5 C
La Paz
martes, junio 28, 2022
InicioBoliviaCárdenas y Rodríguez cuestionan encuesta de "intención" de voto

Cárdenas y Rodríguez cuestionan encuesta de «intención» de voto

Advierten "que la encuesta no tiene validez y no sirve para predecir resultados reales". Recuerdan "Ciesmori intentó engañar al pueblo el 21F haciendo campaña para el SI, perdió, se impuso el NO. ¿Qué credibilidad, confianza, se puede tener sobre encuestas pagadas, que efectúa dicha empresa?", afirmaron.

«Las encuestas pagadas sobre «intención de voto» no sirven para predecir resultados. Son una caricatura descolorida, amañada para inducir a la población, hacer creer quienes podrían ser primeros en disputa electoral, un engaño con antelación de tres meses a los hechos de octubre», respondieron a redactores de JORNADA los candidatos a la Presidencia Lic. Víctor Hugo Cárdenas, por UCS, y Lic. en Economía Israel Rodríguez del Frente para la Victoria (FPV) con referencia a la encuesta sobre «intención de voto» efectuada por Ciesmori.

«La encuestadora Ciesmori, fracasó en su adivinanza en el caso del 21 F afirmando que ganaría el SI, el pueblo le dio mentís y votó por mayoría absoluta por el NO», añadieron los consultados por separado

«La encuestadora Ciesmori debe hacer conocer a la opinión pública: cuándo, fecha, año, se constituyó la empresa. Con qué monto de capital se encuentra inscrito en Fundempresa. Qué NIT tiene. Quiénes son sus componentes socios o propietarios».

«Debe señalar dónde tiene domicilio legal, sucursales y en qué fecha hizo contrato para auscultar la opinión de algunos ciudadanos y si los encuestadores saben qué significa el léxico «intención de voto».

«Ciesmori debe indicar cuál es el universo de la población que fue entrevistada, dónde y en qué número fueron encuestados, si fue solo en un área, capitales de departamento o en algunas provincias. El magnificar porcentajes de la «intención de voto» suena a que algo sucio se tejió para engañar a la población, para inducir al voto e intentar que las nuevas promociones generacionales no presenten candidaturas».

«De un universo de 6 a 7 millones de habilitados para emitir voto en octubre, la encuestadora primero debía haber obtenido permiso y autorización del TSE y demostrar con cuántos encuestadores contaba para cubrir un determinado espacio territorial. Corresponde que demuestre a qué universo de ciudadanos consultó, pues era su deber hacerlo por lo menos a 25.000 personas».

«Ciesmori, se aplazó al hacer igual montaje para inducir a los bolivianos a votar por el SI en el referéndum del 21F, triunfó el pueblo, triunfó la verdad y derrotó a los propagandistas de la mentira votando por el NO».

«Con esa cruz, la empresa Ciesmori, se atreve a volver inducir al voto para determinados partidos, pero el pueblo se da cuenta y reacciona diferente y así lo hará en octubre».

«La encuestadora Ciesmori (Galvez) olvidó que la encuesta «sobre intención de voto» no sirve para predecir resultados. Por tanto, al no haber demostrado autorización del TSE, la encuesta no es legal, es un engaño planificado y ejecutado para servir intereses de quienes le pagaron, vulnerando el derecho a la reserva del voto que es secreto, asumiendo responsabilidad no solo electoral, civil, también penal, por cuanto ocasiona daños y perjuicios a víctimas múltiples».

«Todos los partidos demócratas que de verdad rechazan la dictadura, el autoritarismo, deben interponer acciones legales para que Ciesmori demuestre si resarció los daños ocasionadas a la fe del pueblo al haber intentado torcer la verdad de los hechos históricos del pueblo que el 21F, votó por el NO».

«Por lo expuesto, en rigor de verdad, la encuesta de «intención de voto», efectuada por Ciesmori, no sirve, es una intención de favorecer a quien o quienes le pagaron para direccionar el voto de los ciudadanos. Se prepara fraude montado».

«Las encuestas…, una foto fija del electorado en un momento concreto»

Le recordaron a la encuestadora Ciesmori, lo que señala la Dra. Carmen Ortega, directora del Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (CADPEA) de la Universidad de Granada: «Las encuestas no sirven para predecir resultados, son como una foto fija del electorado en un momento concreto».

A la hora de desarrollar un sondeo, indican los especialistas, son varios los pasos a seguir: Preparar una encuesta, seleccionar a las personas que van a participar en la misma y ejecutarla. El primero es, por tanto, la redacción de las preguntas destinada a los votantes. Según la finalidad del estudio dicho cuestionario será más o menos extenso.

Muchos medios de comunicación elaboran sondeos cuyo único objetivo es conocer la estimación del voto, por lo que el número de preguntas se reduce. Sin embargo, en los institutos de investigación, también se tienen en cuenta otros valores. Para ello este tipo de centros incluye una batería más amplia de preguntas dirigidas a la población para conocer cuál es su opinión sobre la realidad socio política, el interés en problemas actuales, su valoración de la democracia o cómo piensan que va a evolucionar el sistema económico, entre otros asuntos.

Una vez elaborado el cuestionario, el segundo paso es preparar la muestra, es decir, el número de personas voluntarias que tomarán parte en el estudio.

Para hacer esta selección los expertos siguen criterios como la edad, el sexo o el número de habitantes del municipio al que pertenece. El objetivo es conseguir un notable nivel de representación sobre la población general, ya que éste se usa para valorar los márgenes de confianzas y error, de los resultados objetivos en el sondeo.

«El mínimo de ciudadanos encuestados es de 400 para que un sondeo electoral tenga un margen de error del 5%. Esto significa que la estimación de los votos puede variar en torno a este porcentaje. Por ejemplo, un partido que ha obtenido un 30% de la estimación podría, en realidad, oscilar entre 25 y el 35%. A partir de este umbral, para reducir el margen de error es necesario aumentar el tamaño de las muestras».

En el último sondeo elaborado por el CADPEA sobre las elecciones en Andalucía, se entrevistaron a 1.200 ciudadanos. Por su parte el Centro de Investigación Sociológica (CIES) entrevistó a más de 3.100 personas.

Número de participantes

En el Centro dividimos los participantes por intérvalos de edad, jóvenes de 18 a 29 años, adultos de 30 a 44, de 45 a 64 y mayores de 65 en adelante, buscamos conseguir una representación de ambos géneros en cada uno de los tramos», aclara la Dra. Carmen Ortega.

Según apuntan los investigadores, hay un valor que es muy difícil de estudiar y medir siguiendo esta metodología, y es el de la abstención. Las personas que deciden no votar muchas veces también prefieren no participar en esta clase de estudios, por lo que es difícil analizar las condiciones o las causas de la abstención», sostiene la directora del CAPDEA.

En criterio de Cárdenas y de Rodríguez, «la encuestadora Ciesmori, no cumplió con lo básico elemental, no hizo valoración ajustada a la verdad de los hechos, ejecutó un plan para someter la mente de los electores al objetivo de favorecer al partido o sus mensajeros que le pagaron».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -