10 C
La Paz
sábado, enero 28, 2023
InicioOpiniónEditorialDefensa del voto ciudadano

Defensa del voto ciudadano

A 17 días de las elecciones generales, los partidos políticos se lanzaron con todo a las calles, ciudades y pueblos y coparon medios de comunicación así como las redes para pedir el voto de los ciudadanos, en un ambiente enrarecido por irregularidades, por lo que desde casi todos los frentes se están organizando mecanismos para proteger la libertad de la gente al momento de acudir a las urnas, controlar el conteo de votos y fiscalizar el fiel reflejo de los resultados en las actas de cada mesa electoral.

Pero efectuar un control en las 34 mil 558 mesas de votación que habilitó el Tribunal Supremo Electoral (TSE) es tarea complicada y requiere organizar a los militantes de los partidos, y especialmente a los delegados de mesa. Esto significa capacitar a por lo menos 30 mil delegados por partido, tarea difícil. Naturalmente que si se hubiesen formalizado alianzas afines se podría alcanzar esa meta. De todas maneras, las diferentes fuerzas políticas se están organizando y algunas han activado aplicaciones móviles que el día del sufragio podrían ser un auxiliar valioso para certificar las actas con los resultados de cada mesa. Las aplicaciones para los celulares permiten capturar en fotografías el momento del escrutinio, el resultado final de cada mesa, y la fidelidad de los datos en el acta. Esa información será enviada a centros de cómputo de recintos electorales, departamentales y nacionales.

El objetivo es facilitar el reporte de los resultados de las mesas, además de la fiscalización de la fidelidad de las actas que correspondan al escrutinio y que contengan las firmas y formas requeridas para evitar impugnaciones. Asimismo, servirán para informar sobre irregularidades y obtener testimonios. Pero esta preocupación no solamente debe ser de los partidos, jurados electorales o delegados, sino de todos los ciudadanos que tienen que ser celosos del correcto desarrollo de las elecciones para defender el voto que, en última instancia, representa la voluntad del electorado.
Estas previsiones serían innecesarias si existiese confianza en el Tribunal Supremo Electoral, que lamentablemente ha dado suficientes muestras para que la gente dude de su imparcialidad. Para colmo de males en este proceso electoral se han dado situaciones que dejan muchas interrogantes. Por ejemplo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de crecimiento de la población el año 2018, fue del 1,4%. Sin embargo, el padrón se ha incrementado en una proporción que no concuerda con el aumento de la población. Hay una desproporción que el Órgano Electoral explicó a medias

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, aseguró que el crecimiento del padrón electoral es del 8%. Argumentó que para hacer la estimación debe compararse el número de votantes habilitados en los comicios judiciales de 2017 con los datos de los habilitados para las elecciones 2019. Explicó que para las elecciones judiciales fueron habilitados 6.438.801 electores y para los comicios de octubre 6.974.363 votantes, por tanto, el crecimiento es de 535.562, lo que representa un aumento de 8,32%. Pero entre las anteriores elecciones generales y el actual padrón hay mucha diferencia.

Para las elecciones judiciales ya había crecido el padrón en forma poco lógica y en su momento se efectuaron las observaciones. Por ejemplo, el actual crecimiento del padrón en Pando y algunos lugares de Santa Cruz es inexplicable. Se han conocido también dos informes que «acrecientan» las dudas, uno del analista político y exmilitante del MIR, Carlos Borth y otro de la candidata Ximena Costas, que señalan un desproporcionado incremento de votantes. Por más que se hable de flujos migratorios -que son una realidad-, hay una asimetría entre la proporción de crecimiento del Padrón, que según el Órgano Electoral es de 8,32% y la tasa de aumento poblacional del país, que según el INE, solamente es de 1,4% anual.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -