7 C
La Paz
sábado, mayo 21, 2022
InicioBoliviaChile dice que contrademandas de Bolivia "no se sustentan en derecho internacional"

Chile dice que contrademandas de Bolivia «no se sustentan en derecho internacional»

La agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Ximena Fuentes, dijo a Efe que las contrademandas presentadas por Bolivia en el caso de las aguas del Silala «tienen que ser absolutamente rechazadas» porque «no se sustentan ni en el derecho internacional ni en los hechos».

Chile entregó en el Palacio de la Paz de La Haya, sede de ese tribunal internacional, tres tomos con una réplica a las tres contrademandas planteadas el pasado agosto por Bolivia.

El Silala nace en el Potosí boliviano y cruza la frontera hasta desembocar en otro fluvial situado en Chile, el Inacaliri, pero su uso y estatus ha erosionado las relaciones entre Santiago y La Paz durante los últimos veinte años.

Chile demandó a Bolivia en 2016 para evitar que el país vecino impida el flujo de las aguas, pero La Paz presentó el pasado agosto una serie de contrademandas.

Según Bolivia, las aguas del Silala eran originalmente unos manantiales, pero fueron canalizadas artificialmente hacia la frontera gracias a unas obras hechas por una empresa chilena de ferrocarriles, Bolivian Antofagasta Railway, en los años 20 del siglo XX.

La contrademanda «no tomó por sorpresa a Chile porque fue algo que siempre estuvo en el aire», dijo Fuentes, quien aseguró que su planteamiento es una mera respuesta a la denuncia original de Chile «que se transforma en contrademanda».

En ella, los abogados de Bolivia reclaman «la soberanía sobre el flujo artificial de las aguas del Silala» en su territorio, en referencia al tramo en el que se hicieron las obras y que, según La Paz, desviaron el curso del fluvial.

Esa versión es tajantemente rechazada por Chile, que mantiene que el Silala discurre hacia su territorio debido a «la pendiente del terreno», por lo que «no existe ningún flujo artificial», dijo la agente chilena después de entregar la réplica en el tribunal.

Los trabajos que se hicieron fueron «unas acequias para evitar la contaminación del agua, ya que crecía mucha vegetación en el cauce mismo», puntualizó Fuentes, y las zanjas hechas a lo largo del río «permitían mantener la vegetación a raya».

Asímismo, las obras contaron «con autorización del Gobierno boliviano» y «en ningún caso cambiaron la topografía del lugar», añadió.

Chile adjuntó con la réplica unos trabajos científicos recientes que se suman a los ya entregados en 2016 y añaden «más detalles y mediciones que permiten tener un rango de información mucho más grande» sobre el Silala.

Santiago le ha pedido al tribunal que le otorgue el estatus de río internacional, lo que daría a ambos Estados el derecho a usarlo «conforme a la regla de uso equitativo y razonable» de sus aguas, explicó Fuentes.

Respecto a la posibilidad de que Bolivia impulse proyectos que afecten al caudal que llega a la frontera, la agente advirtió de que el país vecino debe «tener cuidado de no causar daño a Chile» y «tomar en consideración sus intereses».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -