6 C
La Paz
miércoles, diciembre 1, 2021
InicioOpiniónEditorialChile cambia su Constitución

Chile cambia su Constitución

Chile fue a las urnas el pasado fin de semana para elegir a un equipo de 155 ciudadanos que redactarán una nueva Constitución Política que reemplace a la vigente elaborada durante el régimen de Augusto Pinochet. La importancia de este proceso no solamente interesa a ese país, ya que la actual Constitución chilena prohíbe cualquier intención de ceder territorio, en una clara alusión al reclamo de Bolivia para la devolución de una parte del territorio ocupado en la Guerra del Pacífico.

Los chilenos tendrán que debatir si mantienen esa posición o realmente existe sinceridad cuando habla de negociar alternativas con nuestro país sobre el tema marítimo. No solamente interesa ese tema, sino también posición belicista que la actual constitución inspira en las políticas chilenas para el potenciamiento de su aparato militar, que es considerado un riesgo por las ambiciones expansionistas de ese país. Por ello la importancia de este proceso democrático que se efectuó los días sábado y domingo, en el que, además, se renovaron las autoridades municipales y por primera vez se eligió a gobernadores de las Regiones. El sábado, más del 20% de los electores dieron su voto voluntario en la primera jornada de estos comicios, que por la pandemia se realizó en dos días tras una postergación de cinco semanas por una nueva ola de la covid-19. Ayer concluyó la votación para la que fueron habilitado 14,9 millones de ciudadanos.

La elección de los redactores de la nueva ley de leyes es la culminación de un largo camino que se inició en octubre de 2019 con una convulsión social que generó un clima de extrema tensión y violencia, obligando a un acuerdo político para una consulta ciudadana como válvula de escape en la que el pueblo debía decidir si mantenía o cambiaba la Constitución. La ciudadanía decidió el cambio con un 78% de los votos en el plebiscito efectuado en octubre del año pasado. Pero el proceso eleccionario no culminó ayer, ya que los chilenos tendrán que ir a las urnas varias veces este año. En junio será la segunda vuelta de los gobernadores regionales, en julio tendrán lugar las primarias presidenciales y en noviembre las elecciones presidenciales y parlamentarias. Pero sin duda la que diseñará el futuro de Chile será la nueva Constitución redactada por los 155 elegidos ayer para conformar la Convención Constitucional, entre los que figuran políticos, escritores, profesores, activistas sociales, abogados y hasta actores.

Una encuesta de la empresa «Criteria», difundida por el diario La Tercera, mostró el sábado que un 63% de los chilenos confían en que el resultado de la nueva Constitución tenga «consecuencias positivas para el país». Una minoría siente temor, sin embargo, de que pueda derivar en una Constitución que cambie radicalmente el modelo económico liberal de Chile. Los temores tienen que ver con las presiones de los sectores populistas, pero hay un amplio margen de esperanza porque se logre conformar una base sólida que redacte una nueva Constitución que comprenda el significado de una mayor justicia social, y de la acentuación de los principios democráticos, según las encuestas.

El periódico La Tercera de Santiago efectuó algunas consultas a tres expresidentes de Chile, quienes coincidieron en confiar en la madurez del pueblo. Eduardo Frei, llamó a no caer en el «juego de los populistas». «Las Constituciones duran bastantes años, por eso hay que hacerla bien, con tranquilidad…» señaló. El expresidente Ricardo Lagos, a través de Twitter destacó que se elige «una Convención paritaria y con integrantes de pueblos originarios para una nueva Constitución que será la primera en el mundo escrita en la era digital y que recogerá los desafíos del cambio climático y de las nuevas tecnologías». Y que «debe establecer nuevas instituciones políticas para escuchar a la ciudadanía, asegurar una eficiente y más equitativa distribución de ingresos a través del sistema impositivo y garantizar un piso de igualdad en salud, pensión, vivienda y educación». Michele Bachelet, la exmandataria que actualmente ocupa la función de Alto Comisionado para los DD.HH. de la ONU, dijo, en una lámina difundida por su fundación Horizonte Ciudadano, que mira con mucha esperanza ya que confía «en lo que el pueblo de Chile es capaz de conseguir; confío en su madurez y compromiso», afirmó.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -