El sector turístico lamenta exigencia de visados a EE.UU. e Israel

EFE

Los gremios de operadores de turismo y hotelería de Bolivia alertaron este miércoles que la decisión del Gobierno de Luis Arce de reponer la exigencia del visado a ciudadanos estadounidenses e israelíes afecta «de manera muy severa» al sector, que ha sido uno de los más golpeados por la pandemia de la covid-19.

El pronunciamiento fue emitido por sectores como la Cámara Nacional de Operadores de Turismo, la Asociación Boliviana de Agencias de Viajes y Turismo, la Cámara Boliviana de Hotelería, el Colegio de Profesionales en Turismo y los sindicatos de transporte turístico y guías, entre otros.

Estos sectores manifiestan su «profunda preocupación y respetuosa posición de rechazo» a la medida dispuesta por el Ejecutivo, al que también piden revisarla «bajo una profunda reflexión sobre las consecuencias económicas» que traerá a uno de los sectores «más importantes para la economía nacional».

«El Gobierno, al haber aprobado dicha medida, no percibe la situación dramática que vive el sector turístico nacional castigado por la pandemia desde la pasada gestión» por las medidas restrictivas de movilidad que rigieron en Bolivia y el resto del mundo, indica el comunicado.

También señala que la imposición de visados a los viajeros procedentes de Estados Unidos e Israel «contribuye a profundizar la lamentable crisis en la que se encuentra sumido» este sector, lejos de reactivarlo.

La medida «solo provoca el desinterés» en visitar Bolivia, cuya riqueza turística debería ser promovida eliminando «toda traba de ingreso», agrega el comunicado.

El Gobierno de Arce aprobó un decreto que anula otro emitido por la expresidenta transitoria Jeanine Áñez en 2019 que transfirió a Estados Unidos e Israel al listado de países cuyos ciudadanos no requieren visa para entrar a territorio boliviano.

El decreto de Áñez justificaba que la visita de turistas de estos países contribuye al desarrollo del turismo e inversiones en el país.

El argumento del nuevo Gobierno para revocar aquella medida fue que la exoneración de visados benefició de forma unilateral a estadounidenses e israelíes sin que sus países apliquen el principio de reciprocidad con Bolivia.

Desde 2014 se exige visas a los turistas israelíes por decisión del entonces presidente Evo Morales.

Morales impuso el visado en 2007 a Estados Unidos argumentando que era una medida de reciprocidad, ya que los bolivianos también lo necesitan para entrar al país norteamericano.

Bolivia y Estados Unidos no tienen relaciones diplomáticas a nivel de embajadores desde que en 2008 Morales expulsó al entonces representante estadounidense, Philip Goldberg, acusándole de conspirar contra su Gobierno, algo que Washington ha negado siempre.

La viceministra de Gestión Institucional y Consular, Eva Chuquimia, se reunió en esta jornada en la Cancillería con la encargada de Negocios de la embajada estadounidense en Bolivia, Charisse Phillips.

Un comunicado del Ministerio de Exteriores boliviano señala que en el encuentro se abordaron «temas de interés común» y se acordó continuar dialogando «en un futuro próximo», sin detallar si fue tratado el asunto de los visados.