6 C
La Paz
martes, noviembre 30, 2021
InicioOpiniónEditorialCOP26 define eliminar subvención a los carburantes

COP26 define eliminar subvención a los carburantes

Concluyó la conferencia sobre el clima COP26, expresando la «preocupación y alarma» de todos los países del mundo por el calentamiento global. Menciona la necesidad de recortar las emisiones en el en 45 % para 2030, y limitar el calentamiento global en 1,5 grados para 2100, pero sus conclusiones, que son esperanzadoras para algunos dirigentes, tienen sabor a poco para la mayoría de los representantes y hasta se las considera un fracaso en criterio de los ambientalistas y los científicos. Una de sus principales definiciones ha sido la intención de eliminar las subvenciones al petróleo y sus derivados, hecho que es apoyado globalmente, pero que implica connotaciones políticas para varios países en vías de desarrollo. Posiblemente Bolivia tenga dificultades para cumplir este objetivo. Como esta, hay varios temas que son de urgente adopción pero que fueron demorados en su aplicación.

El presidente de la Asamblea Alok Sharma, en la última sesión de trabajo, intentó buscar consensos, pero la realidad ha puesto al mundo frente a una encrucijada de intereses diversos. Pese a que la cumbre del clima de Glasgow, hizo «horas extras», los líderes y los negociadores no pudieron alcanzar un acuerdo que pueda librar al mundo de un catastrófico calentamiento global. La amenaza subsiste pese a los compromisos. Los discursos de los líderes fueron alentadores. «Este es nuestro momento común en la historia, esta es nuestra oportunidad de forjar un mundo más limpio, más saludable y próspero, y este es nuestro momento para cumplir la gran ambición fijada por nuestros líderes al comienzo de la cumbre, debemos estar a la altura de las circunstancias», decía Sharma.

En la última sesión plenaria, se escucharon declaraciones de varios países, entre las que se incluyó un contundente llamamiento de muchos representantes para que se añada al documento final un texto que conduzca al fin del uso de todos los combustibles fósiles, no sólo del carbón. Pero lo máximo que logró acordar es que «Las Partes deberán acelerar el desarrollo, la implantación y difusión de tecnologías, así como la adopción de políticas, para la transición hacia sistemas energéticos de bajas emisiones. Entre otras cosas, se debe potenciar con rapidez la generación de energía limpia y acelerar la eliminación gradual de la energía de carbón sin estabilizar y de las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles». El representante de la Unión Europea dijo que «los objetivos de Glasgow carecerían «de todo sentido», a menos que los países acuerden un mensaje claro para acabar con todas las subvenciones a los combustibles fósiles». Sobre el mismo tema, John Kerry, el enviado de Estados Unidos para el clima, dijo que seguir gastando dinero en este tipo de subsidios era una «locura». «Esas subvenciones tienen que desaparecer. Somos el mayor productor de petróleo y gas del mundo y tenemos algunos de esos subsidios y el presidente Biden ha presentado una legislación para acabar con ellos», dijo. Reconoció que Estados Unidos, destinó 2,5 billones de dólares en los últimos cinco o seis años a subvenciones para los combustibles fósiles. «Esa es la definición de locura», dijo. «Nosotros mismos alimentamos el problema que intentamos resolver. No tiene sentido», declaró Kerry.

Otro tema espinoso que quedó sin resolverse es el de la medida en la que los países desarrollados compensarán a las naciones vulnerables por las pérdidas y daños causados por el cambio climático. El representante del grupo de negociación de países en desarrollo del G77 y China, dijo que se sentían «profundamente decepcionados» por el hecho de que su propuesta de creación de un fondo de pérdidas y daños de Glasgow no se reflejara en el texto. «Esa propuesta se ha planteado en todo el mundo desarrollado para responder a nuestras necesidades… Para hacer frente a las pérdidas y daños infligidos por el cambio climático», dijo. Asimismo, muchos países presionaron para que se reforzara el llamamiento a mantener el objetivo de 1,5 grados de calentamiento global y demostrar más ambición en cuanto a la financiación climática.

Probablemente como base de buenas intenciones, la declaración final permita alentar esperanzas por preservar la vida en el planeta, pero la realidad pone al frente un futuro incierto porque no todos los países podrán cumplir las metas para frenar el calentamiento global. Inclusive la decisión de eliminar las subvenciones, que es un tema que tiene unanimidad, encuentra problemas para su aplicación en algunos países que consideran que, si se suspenden las subvenciones al petróleo y sus derivados, podrían confrontar graves problemas internos. Es el caso de Bolivia, posiblemente ningún gobierno se anime a eliminar las subvenciones a la gasolina, diesel, gas vehicular o domiciliario. Cuanto mucho se eliminarían las subvenciones al gas industrial o al diesel que utilizan algunas factorías. En esa situación quedan varios países productores de combustibles fósiles e inclusive algunos que importan estos productos y los comercializan a precios menores internamente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -