6 C
La Paz
martes, septiembre 21, 2021
InicioOpiniónEditorialEl teletrabajo se apodera de más espacio

El teletrabajo se apodera de más espacio

El trabajo tradicional ha efectuado un viraje sin retorno hacia nuevas formas de relación laboral en casi todo el planeta, dando paso al trabajo a distancia con el apoyo tecnológico digital que avanza en forma incontenible sobre el escenario productivo, comercial y de servicios. Se trata de una forma que comenzó a difundirse en los países altamente desarrollados, que se irradió al mundo emergente poco a poco, y que alcanzó su clímax en la emergencia sanitaria, factor que se ha convertido en el acelerador de un cambio forzado durante el confinamiento y el distanciamiento social.

Bolivia, pese a las deficiencias del Internet y el rezago tecnológico, tuvo que asumir la realidad e ingresó de lleno a los mecanismos del teletrabajo, el delivery y los servicios digitales, incluyendo las labores escolares parcialmente apoyadas en la educación a distancia. Todo el estrés acumulado en el confinamiento, la necesidad de trabajar y producir, los requerimientos crecientes de la población, las nuevas necesidades, la exigencia de satisfacer las carencias e insuficiencias, agudizaron el ingenio y surgieron iniciativas desde el confinamiento y la vida privada para llenar los vacíos. El sector público también se acomodó a las nuevas circunstancias y aplica el teletrabajo, aunque con menor eficiencia y plenitud. Para los expertos, el teletrabajo llegó para quedarse y es la alternativa que se impone a pesar de las críticas y observaciones sobre sus inconveniencias. En Bolivia los principales problemas surgen por el internet lento, la carencia de suficientes equipos digitales en los hogares, y fundamentalmente porque no existían mecanismos de capacitación antes de la presencia y los efectos de la covid-19. Las empresas, oficinas y la gente en general, han tenido que adaptar su modo de vida sirviéndose de las nuevas tecnologías. Se lograron aplicar sistemas de soporte venciendo las resistencias de la gente reacia a los cambios. Fue el momento de tomar conciencia y comprender la importancia de problemas reales como la conectividad, brecha digital y ausencia de apoyos digitales. En Bolivia hemos comprobado con dolor el rezago tecnológico y comprendido que las redes sociales son una jugarreta a la hora de operar con funciones de responsabilidad.

En este momento, la situación está cambiando. Muchas empresas se están digitalizando y están capacitando a sus empleados. Todavía el brusco cambio impide una planificación y metodologías comunes que sintonicen esfuerzos y hagan posible una mejor conectividad, pero ya se están dando pasos más acelerados de lo que se podía haber admitido hace un año atrás. Los resultados, tomando en cuenta las limitaciones del internet, la improvisación y las adaptaciones, permiten afirmar que el cambio funciona e irá creciendo permanentemente, más aún cuando las políticas estatales no ofrecen alternativas. Los beneficios son evidentes, así como sus efectos negativos. Es una alternativa efectiva para los negocios, facilita el funcionamiento de la administración pública, especialmente en municipios, y logra una reducción de costos de establecimiento, servicios, y sostenibilidad medioambiental por el ahorro de desplazamientos que deriva en la disminución de emisiones de CO2. De hecho, la aplicación de nuevas tecnologías forma parte de lo que es y será el mundo en una era post covid-19, que obliga a aprovechar un planeta híper conectado en el que la globalización tiene nuevos mecanismos de efectividad, y nuevas herramientas para salir de la crisis sanitaria, que permiten afrontar las nuevas problemáticas sociales que se presentarán y asumir las soluciones económicas que van del brazo de un nuevo enfoque nacional e internacional.

Los expertos consideran que ha llegado el momento de que empresas y personas deban colocarse en la vanguardia de la innovación tecnológica si quieren ser competitivas, aprovechando las herramientas para la utilización digital. En los países altamente desarrollados ya es una realidad la aplicación generalizada de las tecnologías innovadoras en análisis de datos, automatización de procesos, aprovechamiento de la inteligencia artificial, y en lo comercial emplear eficientemente los mecanismos para llegar a los potenciales clientes. Asimismo, los especialistas prevén que los impactos de la digitalización producirán la aparición de nuevas especialidades y formas de trabajo, que podrían reemplazar a los empleos fijos. El principal problema que se vislumbra como factor de tensión social es la resistencia a los cambios y las dificultades de capacitación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -