6 C
La Paz
martes, octubre 26, 2021
InicioOpiniónEditorialElecciones subnacionales: Las regiones pueden ser factor de equilibrio

Elecciones subnacionales: Las regiones pueden ser factor de equilibrio

Dentro de 15 días los bolivianos irán nuevamente a las urnas, pese a la pandemia, para elegir a gobernadores, alcaldes, concejales y otros cargos regionales. La ausencia de propuestas y debates esclarecedores hace que el ciudadano no tenga muy claras las opciones. En este escenario, ¿qué debe buscar el ciudadano en los candidatos? Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ofrece una orientación sobre lo que generalmente busca el ciudadano, entre muchas cualidades, la confianza y calidad de los servicios públicos como factores de preferencia. Aunque el estudio no se refiere expresamente a Bolivia, sin duda existe un común denominador que el elector debe analizar para elegir las mejores opciones.

En nuestro medio existe la tendencia a que el ciudadano se deje llevar por la propaganda o la presión partidaria, pero como ha ocurrido en anteriores comicios subnacionales, las preferencias tienen mucho que ver con los intereses locales que se imponen a la militancia política. Y en esta línea es orientador el estudio elaborado por los investigadores del BID Alejandro Pareja Glass y Marcela Morales. Para ellos, la confianza que inspiren los candidatos es determinante. Significa tener una esperanza firme en algo o alguien. O sea que la confianza se asocia a la previsibilidad, a un conocimiento o asignación de una probabilidad alta a cómo alguien se va a comportar. También, confiar es delegar una responsabilidad, encargar el cuidado de algo o alguien que nos importa (como un negocio o un ser querido), o actuar asumiendo la buena fe del otro.

Recordemos que en la justa electoral del 7 de marzo están en juego 2.400 cargos electivos. Los bolivianos tendrán la oportunidad de elegir a nueve gobernadores, 337 alcaldes, 270 asambleístas departamentales y más de 2.000 concejales para los municipios. Frente a ese panorama, los políticos afrontan casi sin medidas de bioseguridad otra aventura para lograr algo de la torta de funcionamiento del aparato estatal. Varios postulantes murieron infectados por el coronavirus. Muchos están contagiados, pero la campaña electoral continúa agrupando gente y propagando la Covid-19. Nuevamente algunos frentes optaron por presentar a candidatos «prestados». Casi todos los frentes apelaron a postulantes ajenos a su militancia, escogiendo personalidades que se destacaron en sus lugares de origen, aunque más con criterio de marketing que con fundamento partidario o ideológico. Esta situación generó deserciones y censuras, pero se siguió adelante.

El estudio de referencia señala que la gente, para elegir, debería analizar una serie de condiciones, entre ellas, buen trato, preocupación por las personas, calidad de los servicios, honestidad, transparencia. Otros factores son el estado de la Justicia, previsibilidad, corrupción, cumplimiento de la palabra empeñada; Protección social (educación, salud, vivienda, trabajo, jubilación) y Seguridad pública.

«Honestidad…» y «Calidad…» son las dos categorías, en ese orden, más vinculadas a la confianza en todos los países, salvo en Ecuador, donde el orden se invierte. Les sigue «Protección social» en todos los casos excepto en Uruguay, donde ese tercer puesto lo ocupó «Seguridad pública». Pero factores de pertenencia, comprensión de las necesidades locales, identificación y conocimiento de las personalidades, entre otros, son determinantes para direccionar el voto. La dispersión y enorme cantidad de candidaturas es un factor que complica la decisión de los ciudadanos, y resta posibilidades a los candidatos en las regiones, pero mucho depende de los antecedentes personales que al final pesan más que las directivas partidarias. De esta manera, para el ciudadano se abre la oportunidad de que, al margen de simpatías políticas, se piense en la región, en el municipio, en la casa chica que es donde tendrá que vivir el elector durante los próximos 5 años. Esta vez, se trata de comprender la necesidad de conseguir una administración eficiente, leal, con obras y beneficios para el terruño, factores que pueden hacer que las regiones se constituyan en el factor de equilibrio que necesita el país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -