9 C
La Paz
viernes, junio 14, 2024
InicioOpiniónEditorialEl riesgo de las relaciones con Irán

El riesgo de las relaciones con Irán

¿Tendrá algún beneficio para Bolivia, profundizar las relaciones con Irán? La política de establecer relaciones universales es positiva porque forma parte de la voluntad de un país de respetar las diferentes formas de gobierno y su soberanía. Es, además, parte del principio de no intervención en los asuntos internos de otros países. Pero cuando se fortalecen vínculos con países sobre los que pesan graves acusaciones y evidencias, es necesario valorar los pros y contras. En los últimos 19 años Bolivia ha estrechado relaciones con los ayatolas, y ha habido acercamientos que fueron observados por la comunidad internacional y por la oposición nacional. Inclusive se llegó a firmar un acuerdo entre Irán y Bolivia el año pasado sobre seguridad y defensa.

En ese momento BBC News Mundo decía que pese a que geográficamente están separados por miles de kilómetros, Bolivia e Irán dieron un paso más en su acercamiento. Los gobiernos de ambos países firmaron un memorándum de entendimiento para ampliar la cooperación bilateral en el campo de seguridad y de defensa, informó la agencia estatal persa IRNA. El acuerdo fue rubricado en Teherán por el ministro de Defensa boliviano, Edmundo Novillo Aguilar, y su par iraní, y Mohammad Reza Ashtiani. El documento ha sido criticado por miembros de la oposición boliviana, que han lamentado que el gobierno de Luis Arce prosiga el acercamiento con Irán iniciado en el mandato del expresidente Evo Morales.

El tenso ambiente que amenaza extenderse el conflicto en Medio Oriente, tiene mucho que ver con Irán El ataque que recibió Israel de los grupos radicales palestinos, con armamento iraní, desencadenó una represalia que ha causado más de 26 mil muertes en las acciones militares contra Gaza y el territorio palestino. El Secretario General de Naciones Unidas ha pedido un alto al fuego, que no ha logrado aceptación. Irán se ha metido en el conflicto, lanzó una andanada de cohetes contra territorio israelí, que fue contenida totalmente. Pero esa es otra prueba del concurso de Irán apoyando a los grupos radicales.

Un artículo de Infobae explica el rol de Irán y su influencia creciente en algunos países latinoamericanos. El artículo, titulado «Irán, terrorismo, crimen transnacional y sus implicaciones en América Latina y Occidente», hace referencia a que la indulgencia hacia el régimen de los ayatolás podría cobrar un precio muy alto. Señala que uno de los argumentos para apoyar la destrucción de Hamas en Gaza es que la supervivencia del grupo terrorista palestino puede alentar más terrorismo en todo el mundo por parte de otras organizaciones como Al Qaeda, ISIS o los diversos grupos manejados por Irán.

Agrega que recientemente, la agencia de espionaje israelí Mosad informó -y las autoridades suecas confirmaron- que Irán utiliza organizaciones criminales en Europa para atacar embajadas israelíes. Esta estrategia es típica de Irán, un país que fomenta las relaciones con organizaciones criminales para recaudar fondos para su causa y cooperar con ellas en actividades violentas y de sabotaje. El grupo representante de Irán, Hezbolá, ha tenido presencia en América Latina desde hace varias décadas. Sus conexiones han aumentado en las últimas dos décadas desde que Hugo Chávez tomó las riendas del gobierno en Venezuela. Actualmente, Irán mantiene fuertes relaciones con dictaduras de izquierda como Venezuela, Nicaragua y Cuba.

También hace referencia a que el embajador de Brasil en Teherán dijo recientemente en una declaración que el objetivo de Israel al atacar un edificio cerca de la embajada iraní en Siria el 1 de abril (que eliminó un alto funcionario de las Guardias Revolucionarias Iraníes) era forzar la entrada de Irán en la guerra en Gaza. Según el diplomático brasileño, Israel buscaba involucrar a Irán en la guerra para obligar a Estados Unidos a intervenir en su favor. Según el argumento del diplomático brasileño, un escenario así ayudaría a la supervivencia política de Netanyahu a nivel doméstico y aseguraría la solidaridad internacional con Israel. Apenas en noviembre pasado, la policía brasileña, en cooperación con la ayuda de inteligencia del Mosad, arrestó a dos personas bajo cargos de terrorismo como parte de una operación destinada a desmantelar una célula de Hezbolá que planeaba ataques, supuestamente contra objetivos israelíes, judíos, estadounidenses u occidentales en ese país.

Después de que Israel, agradeciera públicamente a la policía brasileña por su trabajo, el ministro de Justicia brasileño amonestó al gobierno israelí con una hostil declaración que reafirmaba la soberanía de Brasil y así se distanciaba de su «embarazosa» colaboración con Israel. Tres meses después, Lula emitió otra declaración comparando la guerra de Israel en Gaza para destruir a un grupo como Hamás, con el intento nazi de exterminar a toda la nación judía durante la Segunda Guerra Mundial. Días atrás, Brasil también retiró a su embajador en Tel Aviv en desacuerdo con la guerra de Israel en Gaza, señala la nota periodística. El presidente de Colombia, Gustavo Petro, rompió relaciones diplomáticas con Israel, sumándose a Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba (todos mantienen fuertes relaciones con Irán y en todos ellos el crimen organizado opera impunemente).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -