Ciudadanos de 60 años exigen se respete su derecho al teleférico

APG

Varios ciudadanos, que señalan haber contribuido a la grandeza de Bolivia merced a sus esfuerzos iniciativas y accionar laboral durante su juventud y al presente, piden que se respete su derecho a utilizar el teleférico para su transporte toda vez que resulta increíble que se los discrimine por tener 60 o más años y se les prohíba ejercer sus derechos fundamentales como personas.

Los afectados en carta abierta dirigida al alcalde y otros servidores públicos señalan:

«Carta abierta a las siguientes autoridades.

Alcalde de la ciudad de La Paz. Concejo Municipal de La Paz. Ministro de Obras Públicas. Gerente Ejecutivo de Mi Teleférico

Señores:

Nosotros, paceñas y paceños mayores de 60 años nos dirigimos a usted(es) muy apesadumbrados por la prohibición relacionada con que personas de más de 60 años no puedan utilizar los servicios del Teleférico de la ciudad de La Paz, bajo pretexto de prevenir la contaminación en la pandemia de COVID-19. Esta medida arbitraria está afectando seriamente nuestra libertad de movimiento y también nuestros derechos civiles e individuales.

Somos perfectamente conscientes de la vulnerabilidad adicional que tenemos a causa de nuestra edad; razón por la que extremamos nuestras medidas de seguridad y cuidado personal para evitar un contagio, entre ellas está el transportarnos en el Teleférico.

No nos discriminen por nuestra edad

Le recordamos que, desde el gobierno nacional, departamental y municipal, se debe fomentar nuestra integración a la comunidad, y no discriminarnos por el simple hecho de ser mayores. Lamentablemente, nos encontramos ante medidas prepotentes y discriminatorias que rayan en el abuso, producto de prácticas burocráticas que no siempre se apegan a la realidad. Es menester señalar que si utilizamos los servicios del Teleférico es precisamente porque consideramos que es un medio de transporte adecuadamente organizado e higiénicamente apropiado para prevenir un contagio, al igual que los servicios de bus que brinda el PumaKatari, que esperemos no se prohíba también.

Es necesario recalcar que hay mucha gente de nuestra edad que sale a la calle, no para pasear ni distraerse. Los mayores se desplazan para ir a consulta médica; cobrar rentas y comprar alimentos, etc. Pero, además, es preciso señalar que existe un gran porcentaje de personas de más de 60 años que aún estamos trabajando y aportando activamente al desarrollo del país y de nuestras empresas o familias. ¿Cuántos ministros y funcionarios públicos y municipales (valga la redundancia) tienen más de 60 años?

Es imposible «encerrar» o «enclaustrar» a una categoría poblacional aún activa, en ese caso deberán también asumir sus responsabilidades operacionales y financieras, así como las de alimentación y salud, supondremos entonces que, en casos de emergencia, ustedes enviarán los profesionales médicos a domicilio, sin costo alguno por supuesto.

Al parecer este tipo de medidas se toman de manera muy genérica y desatinada, sin tener en cuenta la cantidad de personas mayores que viven solas, o a veces están acompañadas de otra persona mayor.

Estamos seguros y tenemos la esperanza de que existen funcionarios que, con la debida sensibilidad e inteligencia, podrán enmendar estos errores y reconocerán a un importante grupo de ciudadanos y ciudadanas que hemos contribuido al desarrollo de nuestro país y que seguimos aportando y trabajando para seguir adelante.

Nos despedimos con la esperanza de que nuestros derechos civiles y de libre movimiento sean y sigan siendo respetados.

Atentamente, un grupo de ciudadanas y ciudadanos de más de 60 años de edad».