6 C
La Paz
miércoles, diciembre 1, 2021
InicioBoliviaSociedadEl Gobierno inicia trámites para lograr "licencia obligatoria" de la vacuna J&J

El Gobierno inicia trámites para lograr «licencia obligatoria» de la vacuna J&J

El Gobierno anunció este martes el inicio de un trámite ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) para obtener la «licencia obligatoria» de la vacuna de Johnson & Johnson contra la covid-19 para que la firma canadiense Biolyse Pharma la empiece a producir y le provea hasta 15 millones de dosis.

El canciller, Rogelio Mayta, presidió un evento en La Paz para la firma de un convenio con Biolyse que, según el ministro, «marca el inicio de un camino importante».

Con miras a conseguir vacunas para inmunizar a su población, Bolivia está «siguiendo todos los caminos posibles», entre ellos pedir el cumplimiento de los contratos que ya tiene firmados, la búsqueda de nuevos proveedores y una campaña internacional para que se levanten las patentes, indicó.

«También estamos asumiendo esta otra iniciativa (que es) iniciar el trámite para lograr una licencia obligatoria de la vacuna Johnson & Johnson para que la pueda producir cuando se levante la patente Biolyse», señaló Mayta.

En el evento participaron de forma telemática el director de la División de Propiedad Intelectual de la OMC, Antony Taubman, y la presidenta de Biolyse, Brigitte Kiecken.

Mayta admitió que no saben si se logrará «arribar a puerto» y que están conscientes de que tienen «una multitud de obstáculos burocráticos que están ahí en la OMC», aunque destacó que hay una «disposición» para apoyar la iniciativa boliviana y que el país encontró «en Biolyse el socio ideal».

La firma canadiense «tiene las capacidades necesarias para fabricar inyectables estériles» y desde el año pasado ha intentado «encontrar un camino para lograr una licencia obligatoria» que le permita producir vacunas de Johnson & Johnson, explicó el ministro boliviano.

Las condiciones

El documento firmado con Biolyse no tiene cláusulas de confidencialidad y establece que las vacunas que produzca la canadiense tendrán un costo de entre 3 y 4 dólares, destacó Mayta.

Además, determina una cantidad máxima de hasta 15 millones de dosis que Bolivia podría adquirir, precisó a los medios el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

«Conseguir a alguien que nos pueda hacer las vacunas sin patentes es el primer paso. El segundo paso que lo vamos a dar hoy mismo es la notificación a la OMC (…) donde iniciamos oficialmente este procedimiento», indicó.

Una vez logrado esto, el laboratorio se compromete a empezar a producir y proveer las vacunas entre tres a seis meses, agregó Blanco, quien expresó su optimismo en que se pueda concretar la iniciativa por las recientes adhesiones a la liberación de patentes, incluida la del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

En Bolivia la inmunización generalizada contra la covid-19 se ha topado con una insuficiencia de dosis inicialmente negada por el Gobierno de Luis Arce, que luego la atribuyó a un problema global en la distribución de los fármacos, ante lo cual inició una campaña internacional para pedir que se liberen las patentes.

El país emprende su plan de inmunización con las vacunas rusas Sputnik V, las chinas de Sinopharm, las de AstraZeneca-Oxford y Pfizer, entre las adquiridas por el Gobierno de Arce, otras donadas por China y las obtenidas mediante el mecanismo Covax de Naciones Unidas.

Bolivia acumula 320.209 casos y 13.258 decesos desde los primeros contagios detectados en marzo de 2020, y se ha superado el millón de vacunas aplicadas, entre las primeras y segundas dosis, según datos oficiales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -