6 C
La Paz
sábado, octubre 16, 2021
InicioOpiniónEditorialBarril de petróleo, durante el MAS, costaba $us. 148 por la pandemia...

Barril de petróleo, durante el MAS, costaba $us. 148 por la pandemia bajó a $us. 33,58

La principal fuente de ingresos del país, el gas natural, pasa por una severa crisis debido a la permanente declinación de los campos de hidrocarburos, una producción cada vez menor, precios internacionales que no cubren los costos de operación, y una nueva amenaza de las transnacionales. Evidentemente, algunas petroleras que operan en el país han anunciado que paralizarían su trabajo de comercialización y producción, debido a la baja cotización de los precios del petróleo que determinan el precio del gas. Pero, preocupará que se vayan las transnacionales ¿si el gas, el petróleo, las plantas, los campos de producción y los gasoductos son de los bolivianos disque por la «nacionalización» que hizo el MAS favoreciendo a las transnacionales que no dieron ni un centavo para exploración?

Resulta que, sí, preocupa porque nunca hubo tal nacionalización, las empresas petroleras transnacionales como la Repsol, Petrobras, Andina, Chaco, YPFA, y otras con contratos que estaban para concluir, durante el gobierno del MAS «migraron» (pasaron) a nuevos contratos favorables a sus intereses con YPFB, las transnacionales han continuado produciendo. Durante 14 años del «proceso de Cambio», se quedaron obteniendo cuantiosas ganancias. Desgraciadamente, hasta ahora no hay ni siquiera los anuncios de una auditoría que establezca el daño económico que ha sufrido el país con la farsa de la nacionalización.

Si la nacionalizada YPFB estuviese en condiciones de producir los campos, explorar y perforar pozos no habría que temer la fuga de las petroleras. Cabe preguntar a los directivos de YPFB ¿cuántos campos petrolíferos y gasíferos ha descubierto en los últimos 14 años? ¿Dónde está el mar de petróleo y gas que anunció el régimen del MAS? El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, expresó preocupación porque al menos tres empresas petroleras habrían comunicado su intención de paralizar actividades de comercialización de hidrocarburos en el país.

La causa del desinterés de las empresas transnacionales extranjeras es el bajo precio del petróleo, que no justifica en este momento de pandemia, del coronavirus, la producción, menos cuando se tienen altos costos de operaciones.

Esta eventualidad era de suponer, como también podría proyectarse una mejor perspectiva, si cambiara la situación y subiesen las cotizaciones después de la pandemia.

Ayer el petróleo BRENT (entrega julio 2020) ha operado a 35,88 dólares el barril, subiendo un + 0,36% (+ 0,13 USD) frente a los 35,75 en el cierre del miércoles en Londres. A su vez, el petróleo WTI, cotizó a 33,58 dólares el barril, subiendo un + 0,26% (+ 0,09 USD) frente a los 33,49 en el cierre del miércoles en Nueva York. Estos son precios marginales, si se tienen cuenta que el barril de petróleo superó los 148 dólares durante el gobierno del MAS los ingresos a Bolivia por venta del gas era de cinco veces más que en la actualidad se recibe.

Pero si YPFB tuviese el control de la producción no habría nada que temer, a no ser la mala administración que en la actual gestión está dando nuevas evidencias de su turbio sistema administrativo. Efectivamente, la Dirección de Transparencia Corporativa de YPFB confirmó en su informe final que hubo responsabilidad penal y administrativa de “algunos funcionarios” en la contratación de un seguro general para la petrolera estatal. Por este motivo, se presentó ante el Ministerio Público una denuncia penal y se recomendó instaurar un proceso administrativo en contra de los responsables. Debido a estas anomalías y a otras denuncias como la compra de combustibles y alimentos en forma irregular es que se produjo la destitución de altos funcionarios de la petrolera estatal.

La única realidad es que la corrupción se instaló en YPFB con la supuesta «nacionalización» que hizo crecer la burocracia, bajó la producción, devolvió las inversiones a las petroleras “asociadas”, malgastó los recursos, no encontró un solo nuevo campo petrolero en 14 años, y sirvió para elevar el número de empleados recomendados, mientras unos pocos son los que fueron contratados por méritos profesionales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -