13 C
La Paz
miércoles, septiembre 21, 2022
InicioOpiniónEditorialDividir para vencer

Dividir para vencer

Finalmente, el gobierno impuso su decisión de efectuar el censo en 2024, rechazando las observaciones de Santa Cruz, La Paz y Cochabamba, que plantearon que este levantamiento de datos se efectúe en 2023. De esta manera se proseguirá con el cronograma elaborado por el Instituto Nacional de Estadística. Uno de los argumentos fue que en ninguna de las reuniones dirigidas a socializar las bases y fundamentos del censo hubo oposición al cronograma que presentó el INE. Las observaciones de varios distritos cayeron al vacío, frente a una posición oficial que en ningún momento cedió a las medidas de presión, y simplemente ganó tiempo en diálogos y reuniones que nunca tomaron en cuenta los reclamos. Y lo cierto es que las regiones nunca lograron exponer argumentos suficientes como para cambiar las decisiones ya tomadas.

Es más, el departamento de Santa Cruz, que en dos oportunidades paralizó actividades, quedó solo en su posición con apoyos aislados y tibios de La Paz, Cochabamba y el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade). Inclusive la posición de defesa de los intereses de Santa Cruz, que se caracterizó siempre por la unidad, el consenso y participación activa de instituciones y ciudadanía, esta vez se encontró con varias organizaciones que se apartaron de la línea generalmente trazada desde el Comité Cívico cruceño. Varios municipios mostraros disidencia e inclusive el alcalde de Santa Cruz, Johnny Fernández terminó enfrentado con las organizaciones cruceñas,

Una vez más parece dará resultado el antiguo mecanismo político que logra descomponer a los adversarios, «divide et impera», o divide para reinar, divide y vencerás. Esta frase, atribuida a Julio Cesar, se ha convertido en la mejor estrategia de los políticos para derrotar a quienes se oponen a sus objetivos. Este recurso ha sido utilizado por los políticos de nuestro medio desde el siglo pasado, y tal vez antes, ya que hasta en la guerra por la independencia se ha aprovechado la división en el reino español para desatar la contienda en busca de la liberación continental. En la política criolla la estratega consiste en indisponer a unos contra otros y debilitarlos. Para algunos es una táctica efectiva en la lucha política y para otros un recurso perverso.

Sobran ejemplos de mecanismos para dividir. En los últimos tiempos, la desaparición de los partidos tradicionales es un paradigma de esta táctica, pese a que tiene origen en su accionar torcido, pero así y todo, fue su división la que los acabó. Se ha logrado desbaratar a la oposición política o al surgimiento de voces contestarías, en el mismo seno del oficialismo. Cualquier disidencia ha sido combatida con crueldad. Actualmente, son evidentes dos casos emblemáticos. Los reclamos de los cocaleros de los Yungas, reprimidos con tanta violencia sin lograr someterlos, hecho que, derivo en una burda maniobra para dividirlos y crear un mercado paralelo de la coca que los enfrente.

El otro caso es Santa Cruz, donde la férrea unidad en los intereses basados en el desarrollo cruceño, quedó expuesta con divisiones y traiciones, o por el recurso de cooptar dirigentes. Lo cierto es que después de esta fragmentación, será difícil –aunque no imposible- volver a reponer la mística de la cruceñidad, a pesar de que en este momento el aniversario de Santa Cruz podría mover las fibras más íntimas del terruño. Lamentablemente, se ven actitudes contradictorias, como la decisión de la Gobernación de no invitar al gobierno central a los actos de la efeméride, mientras el alcalde cruceño decidió lo contrario, y lo mismo pasó con los organizadores de la Expo-feria, que es una de las principales muestras del progreso y del sentimiento regional cruceño. El rechazo a las demandas cruceñas sobre el censo significa un duro golpe no solo a la demanda misma, sino a la unidad de este departamento. Fue el ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, quien oficialmente descartó las propuestas de Santa Cruz y La Paz que sostenían que este proceso se podía realizar en 2023.

«En las 10 reuniones no hemos tenido ningún tipo de objeción o rechazo al cronograma presentado por el INE como lo demuestran las 10 actas. En ninguna de ellas se manifiesta el rechazo o la objeción al cronograma propuesto por el INE; al contrario, en muchas de las ciudades se ha manifestado el apoyo del cronograma», según el ministro de Planificación, para justificar la decisión de realizar el censo el año 2024. Entre el 8 y 26 de agosto, el Gobierno realizó encuentros en las ciudades capitales más El Alto, para explicar el cronograma desarrollado por el INE. Las reacciones de las regiones, así como de políticos se mantienen con los mismos argumentos, señalando que el gobierno tuvo diez años para organizar el censo y no lo hizo, y ahora, pese a que ya había una fecha prevista para realizarlo en la presente gestión, el gobierno decidió postergarlo para una fecha próxima a las elecciones. De todas maneras, las organizaciones cívicas e institucionales de Santa Cruz, se reúnen hoy, viernes, en la Tercera Cumbre departamental para adoptar decisiones frente a la posición del gobierno.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -