7 C
La Paz
viernes, diciembre 9, 2022
InicioOpiniónEditorialDespués del gusto, ¿viene el susto?

Después del gusto, ¿viene el susto?

Es difícil desarraigar algunas costumbres que los pueblos cultivan, aunque en algunos casos sean perjudiciales para la sociedad, y que inclusive representen riesgos para la vida. Por ejemplo, la propensión al consumo excesivo de bebidas alcohólicas desvirtúa hasta las más ricas tradiciones por sus efectos dañinos, y porque llevan a riesgos innecesarios, y perjuicios personales y a la comunidad. Los accidentes de diverso orden, muertes y olvido de las medidas de prevención contra el covid-19, por las fiestas de carnaval, han dejado una nueva muestra de cómo la irresponsabilidad cunde cuando se dan licencias en situaciones de emergencia como la que vive el país y el mundo por la pandemia. El descontrol que se observado la última semana y que continúa, ha dejado una secuela de accidentes, muerte, tragedias y la omisión del cumplimiento de compromisos asumidos en la defensa del medio ambiente y la salud de la gente.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, hizo referencia a los excesos del carnaval, señalando que los efectos epidemiológicos se verán en unas dos semanas. Ojalá que si aumentan los contagios no sea en proporciones que originen una nueva ola. De todas maneras, es necesario que las autoridades adopten medidas de previsión apoyando a los centros de salud. Esperemos que no se cumpla el refrán popular que advierte que «después del gusto viene el susto». Recordemos que en el país se ha dado una desescalada importante de contagios de coronavirus, que bajaron de más de diez mil por día, a una cifra controlable. En la octava semana epidemiológica hasta el sábado 26 de febrero, reportó 3.712 nuevos contagios, lo que supone la cifra más baja del año y un descenso del 39% respecto a la semana anterior. Pero el ministro reconoció que los riesgos continúan y que la pandemia no se acabó.

Los médicos y los comités científicos recomendaron que se mantengan todavía las medidas de bioseguridad. Pero más fuerza tuvo el conglomerado que vive con la diversión, el alcohol y los intereses económicos de una serie de actividades vinculadas a la farándula, que consiguieron licencias para que los carnavales se lancen con todo su potencial. Se ignoraron las instrucciones que limitaban a los locales públicos a admitir solamente el 80 por ciento del aforo, y contrariamente en algunos locales se admitió más gente de su capacidad. Probablemente los conglomerados fueron menores a los carnavales anteriores a la pandemia, pero no dejaron de representar un riesgo de provocar una quinta ola.

Además de los excesos, los accidentes y hechos de sangre fueron también parte de los resultados de las carnestolendas. La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), atendió más de 300 casos, hubo un centenar de detenidos por diversas causas, y 46 muertes incluyendo tres suicidios. Hubo varios hechos de tránsito, entre ellos, un conductor conduciendo un vehículo indocumentado, atropelló a un grupo de bailarines ocasionando nueve decesos. De todas maneras, los hechos lamentables y las desgracias han sido menores a las de años anteriores.

Pero el mayor desconsuelo resulta de que una vez más se observa un alto grado de irresponsabilidad frente a una realidad tan dolorosa como la que atraviesa la humanidad, no solamente por los miles de muertos por la pandemia, la guerra que en estos momentos conmueve al planeta, y los daños al medio ambiente que están poniendo en serio peligro la vida en el planeta. Precisamente esta semana se conoció un nuevo informe de los científicos de la ONU, que lanza una dura advertencia sobre los efectos del cambio climático en las personas y el planeta, afirmando que el colapso de los ecosistemas, la extinción de las especies, las mortales olas de calor y las inundaciones son algunos de los «múltiples riesgos climáticos inevitables» a los que se enfrentará el mundo en los próximos 20 años debido al calentamiento global. «Este informe es una grave advertencia sobre las consecuencias de no haber tomado medidas», dijo Hoesung Lee, presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en Ingles). «Demuestra que el cambio climático es una amenaza grave y creciente para nuestro bienestar y para la salud del planeta. Nuestras acciones de hoy determinarán la forma en que las personas se podrán adaptar y cómo la naturaleza responderá ante los crecientes riesgos climáticos», denunció, añadiendo: «Las medias tintas ya no son una opción».

Según el informe, el cambio climático inducido por el ser humano está causando una perturbación peligrosa y generalizada en la naturaleza y afectando a miles de millones de vidas en todo el mundo. A pesar de los esfuerzos por reducir los riesgos, las personas y los ecosistemas más vulnerables frente a estos riesgos son los más azotados por los efectos del clima. Este es el segundo de una serie de tres informes llevados a cabo por los principales científicos del clima de la ONU; su lanzamiento se produce poco más de cien días después de que la Conferencia sobre el Clima de las Naciones Unidas en Glasgow (COP26) acordara intensificar las medidas para limitar el calentamiento global a 1,5°C y evitar así las peores consecuencias del cambio climático. El Secretario Generala de la ONU, António Guterres, calificó al informe, como un «código rojo para la humanidad», y llamó a aunar fuerzas ahora, para evitar la catástrofe climática.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -