del Estado han disminuido en más del 35%, y las necesidades urgentes para atender a la comunidad nacional han aumentado considerablemente. Se ha tenido que dar bonos no previstos y se tendrá que dar muchos más.

Por su parte el politólogo Dr. Ronald Torres Armas aseveró, que esta crisis ha paralizado miles de obras en los municipios; se han cerrado centenares de negocios y se han perdido miles de fuentes de trabajo. Lo positivo es que hay amplia predisposición de la comunidad internacional para apoyar en la reactivación, pero para ello es necesario un gobierno responsable, que maneje la economía con bases ciertas, generando certidumbre y no siguiendo la órbita de la política que llevó a Venezuela a la ruina y que otros países siguen la misma ruta.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -