6 C
La Paz
miércoles, diciembre 1, 2021
InicioOpiniónEditorialEl mar que le arrebataron a Bolivia

El mar que le arrebataron a Bolivia

En un ambiente de tensión política, movilización social y padecimientos por la crisis generada por la pandemia de coronavirus, este 23 de marzo se recuerda el Día del Mar, instituido en memoria de la heroica defensa de Calama, frente a la ocupación chilena, iniciada hace 142 años, episodio que marcó la Guerra del Pacífico en la que Chile cercenó la salida al mar que tenía nuestro país. Las tropas chilenas asaltaron el puerto de Antofagasta sin previa declaratoria de guerra, y cometiendo serie de excesos,

La ocupación de chilena fue un hecho repudiable en el que se cometieron crímenes de lesa humanidad. Se aprovechó que nuestro país no estuvo preparado para enfrentar una guerra, de manera que fue avasallado por el poder chileno que se había preparado con mucha anticipación, y logró imponer el Tratado de «Paz y Amistad», firmado bajo presión, que en otras circunstancias no se habría firmado jamás de no mediar la fuerza de las armas. Desde entonces se han efectuado muchos reclamos y negociaciones y se ha conseguido el apoyo de la comunidad internacional para que Chile acceda a devolver el acceso al mar.

Lamentablemente se han equivocado los caminos, se ha negociado desventajosamente y hasta se han plateado argumentos sobre bases endebles al pretender ante la Corte Internacional de Justicia imponer a Chile a que negocie de buena fe. En resultado fue frustrante y ocasionó también una derrota judicial que pasa a la historia como el peor error de la diplomacia boliviana. De todas maneras, aunque la vía de un tribunal internacional rechazó los argumentos mal planteados de Bolivia, queda el hecho flagrante de la agresión perpetrada por Chile y la ocupación de la extensa costa boliviana, hecho objetivo que ha sido reconocido por la comunidad internacional y la historia. La justicia no puede ser sorda y ciega indefinidamente y en algún momento, Bolivia retornará al mar.

Pero pese a los fracasos por haber politizado la causa marítima, el sentimiento boliviano sobre el derecho al mar no ha cambiado. Los bolivianos no podrán olvidar nunca los daños y perjuicios perpetrados y las funestas consecuencias para el desarrollo nacional, no solamente por las riquezas arrebatadas, sino por la asfixia al no poder llegar al Pacífico y a ultramar con la libertad de los países que ejercen soberanía sobre la costa.

Por ello es que los gobiernos nacionales, cualquiera hubiese sido su ideología, siempre han encontrado eco, apoyo y fidelidad en la ciudadanía, para canalizar esfuerzos conjuntos dirigidos a la recuperación de la salida al mar. El respaldo generalizado del pueblo ha sido expresado sin mezquindades siempre, pese a que los políticos muchas veces han traicionado la causa.

Para los bolivianos todo escenario para reclamar el derecho boliviano a la costa del Pacífico es válido, porque encuentra eco en la verdad, en la historia y la justicia. La fuerza de las armas solamente da derechos temporales que tarde o temprano se los tiene que revertir. Bolivia ha dado muchas muestras de tolerancia, amistad y buena voluntad para encontrar un camino de dialogo y fraternidad que permita recuperar algo de lo mucho que se le ha arrebatado. El anterior gobierno del MAS ha sido el que se acercó a Chile por afinidades ideológicas poniendo en riesgo los intereses nacionales. Se prestó a construir una supuesta «confianza mutua» con los resultados frustrantes que el mundo entero ha visto y que la comunidad nacional deplora.

Por esa razón es que los bolivianos sabemos que con Chile es necesario actuar con mucho cuidado, pero fundamentalmente, con pasos seguros que no se vuelvan contra nosotros mismos. La unidad es esencial y cualquier desviación anteponiendo visiones partidistas o ideológicas, debilita la posición boliviana. Es necesario actuar en consecuencia y fidelidad nacional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -