El uso ancestral de plantas medicinales se refuerza ante el COVID-19

EFE

Las plantas medicinales son las protagonistas de unas cámaras que despiden vapor de estas hierbas, que son utilizadas por los médicos ancestrales, para fortalecer el sistema inmunológico en medio de la emergencia sanitaria que se vive por el COVID-19.

En estas «cámaras» se utilizan plantas como el eucalipto, la manzanilla y huira huira, que tienen cualidades «expectorantes» y que ayudan a las vías respiratorias, según contó a Efe el viceministro de Medicina Tradicional, Felipe Quilla.

Estas plantas medicinales son utilizadas por los médicos ancestrales para prevenir enfermedades de las vías respiratorias como gripes comunes, haciendo infusiones o haciéndolas hervir en agua para respirar el vapor.

Esos conocimientos fueron aplicados para construir estas cámaras que están llenas de vapor de esas plantas, para que la persona que ingrese respire ese vaho por unos cinco a diez minutos.

«Esto ayuda a que la persona respire mejor y por las propiedades de las plantas puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico», sostuvo Quillas.

El viceministro aclaró que esta medida es preventiva para evitar las enfermedades respiratorias, pero que no es la solución para el coronavirus.

Propiedades de las plantas

Quilla manifestó que ese Viceministerio comenzó una investigación hace dos años sobre las propiedades de distintas plantas medicinales utilizadas en el país.

Quilla comentó que las tres plantas utilizadas en las cámaras tienen propiedades expectorantes, desinflamantes y en el caso del eucalipto es un desinfectante natural.

El investigador asociado al Herbario Nacional de Bolivia, Freddy Zenteno, coincidió con las propiedades de estas plantas, aunque hizo hincapié en que ayudan a aliviar las vías respiratorias, pero no curar.

«Simplemente es una forma de paliar un poco las afecciones, hay que tener claro que eso no va a curar la pandemia del coronavirus», manifestó a Efe.

Zenteno sostuvo que estas plantas tienen algunas propiedades «antimicrobianas y antibacterianas», pero un virus es diferente.

Además, indicó que la utilización de estas plantas no sustituye las recomendaciones para evitar el contagio del coronavirus, como el uso de jabón, alcohol en gel y barbijos.

También recomendó que haya una unión entre la academia con los médicos ancestrales, para identificar de mejor manera las especies que se pueden utilizar de estas plantas, ya que no se debe hacer uso indiscriminado.

La primera cámara

La primera cámara fue instalada en un barrio de la ciudad de El Alto donde estas prácticas de la medicina tradicional son muy comunes en la población y fue bien recibida la iniciativa de los médicos ancestrales y ese Viceministerio.

Se estima que se instalen al menos diez de estas cámaras en La Paz y El Alto durante esta cuarentena por el coronavirus, en lugares estratégicos como cerca de los hospitales y los bancos, para que las personas puedan hacer uso de ellas.

Quilla espera que esta iniciativa pueda ser replicada en otras partes del país, utilizando los conocimientos ancestrales de las propiedades de las plantas que hay en cada región.

Bolivia asumió medidas como la cuarentena hasta el 30 de abril, que restringe las salidas de casa salvo para compras de productos básicos o para el cobro de ayudas sociales por unas horas al día, por lo que comercios y bancos han instalado túneles de desinfección, pero con agentes químicos.

Según el último reporte del Ministerio de Salud, Bolivia tiene 40 fallecidos y 672 casos confirmados de COVID-19.