9 C
La Paz
viernes, junio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialEl cibercrimen ya está en Bolivia

El cibercrimen ya está en Bolivia

El crimen organizado avanza al ritmo de la tecnología de punta y establece mecanismos para cometer una serie de actividades ilícitas desde estafas a ciudadanos, hasta llegar inclusive intervenir sitios estratégicos de gobiernos, empresas, organismos internacionales o de investigación. Lo peor es que nadie está libre del riesgo de caer en las redes de este tipo de ataques, denominados como ciberdelitos. Precisamente en nuestro medio se conocía que alguna gente había sido víctima de estafas mediante las redes sociales. Lamentablemente esta ilegal actividad ya está en nuestro país. La realidad ha sido confirmada cuando la Policía y la Fiscalía intervinieron un edificio en Santa Cruz, donde operaba una empresa que supuestamente realizaba encuestas, pero que en realidad se dedicaba a estafar utilizando medios digitales, es decir, mediante internet y las redes sociales. Pero, la Policía confirmó que en total se identificó en Santa Cruz a tres grupos que se dedicaban a estafar a las personas por redes sociales. Se aprehendió al cabecilla de una de las organizaciones; sin embargo, se busca integrantes de esta y las otras dos organizaciones.

Informes señalan que en el operativo se detuvo con fines investigativos a 117 personas que prestaban servicios o estaban vinculadas a una de las empresas. Se investiga a un ciudadano asiático y tres colombianos, quienes serían los cabecillas de la organización. También son investigadas personas de nacionalidad peruana. De acuerdo a la información, el operativo policial sorprendió en plena actividad delictiva a los sospechosos. En las computadoras intervenidas se observaron páginas creadas con el fin de estafar a los internautas. El viceministro de Régimen Interior, Jhonny Aguilera, explicó que la red internacional de ciberestafas anteriormente operaba en Perú, donde la policía y las autoridades descubrieron sus actividades, pero los responsables lograron escapar y llegaron a Bolivia.

Dijo también que se está coordinando labores de investigación con Perú. El viceministro indicó que aún se trabaja en la cuantificación de víctimas, que se presume están en varios países. Las autoridades también señalan a un ciudadano chino como cabecilla de la red. Esta organización, de acuerdo a los primeros informes, realizaba labores de ingeniería social, extorsión y manipulación informática, y posiblemente manipulaba a la gente que trabajaba en ese presunto «call center». Como se trata de información preliminar, todavía se desconocen los alcances de esta organización, pero por sus vínculos internacionales representa una señal de alerta para que el gobierno, por fin, cree una unidad que se especialice en el crimen cibernético.

La empresa internacional NordVPN, especializada en seguridad informática, en su sitio web explica que el cibercrimen es una actividad delictiva que involucra ordenadores, redes informáticas o dispositivos conectados en red. El cibercrimen es perpetrado por personas que utilizan tecnologías de la información (IT) fuera de la ley. Detalla el tipo de ilícitos a que se dedican estas organizaciones, entre ellos, el Phishing, que es una técnica de ingeniería social utilizada para sacar dinero a las víctimas o de la información confidencial pretendiendo ser alguien en quien confían. Los cyberstalking (ciberacoso), pueden seguir a su víctima a través de las redes sociales. En casos extremos, incluso pueden hackear el dispositivo o la cuenta de la víctima. Otra forma es el Hackeo, en la que los hackers pueden explotar vulnerabilidades de seguridad en sistemas informáticos para robar datos e infiltrar redes. Los virus, malware, y otras formas están ocultos en archivos o scripts para infectar secretamente al dispositivo de la víctima y permitir que el hacker tenga acceso a sus archivos. El ransomware ataca a víctimas de alto perfil, bloqueando el acceso a sus datos hasta que acepten las exigencias de los ciberdelincuentes que generalmente piden rescate.

El sitio capacitarte.org, especializado en este campo, también explica los alcances del ciberdelito, y advierte que los más comunes son el fraude con manipulación de datos, que perjudica a personas físicas y jurídicas con fines económicos. El chantaje, que es una acción que consta de reclamar una cantidad de dinero a cambio de no dar a conocer información confidencial. Los virus informáticos, los cuales infectan sistemas, destruyen archivos, perturban el funcionamiento general y se autorreplican para saltar a otros dispositivos y sistemas.

También explica lo que es el phishing. Señala que los delincuentes informáticos se hacen pasar por diferentes entidades, como empresas, oficinas de gobierno o conocidos de la persona, y le solicitan los datos que necesitan para suplantar su identidad y así ingresar a sus cuentas en bancos, redes sociales, servicios y aplicaciones. El ciberbullying, es el acoso que se realiza a través de distintas redes sociales con la intención de acechar o perseguir a otro individuo, difamar, atentar contra su integridad moral, etc. Generalmente, la metodología empleada es el descubrimiento y revelación de secretos a partir de publicación de comentarios o videos discriminatorios, el etiquetado en publicaciones y la creación de «memes». La sextorsión, consiste en solicitar dinero a cambio de no difundir en las redes sociales imágenes que surgieron en una relación consentida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -