El pueblo exige depurar el padrón electoral y se sancione por el fraude

La Iglesia Católica, durante la inauguración virtual de la Asamblea Extraordinaria de Obispos de Bolivia, tocó el tema, y el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Ricardo Centellas, señaló que en el país "no existen las garantías necesarias para unas elecciones transparentes, debido al actual Padrón Electoral y el silencio de las instituciones encargadas de administrar justicia, en el caso del fraude del pasado proceso eleccionario".

APG

El respeto a la voluntad ciudadana y a las normas legales son objetivos esenciales de todo proceso electoral que se espera reúna algunas condiciones fundamentales que permitan transparencia, veracidad, eficiencia, oportunidad y un entorno óptimo para que la gente pueda acudir a los recintos electorales libre de presiones, con seguridad y confiando en que las autoridades actuarán de buena fe.

Para las elecciones del 18 de octubre no existen esas condiciones, indicaron, pero dadas las presiones políticas y circunstancias adversas para esperar un mejor escenario, los ciudadanos tendrán que asumir una doble y trascendental responsabilidad electoral.

Primero, sostuvieron, tendrán que decidir entre ir a votar o quedarse en casa por temor a contagiarse de coronavirus, y necesariamente considerar que de abstenerse, se dejará que otros elijan a los nuevos gobernantes, lo que implica, a su vez, decidir sobre el futuro del país, de nuestros hijos, nietos, de su educación, de la economía y hasta de los principios éticos que regirán en el futuro, cuando hoy, descaradamente, se debate en qué es bueno o malo, olvidando los valores éticos y morales.

La idoneidad es esencial para el proceso eleccionario

Entre los factores, y no menos importantes, está la confianza que la población debe tener en las autoridades, particularmente en los miembros del Tribunal Supremo Electoral. La idoneidad de estas personas es esencial para garantizar un proceso electoral transparente, limpio. Lamentablemente, indicaron, algunas señales sobre la actuación de los personeros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) han dejado dudas y sembrado incertidumbre, por su falta de interés en elaborar un nuevo padrón electoral, ya que el que existe ha sido observado por la población, por los políticos y técnicos, además por organismos internacionales. Esta situación hace que las dudas se acrecienten. La Iglesia Católica, que siempre es cauta en sus opiniones, durante la inauguración virtual de la Asamblea Extraordinaria de Obispos de Bolivia, tocó el tema, y el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Ricardo Centellas, señaló que en el país «no existen las garantías necesarias para unas elecciones transparentes, debido al actual Padrón Electoral y el silencio de las instituciones encargadas de administrar justicia, en el caso del fraude del pasado proceso eleccionario».

Enfatizaron, pese a las dudas, problemas operativos, conflictos sociales y políticos, las elecciones se efectuarían bajo los parámetros de un padrón observado al que, tardíamente, el Órgano Electoral está efectuando revisiones. Tanto es así que el presidente del TSE, Salvador Romero, informó que el trabajo para sanear el Padrón Electoral Biométrico (PEB), será entregado el próximo 15 de septiembre. Explicó que el Sistema de Identificación Biométrico utilizado por el Órgano Electoral tiene una aplicación basada en algoritmos de alta precisión, que efectúan, de manera automatizada, el reconocimiento biométrico único de cada persona registrada en el PEB mediante las características de la huella dactilar y el reconocimiento facial, garantizando así la existencia de un registro único por cada ciudadano. Asimismo, el TSE respondió a las dudas y cuestionamientos sobre el PEB explicando que se ha trabajado de forma sistemática en el saneamiento de esta base de datos desde el día en que la nueva directiva de la Sala Plena fue posesionada el pasado 19 de diciembre del 2019.

Mediante un comunicado, se explicó se han logrado avances en el cumplimiento de ajustes y recomendaciones de la auditoría realizada por la Organización de Estados Americanos, el saneamiento en tres dimensiones (inclusión, actualización y depuración), padrón en funcionamiento permanente para el registro de nuevos votantes, habilitación del mecanismo de declaración jurada de familiar fallecido, habilitación de laboratorio de Integridad Electoral y la creación del mecanismo de rehabilitación para ciudadanos inhabilitados por no votar.

En criterio del TSE, el país contará con un Padrón Electoral Biométrico saneado y seguro, que será entregado el próximo mes.

Nuevos votantes elegirán, pero no podrán ser elegidos

Los jóvenes que al 10 de octubre de 2020 cumplirán 18, 19 años así se hayan registrado no podrán ser consignados para diputados o senadores, ¿en qué queda la no discriminación, si todos somos, ante la Ley, iguales en derechos y deberes?

Por el bien de la democracia, hay varios otros bemoles que todavía flotan en el ambiente político: ¿Quedarán en la impunidad los responsables del fraude en las elecciones del 20 de octubre del pasado año? ¿Se cumplirá la norma electoral por la que pierden la sigla los partidos que propaguen encuestas sin autorización? ¿Se sancionará a los partidos y candidatos que hacen campaña electoral antes del tiempo fijado en el cronograma electoral y declararon sobre encuestas internas de partido que favorece a sus intereses?

El Tribunal Supremo Electoral, aprobó el Reglamento de Faltas y Sanciones, cuyo objetivo es precautelar la correcta aplicación de la Constitución, las Leyes y normas que regulan la actividad y el proceso electoral en todas sus etapas. ¿Cumplirá el TSE su propio reglamento?

Son las incógnitas que toca aclarar y accionar al TSE, de lo contrario, las elecciones fijadas para el 18 de octubre estarán viciadas de nulidad, afirmaron.