Apoyo al turismo nacional

El turismo en Bolivia puede convertirse una de las principales fuentes de ingreso de divisas, si se sabe promocionar los cautivadores espacios nacionales. En todos los departamentos hay bellezas naturales, exóticos parajes y costumbres que invitan a participar. Actualmente la actividad hotelera, servicios, transporte y otros que mueven a los viajeros sufren las consecuencias de la inseguridad jurídica y de la inestabilidad, con una administración interina que está obligada a consolidar la tranquilidad para poder mostrar la enorme riqueza que irradian las culturas nacionales, la naturaleza y los seductores motivos de cada una de las ciudades y pueblos.

En medio de la convulsión social que vivió el país post-elecciones, no pudo valorarse el significado de un hecho trascendental para el país y especialmente para la ciudad de La Paz. Así como los paceños no pudieron celebrar el aniversario de la fundación de la ciudad el pasado 20 de octubre, tampoco lo hicieron Potosí ni Beni. Por ello pasó inadvertido el anuncio de que la ciudad de La Paz fue elegida en el Top-10 de las mejores ciudades del mundo para visitar. El anuncio fue efectuado por «Lonely Planet» que anualmente hace una selección de los mejores destinos turísticos, tendencias y experiencias viajeras para el próximo año 2020. En el ranking Lonely Planet’s Best in Travel 2020 incluye los 10 países, ciudades, regiones y destinos con mejor relación calidad-precio para visitar en 2020.

La Paz está entre la lista de las 10 ciudades que se debe conocer, las cuales fueron seleccionadas por tendencia, actualidad o pujanza. Esta es la decimoquinta edición de este ranking sobre los mejores destinos y viajes. En esta ocasión, de acuerdo con una tendencia global, se apostó por premiar las experiencias de turismo sostenible. «Lonely Planet» eligió a Bután como el mejor país para descubrir en 2020; la zona con mejor calidad-precio, Nusa Tenggara Occidental (Indonesia) y la región más atractiva, la Ruta de la Seda centroasiática (Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán), la ciudad de La Paz aparece en sexto lugar por ofrecer atractivos y condiciones óptimas, pero es solamente la puerta de ingreso al país, que en toda su geografía espera a los visitantes.

Ahora un nuevo emblema surge para atraer más turistas. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró a la Festividad del Señor Jesús del Gran Poder como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La determinación fue asumida en la XIV reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que se lleva adelante en Bogotá, Colombia.

Ya anteriormente Bolivia postuló como Mejor Destino Verde, y al Mejor Destino Cultural del mundo. Pero en 2014, La Paz hizo historia al inscribir su nombre entre las 7 Ciudades maravillosas del Mundo. Sin duda la sede de gobierno, así como varias otras urbes y pequeñas poblaciones de Bolivia, se beneficiarán con un mayor flujo de turismo ya que tienen valiosos atractivos naturales, patrimonios históricos, obras arquitectónicas de mucho mérito y cualidades únicas que las distinguen y merecen también ser valoradas. La ciudad de La Paz ha sido escogida, no solamente por su caprichosa geografía que ha aguijoneado el ingenio para hacer posible la construcción de calles, plazas, casas y edificios que parecen trepar por empinadas laderas desafiando la ley de la gravedad, sino porque está inmersa en la modernidad, conservando su esencia tradicional.

Su complicada topografía ha inspirado a poetas y compositores, que al ver en las noches a esta ciudad -desde las alturas-, han coincidido en decir que parece que el cielo estrellado se volcó en la hoyada paceña, o que el firmamento se fundió con las luces que reptan por las escarpadas. Varios cantantes le dedicaron temas al límpido cielo de invierno, que permite ver hasta de noche al majestuoso nevado Illimani, guardián y testigo de las tradiciones, leyendas y dramáticos hechos con los que La Paz ha hecho historia. Efectivamente, La Paz ha gravitado en los destinos no solamente del país, sino del continente al protagonizar el 16 de julio de 1809 el primer grito libertario en Sudamérica, y alzarse contra el dominio español.

Como sede del gobierno, ha regido y liderado la política nacional y se ha constituido en una metrópoli en la que confluyen ciudadanos de toda Bolivia, y del exterior, que hicieron suya la ciudad. Así, La Paz se caracteriza por ser una de las urbes en las que no importa el origen de las personas, sino sus cualidades. Ostenta una naturaleza cosmopolita donde collas, cambas, vallunos, chapacos, altiplánicos y orientales, así como extranjeros, hacen una sola progenie que es la boliviana.