2.4 C
La Paz
miércoles, mayo 25, 2022
InicioOpiniónEditorialBolivia es el único país estable de la región

Bolivia es el único país estable de la región

Bolivia es el único país de la región que se está salvando de la inflación y mantiene estable el tipo de cambio, mientras los vecinos sufren un elevado aumento de precios y devaluaciones de su moneda en relación al dólar. Las razones para esta situación son varias y contradicen los pronósticos de los organismos internacionales que ven mucho riesgo debido a la situación internacional. El último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sostiene que la economía de América Latina y el Caribe crecerá 2,5% en 2022, pero la guerra en Ucrania aumentó la incertidumbre y disparó los precios. Las previsiones de crecimiento siguen bajando y el FMI prevé que Brasil crezca 0,8%, México 2%, Colombia 5,8%, Chile 1,5%, Perú 3% y Argentina 4% este año.

De hecho, la economía mundial vive conmocionada por la ola de inflación global. La guerra de Ucrania y los estímulos con los que los gobiernos respondieron al golpe de la pandemia han llevado el aumento de los precios a niveles que no se veían hace décadas. BBC Mundo publicó un revelador análisis sobre las causas por las que Bolivia no está sufriendo los efectos de la crisis global. Se basa en los informes del FMI y reitera que en América Latina, el impacto de la subida de precios es especialmente doloroso. Considera que el problema es tal que la inflación en las cinco mayores economías latinoamericanas ha llegado a su récord de los últimos 15 años. Bolivia se salva de esta situación manteniendo estable el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Mientras la inflación interanual se quedó en Bolivia en un magro 0,77% en marzo, el FMI estima que rondará el 10% para toda la región a final de año y las principales economías de la región se resienten por aumentos mucho más pronunciados: Brasil 11,3%, Chile 9,4%, Colombia 8,5%, México 7,4%, Uruguay 9,4%. El vecino Perú (6,8%) y Ecuador (2,6%) también se vieron afectados en mayor medida. Y las estratosféricas cifras de Venezuela (284,4%) y Argentina (55%) quedan muy lejos de las de Bolivia”. «Es muy difícil de explicar que Bolivia tenga una inflación tan baja en este momento», le dijo a BBC Mundo Roberto Laserna, director del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), un centro de análisis con sede en La Paz.

La razón para que esto ocurra, de acuerdo al informe de BBC, tiene que ver con que «al contrario de lo que sucede con las monedas de los países vecinos, sujetas a veces a fuertes variaciones en el tipo de cambio, la moneda nacional de Bolivia tiene un tipo de cambio fijo respecto al dólar estadounidense fijado por el gobierno socialista de Evo Morales hace ya más de 10 años (1 boliviano = US$6,96). Mientras otros países de la región tuvieron que implantar mecanismos de control de cambios para sostener su moneda y hubo grandes divergencias entre el tipo de cambio oficial y el verdadero precio de la divisa estadounidense en la calle, en Bolivia se puede comprar y vender dólares libremente, y el tipo de cambio se ha mantenido gracias a que el gobierno lo sostiene inyectando en el mercado dólares de sus reservas».

El reportaje dice también que el gobierno del actual presidente Luis Arce ha mantenido las políticas de Morales para robustecer al boliviano, cuya relativa fortaleza frente a la de vecinos como Argentina reduce el coste para Bolivia de importar mercancías. Recoge la opinión de Luis Hevia, investigador de la Fundación Milenio, quien considera que «las expectativas bien ancladas en torno al tipo de cambio han hecho que la gente tenga confianza en la moneda nacional». Otro factor que favorece la estabilidad de los precios son los subsidios dice BBC Mundo y explica que el precio de la gasolina se mantiene estable en torno a los US$0,50 por litro y los artículos de la canasta básica tampoco han experimentado grandes incrementos. El monopolio estatal que distribuye la gasolina en Bolivia ha absorbido totalmente ese impacto al no alterar su precio subsidiado. En consecuencia, los productores agrarios no se han visto empujados a trasladar a los consumidores finales el aumento de sus costes de producción derivado de la subida de los combustibles, como sí ha sucedido en otros países. Otro freno a la subida de los precios son los certificados de exportación que se exigen a todos los productos que se venden en el exterior. Cuando su abastecimiento en Bolivia a un precio que las autoridades consideran justo no está garantizado, pueden negar el certificado para exportar, forzando así un aumento de la oferta en el mercado interno que también alivia las presiones inflacionarias.

Finalmente, el reportaje consulta cuánto tiempo puede durar esta situación, José Luis Hevia, analista consultado por BBC, pronostica que ya este año se sentirá «un aumento de la inflación por lo que está pasando en el contexto internacional, pero será relativamente moderado». «Pero todo dependerá de por cuánto tiempo se pueda sostener el modelo actual», añade el experto. Y es que muchos economistas advierten de los efectos adversos de la política de subsidios del gobierno boliviano y crecen las dudas sobre la sostenibilidad de las cuentas públicas. BBC recuerda también que un reciente informe del Banco Mundial estima que la deuda pública boliviana se acercará al 80% del Producto Interno Bruto (PIB) a finales de 2022, más de diez puntos porcentuales por encima de la media regional. Pero el Ministerio de Economía y Finanzas respondió con un comunicado en el que aseguró que el ratio de deuda pública sobre el PIB se situó en febrero en un 43,6%, «por debajo de los límites establecidos como recomendables».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -