7.5 C
La Paz
domingo, julio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialEl exaltado ambiente político afecta a la economía

El exaltado ambiente político afecta a la economía

Nuestro país necesita con urgencia estabilizar la política, el ambiente social y la economía. La ola de conflictos sociales, los enredos de las diferentes fuerzas políticas del oficialismo y la oposición hacen mucho daño al país, a lo que se sumaron las acciones de un grupo militar que ha exaltado más el ambiente político. Análisis de organismos especializados del exterior, así como economistas y analistas nacionales coinciden en que las repercusiones de los sucesos en la plaza Murillo, con la presencia de carros militares de asalto, afectarán la economía nacional, que ya sufre descontroles diversos. Recordemos que la Autoridad de Supervisión del sistema Financiero (ASFI) instó a la población a mantener la calma y la confianza en la banca, «evitando dejarse llevar por falsas especulaciones que sólo buscan confundir y generar incertidumbre sobre el sistema financiero, el cual goza de adecuados índices de liquidez y solvencia».

Para el Gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, (IBCE), Gary Rodríguez, los hechos sucedidos en la plaza Murillo, dan mala imagen y puede generar fuga de capitales. «Lo peor que podemos hacer es proyectar una imagen negativa de inestabilidad, que ahuyentará a los capitales extranjeros», declaró Rodríguez. Reconoció que muchas empresas y franquicias extranjeras ya se han ido del país y están vendiendo sus activos a empresas locales, incluso hay anuncios de la partida de otras empresas. Aseguró que con estos hechos está en juego la calidad de vida de los bolivianos y la estabilidad del país.

Según el reporte de la firma especializada en finanzas Bloomberg, apoyado en el análisis del banco de inversión global BancTrust & Co., con sede en Londres, los sucesos -aparentemente encabezados por el Gral. Juan José Zúñiga- afectarán la economía nacional. Eju.tv reproduce un artículo en el que Bloomberg considera que «aunque esperamos que los bonos recuperen parte de las pérdidas sufridas, creemos que no volverán a los niveles anteriores, al menos hasta que se aclaren los acontecimientos», acota el reporte. Sin embargo, Bloomberg remarcó que «la escasez de dólares en Bolivia ha llevado al surgimiento de diferentes tipos de cambio paralelo, a medida que el soporte del dólar oficial, fijado en Bs 6,9 por dólar desde 2011, se desvanece en los mercados informales».

El economista Jaime Dunn, coincide con esa versión, y señala que esta situación ha llevado a la proliferación de trece tipos de cambio distintos que son utilizados por empresas, bancos y el contrabando. La diversificación de tipos de cambio abarca desde el oficial manejado por el Banco Central hasta los utilizados por empresas reguladas como bancos y casas de cambio. Además, existen tipos de cambio específicos para tarjetas de crédito en el exterior y transacciones en criptomonedas.

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) ha impuesto una comisión máxima del 10% y mínima del 5% en los tipos de cambio, lo que ha generado un nuevo rango que oscila entre Bs 7,20 y Bs 7,60. Además de los tipos de cambio utilizados en operaciones formales, existen otros tipos de cambio en el mercado popular manejados por librecambistas. También se utiliza un tipo de cambio en actividades ilícitas como el contrabando y el narcotráfico. El uso de criptoactivos, stablecoins y Bitcoin también ha influido en la diversificación de los tipos de cambio. Según Dunn, hay alrededor de 250.000 cuentas abiertas de ciudadanos bolivianos que realizan transacciones diarias de bolivianos a criptomonedas. El problema de la multiplicidad de tipos de cambio se originó en la decisión del Banco Central de fijar un tipo de cambio preferencial para exportadores en Bs 6,95. Esta medida desencadenó una serie de problemas que llevaron a la existencia actual de trece tipos de cambio paralelos al oficial.

Otro análisis sobre la economía boliviana, publicado en el diario El Comercio de Lima, por Eduardo Jiménez, jefe de Sistemas de Información de Macroconsult, considera que la actual situación es muy peligrosa para la sostenibilidad de la economía boliviana. Señala que «Bolivia está viviendo en estos momentos una situación de desequilibrios múltiples, una situación muy peligrosa para la sostenibilidad de una economía. El Banco Central Boliviano insiste en mantener un tipo de cambio fijo porque se busca cumplir ciertos objetivos, en particular controlar la inflación», indicó para el videopodcast «Tenemos que Hablar» de El Comercio. «Se insiste con ello, pero ese sistema siempre tiene una debilidad importante que es tener reservas internacionales para poder mantener ese tipo de cambio (fijo) en el nivel que el Banco Central dice. Bolivia tiene un problema serio de reservas que han disminuido mucho, y la mayor parte de esas reservas, casi el 90%, son oro. El país no tiene cómo proteger el tipo de cambio fijo y la verdad es que estamos casi a la espera de ver en qué momento el Banco Central empieza a devaluar, porque ya no le queda otra herramienta para mantener un tipo de cambio fijo», añadió el experto de Macroconsult.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -