El Gobierno acusa al Parlamento de parar 1.700 millones de dólares en créditos

ABI

El Gobierno acusó a la mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) en el Parlamento del país de bloquear créditos por unos 1.700 millones de dólares, principalmente para el sistema de salud.

Los ministros de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, y de Presidencia, Yerko Núñez, denunciaron que el MAS del expresidente Evo Morales bloquea por motivos políticos este monto que está destinado especialmente a combatir el coronavirus.

Ortiz pidió en una comparecencia ante los medios en La Paz que la mayoría política «no bloquee económicamente al país», pues esos créditos además de salud incluyen ayudas a empresas afectadas por la crisis que conlleva la COVID-19, obras en municipios, gastos corrientes y de servicios públicos.

La autoridad subrayó que los fondos son urgentes, pues la recaudación estatal cayó en los últimos meses al descender la actividad durante la cuarentena, e instó al MAS a no actuar por «cálculo político electoral».

Por su parte, Núñez se refirió a un crédito por 327 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), del que este pasado martes fue rechazado el proyecto de ley para avalarlo en el Parlamento, al argumentar el MAS falta de la documentación necesaria.

El titular de Presidencia rechazó las acusaciones de que se pretende «vender al país» ante organismos como el FMI y destacó que este crédito es por cinco años, con tres años y tres meses de gracia, a un interés del 1 por ciento, unas condiciones que calificó de «absolutamente favorables».

Estas condiciones, añadió, no se dieron en los créditos que por más de 17.000 millones de dólares fueron solicitados a distintos organismos internacionales durante los casi catorce años de Evo Morales en el poder.

El MAS y Morales critican que el Ejecutivo transitorio recurra a organismos como el FMI, sin aclarar si imponen condiciones intervencionistas en la economía Bolivia a cambio de los créditos.

El Gobierno de Jeanine Áñez recurrió a estos organismos ante la crisis por la COVID-19, tras años de tensiones y relaciones distantes durante la etapa de Evo Morales en el poder.