Contradicción de Revilla en caso del Real Plaza

Dr. DAEN Wenceslao Jauregui

El diputado de UD Amilcar Barral y el diputado del MAS Víctor Borda, cuestionan al alcalde Luis Revilla por haber alquilado, dicen, sin aprobación del Consejo Municipal, en 11 millones de bolivianos el Real Plaza Hotel, para la internación de personas que porten el coronavirus, cuyo propietario, en un 50%, sería el ex diputado del MAS Juan Valdivia, al haber adquirido el ex Hotel Radisson, actual Real Plaza y el otro 50% de propiedad de Enrique Pacheco, que también sería propietario del Hotel Plaza.

El ex gerente de valores de la Cervecería Boliviana Nacional, Enrique Pacheco, durante la Presidencia de Directorio de Max Fernández, al fallecimiento de este, adquirió los Hoteles Radisson, Plaza Hotel y también, se indica, el Hotel Ritz.

El alcalde de la ciudad de La Paz, Luis Revilla, según sus declaraciones públicas, contradictorias sobre dicho pago, había logrado que dicho hotel sirva como alojamiento y asistencia de salud a los afectados de coronavirus, habiendo convenido pagar, por el municipio paceño, once millones de bolivianos por concepto de alquiler.

En ningún momento se dio a conocer el contrato y recibos de alquileres, como es norma y así determina el código tributario.

Cabe recordar que Juan Valdivia fue candidato uninominal del MAS por Cochabamba.

Quizá hubiera sido preferible alquilar el Hotel Plaza, ubicado en el Prado cerca a la Iglesia María Auxiliadora, que está embargado por deuda tributaria y tiene unas 100 habitaciones, ambientes de recepción, que podía ser habilitado con el fin de recibir a los afectados del coronavirus y considerar a cuenta de la deuda tributaria. Se evitaría de tal modo erogar por el municipio 11 millones de bolivianos. Todavía es tiempo de demostrar que hubo buena intención para facilitar que los pacientes estén en buenos ambientes.

El burgomaestre de La Paz, debería romper su silencio, para que no se malentienda propósitos ocultos, que seguramente no pasa por su mente.

A dicho fin el presidente del Servicio de Impuestos Internos, debe hacer conocer informe sobre el estado actual de la causa contencioso tributario fiscal del Hotel Plaza y obrar en consecuencia, así no fuera propietario el señor Enrique Pacheco.

De un tiempo a esta parte varios denominados empresarios grandes, por razones o motivos políticos que ellos conocen, no pagaron impuestos y por mantenimiento de valor, intereses, multas, etc., las sumas ascendieron por ascensor y están posiblemente a la espera que les llegue algún salvavidas que los saque del naufragio económico.

Mientras tanto ese hotel, Plaza, puede servir y su o sus propietarios dar a conocer el monto de alquiler que por ello cobrarían y que serviría, reitero, como parte del monto adeudado.

Es una idea, lo toman o lo dejan, pero si esto último ocurre la bola de nieve sobre el contrato «fabuloso», «sospechoso» como dicen dichos diputados, continuará y visto las elecciones generales, a alguien no le caerá bien.