6 C
La Paz
jueves, diciembre 2, 2021
InicioOpiniónEditorialEn riesgo la paz y tranquilidad

En riesgo la paz y tranquilidad

Las tensiones políticas, ambientales, regionales, y propiedad de la tierra, junto a la defensa de la democracia y los derechos y libertades, están tensionando al país acentuando una polarización que puede provocar un quiebre de la paz, con derivaciones de imprevisibles consecuencias. Los conflictos sociales no encuentran soluciones; la vertical forma de gobernar impide el diálogo y la concertación y las imposiciones generan reacciones de diversa naturaleza que hasta ahora se han enmarcado en las vías de reclamo que todavía están abiertas, pero al prolongarse los conflictos sin soluciones, la tirantez en el ambiente está llegando a grados de mucho riesgo que nada bueno presagian.

Los permanentes ataques del gobierno a la oposición, a las instituciones fundamentales como las Fuerzas Armadas, la Policía y hasta a la Iglesia Católica; las persecuciones políticas y las medidas de gobierno atentatorias a los derechos y garantías, son otro factor que carga las animosidades y contribuye a que la tirantez alcance presiones que pueden encontrar salidas que rompan la paz, la tranquilidad y estabilidad que el país necesita para recuperarse de los duros golpes de la crisis económica, de la pandemia que precipitó aún más la caída productiva, comercial y financiera, y que agrava la confrontación política que ya amenaza con salirse de su curso democrático.

Son muchos los factores que intervienen en esta escalada conflictiva que está viviendo el país, pero fundamentalmente es la actitud opresiva del gobierno que pretende controlar el poder absoluto desconociendo las reglas de la democracia, utilizando la justicia, como arma de represión política. Asimismo, algunas actitudes de las autoridades activan el furor de la oposición y excita la reacción de la gente cuando se empeña en inventar un golpe de Estado, negar los vicios de las elecciones de 2019, o acusar a organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea -y hasta la Iglesia Católica- de participar en una conspiración golpista, cuando las evidencias muestran claramente la verdad que está muy lejos de lo que sostiene el gobierno hasta en foros de tanta importancia como la Asamblea de la ONU, donde se cambió la realidad ambiental que sufre Bolivia con la depredación y los incendios provocados en los bosques del oriente. Precisamente el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, alertó sobre las tensiones que afectan la paz en el mundo, que coinciden con lo que ocurre en nuestro medio. En un debate de alto nivel del máximo órgano de seguridad de la ONU, Guterres afirmó que el cambio climático y la mala gestión del medio ambiente son agentes multiplicadores del riesgo, y que pueden dispararse las tensiones dificultando los esfuerzos de prevención de conflictos y el mantenimiento de la paz.

Asimismo, advirtió a los miembros del Consejo de Seguridad que ninguna región del mundo es inmune a los peores impactos climáticos y que «la ventana de oportunidad» para prevenir este grave problema para la humanidad «se está cerrando rápidamente». «Los incendios forestales, las inundaciones, las sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos están afectando a todos los continentes. Los efectos del cambio climático son especialmente profundos cuando se solapan con la fragilidad y los conflictos pasados o actuales. Está claro que el cambio climático y la mala gestión del medio ambiente son multiplicadores del riesgo», alertó durante un debate abierto sobre el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. En consecuencia, y cuando se cuenta con capacidades de respuesta limitadas y una disminución de recursos naturales, avisó que pueden dispararse los agravios y las tensiones dificultando los esfuerzos de prevención de conflictos y el mantenimiento de la paz.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -