6 C
La Paz
lunes, septiembre 20, 2021
InicioOpiniónEditorialEl pueblo necesita salud antes que politiquería

El pueblo necesita salud antes que politiquería

La situación sanitaria del país es cada vez más delicada debido a un desencuentro con la realidad y la politización de la salud del pueblo boliviano. Al relajamiento en las medidas de bioseguridad se suman los malos ejemplos de autoridades y políticos en las prácticas de protección personal prescindiendo de la utilización de mascarillas y lanzando arengas sobre supuestos éxitos en el control de la pandemia, mientras sube el número de fallecidos, los hospitales no se abastecen para atender a los enfermos y el contagio crece a mayor ritmo que en el peor momento de la pandemia.

El Ministerio de Salud reportó 74 decesos por coronavirus (Covid-19) en un día, se trata de un récord en la segunda ola de la enfermedad. Santa Cruz también marcó una nueva cifra alta con 25 fallecimientos por el virus. El promedio de muertes durante la segunda en el país supera los 50 casos por día. Los contagios diarios superan los dos mil y en el país ya se pasó cifra de 228 mil enfermos.

Sin embargo, el gobierno se encuentra en campaña política utilizando la vacuna y las pruebas rápidas como argumento de eficiencia, cuando lo único que hay son las 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que permitirá vacunar al 5% del personal de salud que opera en la primera línea que y que superan las 200 mil personas.

Vacunar a diez mil personas, es una ínfima parte de los siete millones de ciudadano que requieren la vacuna, pero en lugar de valorar esta realidad se da un fuerte impulso a una campaña intensiva por medios de comunicación y redes sociales –no de vacunación- sino de proselitismo que incluye una gira presidencial por todo el país en la que intervienen candidatos del MAS, a las elecciones subnacionales. Se olvidó por completo la prohibición que existe para utilizar bienes del estado y algo tan sensible como la salud de la población para campañas políticas.

El proselitismo, además de mensajes por medios de comunicación y redes sociales, incluye una gira del presidente Luis Arce por casi todo el país para dar inicio personalmente. El presidente Luis Arce destacó, según ABI, que en tiempo récord se inició la inmunización del personal de salud de todo el país con la vacuna Sputnik V, en el marco de acciones rápidas y oportunas, al igual que las gestiones para la adquisición de las dosis, como parte del plan estratégico de lucha contra el COVID-19. «Contentos por haber iniciado el plan de vacunación en los nueve departamentos de Bolivia. En solo cuatro días recorrimos el país», escribió Arce en su cuenta de Twitter.

La mejor noticia sobre la pandemia fue el anuncio efectuado en las últimas horas en Cochabamba, que logró aplanar la curva epidemiológica de coronavirus. De acuerdo con el Servicio Departamental de Salud (SEDES), los números de contagios expuestos en las últimas cuatro semanas reflejan dicha situación, con un promedio entre 1.200 y 1.400 casos semanalmente.

El director de la entidad, Yercin Mamani explicó que el hecho de no superar los 200 casos diarios confirma el control efectivo. «Con ello, declaramos, en el caso particular de Cochabamba, un aplanamiento en la curva epidemiológica. Para esta semana, estaba estimado tener más de 500 contagios diarios, y no hemos superado los 200. Cochabamba impuso mayores restricciones, realizó rastrillajes y aplicó estrategias comunicacionales y medidas de contención.

Es necesario comprender que el país necesita una efectiva campaña de contención del coronavirus antes que proselitismo. El pueblo necesita salud antes que politiquería y todos los esfuerzos deberían destinarse a mitigar los efectos del coronavirus. No es verdad que con la llegada de unas pocas vacunas el pueblo boliviano «pueda respirar tranquilo». La vacunación completa de los siete millones se prolongará por lo menos durante un año, y requiere que paralelamente se cumplan las medidas de bioseguridad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -