Carlos Orellana jura como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas

APG

La presidenta interina Jeanine Áñez posesionó ayer al general de Ejército, Sergio Carlos Orellana Centellas, como nuevo Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), en reemplazo de Williams Kaliman, quien el pasado 10 de noviembre sugirió la renuncia de Evo Morales, la que se produjo, la misma tarde. 

Además de Orellana, la jefa de Estado posesionó a Pablo Arturo Guerra Camacho, como nuevo Jefe del Estado Mayor de las FFAA, a Iván Patricio Inchausti Rioja en el puesto de Comandante del Ejército; a Ciro Orlando Álvarez, en el cargo de Comandante de la Fuerza Aérea Boliviana y a Moisés Orlando Mejía Heredia como Comandante de la Armada Boliviana.

Añez sostuvo que Orellana «asume el mando de las Fuerzas Armadas en un momento crucial para nuestro Estado en el cual nos toca a todos los bolivianos una tarea importante como es llevar a un buen término esta etapa encaminada y dirigida a unas nuevas elecciones».

En su primer acto oficial como presidenta interina del Estado, Añez aseguró que, en estas circunstancias, el Estado requiere de todos para mantener la paz en el territorio nacional y para ello pidió el aporte de cada uno de los bolivianos, para ayudar a que las FFAA respondan a Bolivia como se lo merece.

Áñez aclaró que en esas nuevas designaciones se respetó la institucionalidad de las Fuerzas Armadas y se designó en los cargos de comandantes a oficiales a los mejor calificados de cada fuerza.

Orellana, el nuevo mandamás castrense, señaló que la coyuntura actual requiere del esfuerzo de todos los miembros de las FFAA, para pacificar el país y que retorne el orden público en todo el territorio nacional.

Sergio Carlos Orellana Centellas

«De manera conjunta con la Policía Boliviana se ejecuta un plan de operaciones para restablecer el orden público en todo el territorio nacional, control de disturbios civiles, seguridad física a instalaciones, arrestos, aprehensiones donde se altere el orden público», detalló.

Orellana instó a la calma a toda la población boliviana y pidió a nombre de las FFAA a deponer actitudes intransigentes pensando en el futuro de Bolivia.

«Apóyennos en esta cruzada que es por la Patria que es por Bolivia», pidió el comandante.

También dijo que «las fuerzas Armadas siempre estarán a lado de su pueblo».

Posteriormente, en contacto con los medios de comunicación el jefe militar llamó a la pacificación del país.

«Pido por favor no derramar más sangre, convivimos en un mismo territorio, hagan un examen de conciencia, velen primero por el interés primordial», exhortó. Orellana también instó a que tenemos que deponer actitudes, abandonar intereses personales y sectarios.