11 C
La Paz
lunes, enero 30, 2023
InicioBoliviaSociedadEntre sahumerios y rezos, familias llevan al Niño Jesús a las iglesias

Entre sahumerios y rezos, familias llevan al Niño Jesús a las iglesias

Los sahumerios y las campanas de los rituales andinos se mezclan con los rezos y la fe católica en el día de los Reyes Magos en Bolivia, donde centenares de personas acuden a las iglesias para hacer bendecir a las imágenes del Niño Jesús y despedir la Navidad.

Afuera de la iglesia de San Francisco en La Paz se apostaron las vendedoras de ropa, coronas y diminutos zapatos que las personas compran para vestir la imagen del Niño Jesús antes o después de la misa, ya que muchos acostumbran a cambiarlo de indumentaria en esta fecha.

En tanto la iglesia se va llenando de personas que cargan canastas de telas blancas, cajas decoradas, pequeñas camitas y casas hechas de madera, donde está la efigie del Niño Jesús e incluso algunos llevan todo el pesebre para que sea bendecido.

Algunos escuchan la misa con varias de estas imágenes que pasan de generación en generación o cada integrante de la familia tiene su propio «niñito».

Por ejemplo Mayra, quien fue a escuchar la misa con cuatro Niños Jesús, contó a EFE que hace una década le regalaron una de las imágenes y que en anteriores ocasiones cuando fue a escuchar misa a San Francisco le obsequiaron en el mismo templo otras que las «adoptó» y que ahora forman parte de su pesebre en la Navidad.

«Siempre los traigo a misa de Reyes para poderlos recordar, darles una sahumada y comprarles una ropita más hasta el siguiente año», comentó Mayra, quien prefirió no dar su apellido.

De la misma manera, Lucía expresó a EFE que fue para hacer bendecir a sus dos pequeños niños que llevan trajes de aguayo, un tejido andino de colores, y pedirles que siempre cuiden a su familia.

«Los que tengan niñitos que siempre los lleven a la misa, cuidan la casa y eso es lo que yo pediría, que no los abandonen», recomendó.

Asimismo Lidia indicó a EFE que llegó hasta la iglesia con el niñito de su hija y sus nietas, que antes le pertenecía a ella, para escuchar con mucha fe la misa y pedir que todo este 2023 le vaya bien a su familia y que les dé mucha salud.

Lidia contó que su imagen del Niño Jesús es «travieso» porque en una ocasión le puso una vela y más tarde todos los pastos sintéticos del pesebre se quemaron y que en alguna oportunidad se desportillaron los dedos o los pies de la efigie y se cree que es porque «juega».

Los yatiris

Al finalizar la misa, los feligreses van hasta las puertas de la iglesia para que sus imágenes reciban la bendición y al salir están los yatiris o sabios indígenas aimaras que esperan con campanas, incienso y copal para sahumar a las efigies.

Los yatiris pasan las imágenes por el humo del sahumerio y piden prosperidad para las familias o la persona que es dueña de la efigie.

«Nosotros no somos católicos ni cristianos, nosotros agradecemos de esta forma a nuestros ancestros milenarios como el padre sol y la madre luna», explicó a EFE el yatiri Wilfredo Murga.

Agregó que este año también pidieron a través de los sahumerios a las imágenes por el medioambiente, ya que hay muchos cambios drásticos en el clima que destrozan los cultivos.

En otras iglesias del país se realizaron misas para las imágenes y repartieron comida o ropa a las personas de bajos recursos.

Cada 6 de enero se recuerda la visita de los tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltazar al Niño Jesús en Belén y con esta celebración se cierra el ciclo de las fiestas navideñas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -