Eficiencia frente a la pandemia y dotación de bioseguridad

Una serie de factores conspiran para hacer más efectiva la lucha contra el COVID-19 en nuestro país, de acuerdo a criterios de autoridades, especialistas en salud e investigadores, que registran tanto las determinaciones y previsiones para combatir el mal, así como observaciones, contradicciones, carencias, deficiencias, omisiones y dificultades en la aplicación efectiva de las medidas dispuestas por el gobierno. Entre los factores más perniciosos está el incumplimiento a la cuarentena de parte de grupos de ciudadanos de determinadas regiones que ponen en riesgo a los demás, así como la interferencia política dirigida a hacer fracasar los planes y programas que se están ejecutando.

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, identificó cuatro factores que obstaculizan la lucha contra la pandemia en Bolivia. «La indisciplina ciudadana, la movilidad de migrantes por fronteras clandestinas, la desidia de algunos gobiernos municipales y la falta de apoyo por parte de los servicios departamentales de salud». Afirmó que estos son factores que obstaculizan la lucha contra el Covid-19. Para el ministro, el 94% a 96% de la población boliviana cumple la cuarentena total. Porcentaje que a vista de los periodistas no es correcto porque hay, desgraciadamente, un porcentaje importante que es altamente perjudicial y que circula sin medir el riesgo que representa.

Otro de los factores es la extensa frontera que vincula a Bolivia con cinco países vecinos. Se identificaron por lo menos 172 puntos fronterizos clandestinos por los que se burla el control migratorio. Hay otros lugares donde las autoridades y las comunidades de la zona amparan el contrabando y el paso ilegal de personas.

El investigador en epidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y experto en salud pública, Yercin Mamani, dijo que el ingreso no registrado de personas puede agravar la situación de la pandemia en Bolivia. «Simplemente como referencia en la frontera con Chile tenemos 114 puntos ilegales de ingreso identificados» señaló. Sólo la semana pasada, en operativos conjuntos entre las FFAA y la Policía, se cerraron 57 pasos ilícitos en el departamento de Tarija, fronterizo con Argentina, y más de 20 puntos de acceso ilegales en Oruro, frontera con Chile. Son miles de compatriotas que ya han regresado, en razón a que los países donde residían ya no ofrecen condiciones para trabajar, se agravó el riesgo de la pandemia y, además, existe el incentivo del anuncio de los bonos que ofrece el gobierno.

Un factor que rompe el cumplimiento de los protocolos establecidos, es la actitud política de algunas autoridades regionales que traban la aplicación de las medidas o simplemente no actúan como debiera ser. No todos los servicios departamentales de salud operan eficientemente. Según el ministro Arias, el SEDES La Paz, no cumplió con la creación de los equipos de respuesta rápida en cada una de las 24 redes de salud del departamento. Algo similar ocurre en Cochabamba, donde no se pudo hacer cumplir las disposiciones sanitarias al extremo que se determinó intervenir el SEDES de ese distrito, pero la solución fue peor que la enfermedad, porque ahora hay dos autoridades que se traban y se entorpecen mutuamente.

Mientras tanto los riesgos de que la epidemia se extienda son muchos. Bolivia bordea los 600 casos de COVID-19, y se estima que hasta fin de mes se registren unos 1.900 infectados siempre que se respecte la cuarentena. Si se incumplen las restricciones se incrementarían mucho más los casos de contagio. El Ministerio de Salud informó que la tasa de letalidad en Bolivia es del 6%, el mismo porcentaje que Estados Unidos y China. Esto representa que por cada 100 infectados mueren 5.9%.

Para el ministro de Salud, Marcelo Navajas, la cuarentena está «funcionando» y Bolivia se encuentra por debajo de la línea de estimación «baja» de contagios. Pero lo que preocupa a la ciudadanía es la deficiente disposición de medios económicos y equipos de bioseguridad o de protección a médicos, enfermeras, policía, fuerzas armadas, paramédicos y también a quienes recogen la basura en grandes cantidades. El jefe de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, reveló que en toda Bolivia se realizan 100 pruebas de Covid-19 al día, respondiendo con lo «mínimo necesario». Un comunicado difundido por el Ministerio de Salud detalla que serán sometidas a prueba «las personas que presenten como síntomas fiebre de 37,5 grados o más junto a anosmia digestiva (pérdida del olfato y gusto), tos y dificultad respiratoria». Los profesionales de la salud explican que estos ya son síntomas avanzados de la enfermedad, pero que lo que se está haciendo en otros países es la prevención mediante la detección temprana del coronavirus con pruebas a todos los estratos de riesgo de manera que se apliquen medidas de aislamiento más efectivas, inclusive dentro del seno familiar.