Bolivia iniciará clases en febrero bajo la modalidad a distancia

clases virtuales
EFE

La gestión escolar 2021 comenzará en febrero próximo inicialmente solo bajo la modalidad a distancia ante el rebrote de la pandemia de la covid-19 en el país.

El inicio de clases está previsto para el próximo 1 de febrero «bajo la modalidad a distancia» en función de los últimos reportes de las autoridades sanitarias sobre los contagios de la enfermedad, explicó este viernes en una rueda de prensa el ministro de Educación, Adrián Quelca.

«No vamos a arriesgar en ningún momento la vida de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, es obligación del Gobierno precautelar el derecho fundamental a la salud y la vida», sin descuidar el derecho a la educación, sostuvo.

Sí está previsto hacer un acto oficial para inaugurar la gestión escolar, cuyos detalles se coordinarán con el presidente del país, Luis Arce, y serán informados oportunamente a los medios, señaló.

El alto funcionario indicó que las decisiones sobre las actividades escolares se tomarán de forma conjunta con el Ministerio de Salud y Deportes, en función de la evolución de la pandemia.

Para la educación a distancia se emplearán las plataformas virtuales y textos oficiales que se están adecuando «a las nuevas exigencias», además de acompañar esto «con programas de radio y televisión» para llegar a los lugares más alejados, indicó Quelca.

También está abierta la posibilidad de que en aquellos municipios alejados donde hay pocos estudiantes matriculados se pueda tener clases semipresenciales o presenciales, pero esto dependerá de los reportes de contagios que se tengan en esos lugares, añadió el ministro.

Quelca remarcó que no se pondrá «en riesgo la vida de nadie», ni se obligará a «a retornar a clases presenciales porque los casos de contagio están elevándose cada día».

La gestión escolar 2020 estuvo marcada por el surgimiento de la pandemia, con la abrupta interrupción de las clases presenciales a partir de marzo, cuando se detectaron los primeros casos en el país, y una clausura prematura en agosto que le valió críticas al Gobierno transitorio de la expresidenta Jeanine Áñez.

El Ejecutivo interino dispuso entonces que los estudiantes pasen automáticamente al curso superior, por las carencias tecnológicas para dar clases virtuales, y también continuó pagando salarios a los docentes de escuelas públicas.

Varios colegios privados continuaron con las clases virtuales y negociaron con sus maestros sobre el pago de salarios.

Bolivia atraviesa por lo que muchos consideran una segunda ola de contagios del nuevo coronavirus con casi 2.000 casos por día, algo que no se producía desde julio y agosto del año pasado.

Con unos 11,5 millones de habitantes, el país acumula 9.304 decesos y 168.891 contagios confirmados desde marzo de 2020.