6 C
La Paz
domingo, octubre 24, 2021
InicioBoliviaDeslizamiento: aparecen rajaduras en viviendas que la Alcaldía autorizó habitar

Deslizamiento: aparecen rajaduras en viviendas que la Alcaldía autorizó habitar

Al menos unas diez casas de la zona Inmaculada Concepción, afectada por el deslizamiento en Bajo Llojeta, están nuevamente en riesgo ya que aparecieron varias rajaduras, una semana después que la Alcaldía autorizó a los dueños para que vuelvan a vivir en ellas.

En visita a la zona, los vecinos advirtieron la presencia de las rajaduras en las paredes de varias casas ubicadas en las calles Gualberto Villarroel y 24 de Junio. Existen dos de estas fisuras que también afectan el suelo de la calle 18 de Noviembre, que tiene una apertura de hasta cinco centímetros de ancho.

La aparición de estas grietas alertó a los vecinos, ya que hace sólo una semana retornaron a los inmuebles, luego de permanecer más de dos meses en el campamento ubicado en la cancha Fígaro, señaló Esmeralda Salas, una de las afectadas.

Hace una semana, el municipio, a través de la Subalcaldía Cotahuma, entregó memorándums de la Unidad de Fiscalización Técnica Territorial, mediante los cuales comunicó a por lo menos 80 vecinos que podían volver a sus casas, ubicadas entre la franja azul y algunas de la verde, luego de que el monitoreo realizado estableció que los inmuebles estaban estabilizados y no había peligro.

«El monitoreo determinó que el área donde se ubica su domicilio, puede ser habitada nuevamente por los propietarios, poseedores u ocupantes del mismo, habiéndose reestablecido a la fecha todos los servicios, por lo tanto, corresponde el retorno a la vivienda», señala el documento, firmado por el subalcalde José Quiroga Romero.

Las viviendas están en la franja azul, grupo de inmuebles que debían ser evacuados momentáneamente, hasta que se estabilice el área y luego podían ser habitados nuevamente.

Personal de la Subalcaldía Cotahuma llegó al lugar a hacia las 11 de la mañana del jueves y colocó testigos (coberturas de cal sobre las fisuras para evidenciar si estas siguen desplazándose).

Salas señaló que, según la explicación que les dieron los técnicos de la comuna, una de las casas que se ubicaba sobre la avenida Libertad, y que debía ser demolida, estaría «jalando» y generando movimiento de tierra.

«Según nos explicó la gente de la Alcaldía, el dueño de esta casa se niega a firmar el documento de expropiación, porque quiere que le paguen el precio comercial pero lo que le ofrecen es una cantidad mucho menor», apuntó Salas.

Sin embargo, ese no es el único problema que pone en riesgo estas unidades habitacionales, pues las excavaciones que hizo la Alcaldía para hacer estudios de suelo revelaron que las casas afectadas están asentadas sobre el antiguo botadero de basura, es decir que fueron construidas sobre desechos.

En uno de estos hoyos, ubicado casi sobre la esquina de las calles 24 de Junio y 18 de Noviembre, se aprecia una capa de entre 50 a 80 centímetros de tierra y debajo se evidencia una gruesa capa de tierra negra, mezclada con restos de papeles, plásticos y residuos en descomposición.

De estas excavaciones sale un olor fétido, característico de la basura podrida. Salas reveló que la Alcaldía se comprometió a realizar un estudio de suelos en cada casa, pero aún no cumplió con lo anunciado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -