15 C
La Paz
viernes, febrero 23, 2024
InicioBoliviaCuatro sindicatos denuncian penalmente a dirigentes choferes y éstos anuncian querella

Cuatro sindicatos denuncian penalmente a dirigentes choferes y éstos anuncian querella

Un grupo de sindicatos de choferes presentó ayer una denuncia penal ante la Fiscalía en contra de los actuales y anteriores dirigentes de la Federación Departamental 1ro de Mayo, por el delito de enriquecimiento ilícito y otros. Los dirigentes denunciados, anunciaron que se querellarán por difamación e injuria.

Representantes de los sindicatos de choferes Eduardo Abaroa, Pedro Domingo Murillo, Virgen de Copacabana y Pioneros de la Terminal presentaron ayer una denuncia en contra de dirigentes de ese sector por la malversación de 15 millones de bolivianos, de manera que se sumaron a la investigación que realiza la Fiscalía de La Paz.

«Nos estamos apersonando y adhiriendo a la denuncia penal que el Ministerio Público estableció contra las personas que resultasen culpables de la malversación de 15 millones de bolivianos», señaló el abogado Frank Campero, en representación de esos cuatro sindicatos.

Explicó que se debe aclarar el depósito «millonario» que efectuó la empresa Vías Bolivia a cuentas particulares de dirigentes de la Federación Departamental de Choferes Primero de mayo, por la recaudación de 20 centavos que se cobra a los afiliados en el peaje de la autopista, supuestamente para el Fondo Pro Salud.

Los denunciantes exigen que los dirigentes rindan cuentas de qué se hizo con el dinero, que hasta 2017 sumaba casi 12 millones de bolivianos. Sostienen que los choferes no cuentan con prestaciones de salud que justifiquen ese monto.

Campero enfatizó que en ese «escándalo» están implicados secretarios generales y de hacienda de varias gestiones de la federación de choferes quienes recibieron dineros, presuntamente para dicho fondo de salud, pero los afiliados «no se beneficiaron ni con una aspirina».

Para el abogado no solamente Ismael Fernández, Rubén Sánchez, Cristomo Quispe, Fortunato Sirpa, José Antonio Choque y Mario Silva están implicados en el caso, sino existen otros exdirigentes, como Franklin Durán.

Lucio Quispe, secretario general de Eduardo Abaroa, señaló que la denuncia se ampara en el estatuto de la Federación y que los sindicatos se presentan ante el Ministerio Público en calidad de víctimas, porque sus aportes fueron manejados por la cúpula dirigencial.

Se querellarán contra los disidentes

Por su parte, los dirigentes que administraron millones del Fondo Prosalud de los choferes de La Paz anunciaron ayer que se querellarán por difamación e injuria, en contra de sus disidentes que los acusaron de manejar el dinero recaudado por aportes de los transportistas, reportó Erbol.

«Vamos a querellarnos contra esta difamación, contra toda esta injuria», afirmó Rubén Sánchez, actual ejecutivo de la Federación Departamental de Choferes 1ro de Mayo, junto con sus antecesores Ismael Fernández y René Vargas.

De acuerdo con el informe de Vías Bolivia respecto a los depósitos, Rubén Sánchez recibió 2,8 millones de bolivianos entre 2015 y 2017, mientras que Ismael Fernández (actual ejecutivo nacional) recibió 2,5 millones entre 2013 y 2015. Respecto al tercero, Vías Bolivia no tiene datos, pero el exdirigente Max Pérez sostuvo que René Vargas manejó 5,7 millones de bolivianos junto a Fortunato Sirpa.

Sánchez especificó que los denunciados por difamar a los dirigentes serán Lucio Quispe, secretario general del sindicato Abaroa; Zenón Canaviri del sindicato Murillo; y Max Pérez, exdirigente del sindicato Villa Victoria.

Los tres que serán denunciados estuvieron presentes en el cabildo del miércoles que decidió iniciar un proceso penal a los dirigentes que manejaron el dinero.

Quispe y Canaviri, además fueron expulsados de la Federación, porque los dirigentes consideraron que fueron calumniados por ellos.

Rubén Sánchez agregó que la denuncia no sólo será por difamación, sino también por actos vandálicos, porque en la movilización para el cabildo se dañaron a vehículos de choferes que estaban trabajando.

Acotó que los denunciados ahora «tienen que comprobar esa difamación de los supuestos millones».

Sánchez sostuvo ayer, respecto a los millones, «que no hay esas economías», aunque en un audio revelado de una reunión interna el mismo dirigente admitió que había recibido casi 3 millones de bolivianos y que daría cuentas de ellos.

Fernández, por su lado, reconoció que manejó más de dos millones, pero aseguró que ya hizo informes a los choferes y que lo volverá a hacer cuantas veces se los pidan. Aseveró que dejó el dinero en arcas.

El mismo dirigente sostuvo, en un audio filtrado, que parte del dinero se había gastado en viajes, dietas y «alguna farra».

Explicaciones de René Vargas

Mientras, el exejecutivo René Vargas reconoció que al culminar su gestión no dejó dinero a la Federación del Fondo Prosalud. Aseguró que eso se debe a que tuvo que hacer pagos.

Explicó que tuvo que pagar contratos con una clínica privada y una farmacia para que los choferes tengan atención y medicamentos. Además, tuvo que cubrir 200 mil bolivianos para recuperar la clínica de los transportistas, dado que se había perdido un juicio en la gestión de Franklin Durán.

El exejecutivo de los choferes complementó que Durán recibió entre cuatro y cinco millones de bolivianos, y que debe rendir cuentas a pesar de que ahora es diputado. El asambleísta del MAS reconoció anteriormente que manejó 3,2 millones de bolivianos y que tenía los descargos respectivos.

«Operador político» de Mesa

El ejecutivo Rubén Sánchez aseguró que Max Pérez, quien reveló nombres y apellidos de quienes manejaron el dinero, es operador político del FRI y Carlos Mesa.

Ismael Fernández, quien en su momento pidió que Evo Morales sea presidente hasta 2050, acotó que Max Pérez actúa políticamente, debido a que se vienen las elecciones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -