En memoria del ilustre Jaime Ríos Chacón

Jaime Ríos Chacón

La muerte implicaría el final de la vida física pero no de la existencia. Los seres humanos mueren, pero no perecen si en su existencia dejan huellas profundas, pensamientos que perduran y obras imperecederas. Hay gente que pasa por la vida sin trascender, pero algunas personalidades dejan marcas y coordenadas para el futuro. Una de esas figuras de la vida nacional ha sido Jaime Ríos Chacón forjador del periódico JORNADA, que deja un enorme vacío en el pensamiento y la defensa de la libertad de expresión.

Abogado, periodista y empresario se ha distinguido por su capacidad creadora y vocación de trabajo durante toda su vida. El periodista y escritor Gabriel García Márquez, alguna vez escribió los siguientes pensamientos: «he aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada…» Este pensamiento sintetiza las más grandes satisfacciones que puede alcanzar el ser humano, cuando con gran esfuerzo, logra un objetivo venciendo muchas dificultades. Desde ese momento, el lazo que une la meta lograda con su forjador es indisoluble. Este sentimiento unió a Jaime Ríos Chacón con JORNADA, porque la creación de un periódico se convierte en algo muy íntimo, siendo público. Algo profundamente amado, siendo tan riesgoso. Se torna en algo difícil, pero atractivo. Se vuelve un deber ineluctable pese a que implica un sinfín de peligros. Jaime Ríos Chacón dedicó su vida a JORNADA, a su familia, a defender la ley, el derecho y la verdad.

Desde la fundación trabajó en este periódico creado el 4 de noviembre de 1964, cuando un grupo de ilustres periodistas, escritores, empresarios y aprendices de periodismo hicieron posible que se emitiera su primer número, como diario vespertino, después de innumerables horas de trabajo, análisis, discusiones y acuerdos para dar forma y contenido a un proyecto periodístico que debería tener tres características fundamentales: constituir el periódico que jornada a jornada marche al lado del pueblo en la defensa de los recursos naturales, en la defensa de la democracia y los derechos, libertades ciudadanas, y fundamentalmente en la preservación de la libertad de expresión con el cultivo de la verdad, como cimiento para construir una democracia sólida y duradera.

Y fue difícil nacer porque se coincidió con un momento histórico de la cadena de golpes militares que sufriera el país, aunque la causa y el efecto se encontraban en los actos irresponsables de los políticos, quienes violentaron la voluntad del pueblo burlando las elecciones, omitiendo las normas jurídicas y desatando el desenfreno de las armas que un día de noviembre llevaron al poder a los militares que se quedaron por varias décadas.

Pero, si fue difícil el nacimiento de JORNADA, no lo fue menos el batallar durante casi 57 años para mantener este emprendimiento con la misma doctrina de defender el derecho, la ley y el patrimonio del pueblo. La gente recuerda las campañas de JORNADA en defensa del petróleo difundiendo el pensamiento de Sergio Almaraz, hasta dar la primicia de la nacionalización de la Gulf. En estos casi 57 años de labor se tuvo que enfrentar toda clase de agresiones y excesos de quienes pretendieron someter, sin lograrlo, el pensamiento de JORNADA, pensamiento que se ha mantenido pese a los intentos de los militares y políticos que 1971, atenidos a la dictadura, cerraron el periódico, mandaron al exilio a sus directivos y periodistas, para dar paso a una «jornada» apócrifa que después cambió de nombre. En todos los golpes militares JORNADA sufrió las consecuencias de su vocación por decir la verdad. Este diario bajo la Dirección de Jaime Ríos Chacón supo imponerse a la adversidad y no capituló, sosteniendo los mismos principios de su origen, y enfrentó con firmeza a la fuerza y las maniobras de quienes pretendían truncar sus claros objetivos. Pudo supervivir a una serie de embates del oficialismo de turno, de grupos políticos y de intereses mezquinos que buscaron por todos los medios su desaparición. A estos se sumaron los efectos de la crisis generada por el desgobierno que tanto daño ha hecho al país en su conjunto y particularmente a los medios de comunicación independientes, muchos de los cuales han quedado en el camino al no poder soportar la crisis económica y la discriminación publicitaria que tradicionalmente ha alimentado a los grupos permeables y castigado a los medios de comunicación contestatarios como JORNADA.

Hoy, la secuela económica que deja la pandemia del coronavirus ha causados más perjuicios a todos los periódicos libres e independientes. JORNADA logra nuevamente sobrevivir apelando a las nuevas tecnologías de la comunicación, con sus ediciones virtuales que complementan sus entregas impresas. Pese a todas las dificultades, gracias a la fuerza y perseverancia de su gestor y la fidelidad de su público lector, este periódico ha logrado mantenerse al servicio del pueblo y de los más altos intereses nacionales. Hoy una nueva generación de la familia Ríos dirige JORNADA. La sabiduría y previsión de Jaime Ríos Chacón, preparó a sus hijos para que sigan adelante con su obra. Sobre ellos recae ahora una gran responsabilidad, honrando la memoria de un gran profesional y de los centenares de periodistas que han pasado por este periódico dejando en sus columnas su testimonio de decencia, honestidad, culto a la verdad y consecuencia con los principios de libertad de prensa, libertad de expresión, defensa de los derechos y deberes constitucionales y, fundamentalmente, defensa de los recursos naturales y del patrimonio nacional. La memoria de Jaime Ríos Chacón perdurará en el tiempo porque ha logrado cimentar una línea de conducta y preservación de valores. Paz, para un hombre que marcó su paso por la vida con letras mayúsculas.