Bolivia vive el Viernes Santo desde sus ventanas y balcones

APG

El Vía Crucis por el Viernes Santo en Bolivia se conmemoró desde las ventanas y los balcones esperando el recorrido de la tradicional procesión del Santo Sepulcro en medio de la cuarentena por la epidemia del coronavirus.

La ciudad de La Paz vivió de una manera inédita el Viernes Santo con un Vía Crucis que inició desde la catedral Castrense en el barrio de Irpavi para recorrer distintas zonas de La Paz y cumplir con las estaciones de la pasión de Jesús.

Dos camionetas de la Policía Boliviana salieron cargando las imágenes del Santo Sepulcro y de cristo crucificado en medio de las calles desiertas por la cuarentena.

La imagen del Santo Sepulcro estaba acompañada del obispo castrense de Bolivia, Fernando Bascopé, y el comandante de la Policía, Rodolfo Montero, quienes utilizaban mascarillas y guantes durante todo el trayecto.

Los dos vehículos fueron escoltados por motocicletas y autos de la Policía mientras pasaban por los distintos barrios paceños donde las personas esperaban en sus ventanas y balcones ondeando la bandera boliviana y otras blancas.

Otros salían a las puertas para ver pasar las imágenes y pedían la bendición.

Las estaciones

Los vehículos hicieron varias paradas en representación de cada estación, una de éstas fue en la residencia presidencial donde esperaba la presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, para rezar.

Más temprano Áñez publicó en su cuenta de Twitter que este día es «para reflexionar sobre el amor al prójimo así como nos enseñó Dios al enviarnos a su hijo a salvarnos».

«Podrán venir pruebas, pero nunca estaremos solos. Su amor es más grande que la adversidad ¡Dios bendiga a todas las familias!, escribió Áñez.

Otra parada relevante fue en el comando de la Policía Boliviana en el que encomendaron a Dios que guíe y proteja su trabajo.

Los religiosos también pidieron por la «salud y dignidad» de todos los bolivianos para evitar el contagio del COVID-19 que ya tiene 19 fallecidos y 268 casos confirmados en Bolivia.

Una similar situación se vivió en otros departamentos de Bolivia como el central Cochabamba que el jueves vivió una procesión como también se hizo la bendición desde un helicóptero.

Otros departamentos decidieron transmitir por las redes sociales las misas que se realizaban en capillas totalmente vacías para que los feligreses vivan esta fecha desde sus casas.

Se respetó el festivo

A pesar de la crisis sanitaria que vive el país y la mayor parte del mundo, el Gobierno decidió respetar el festivo del Viernes Santo, por lo que nadie podrá salir a realizar compras en los mercados o a los bancos a cobrar una serie de ayudas sociales, algunas creadas específicamente por la emergencia del coronavirus.

Bolivia se declaró un estado laico en la Constitución en 2009, mientras perviven tradiciones como las procesiones con la imagen del Cristo de Santo Sepulcro por las calles en Viernes Santo con los feligreses, aunque dejaron de participar autoridades del Estado y las bandas del Ejército o la Policía.

En Semana Santa se recuerda la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús, una de las fechas más importantes para los católicos en el mundo.