6 C
La Paz
martes, diciembre 7, 2021
InicioOpiniónEditorialFaltan vacunas y coordinación

Faltan vacunas y coordinación

La pandemia en Bolivia y el mundo depende de las vacunas, que hasta ahora han sido suministradas con éxito en algunos países y precariamente en otros como nuestro país. Mientras en EE.UU. y Europa se ha logrado vacunar ya a gran parte de la población, en Latinoamérica se confrontan dificultades por escases en algunos casos y en otros por una deficiente administración de las dosis, debido a diversos factores entre ellos eficiencia, desinformación y desconfianza creada por versiones absurdas sobre las consecuencias de la aplicación de las vacunas.

En Bolivia la situación es más complicada porque la población comete muchas imprudencias, y hasta las autoridades regionales tienen dificultades para hacer cumplir las restricciones debido a una incomunicación con el gobierno central que mantiene una peligrosa política de tolerancia hacia las transgresiones sanitarias, a la vez que hay desconfianza y falta de conocimientos sobre el significado de una vacunación. Hasta esta semana, Bolivia superó los 431.000 casos de covid-19. Los decesos llegaron a 82, con los que la cifra acumulada alcanzó los 16.496 de fallecidos. La mayoría de los contagios se registran en el eje central donde se encuentra la mayor cantidad de población.

Para la Organización Mundial de la Salud, «el problema no es que los países en desarrollo tengan un sistema de distribución deficiente o que su población tenga reticencia a vacunarse, el problema es que en esos países no hay vacunas», dijo el director general de la OMS Tedros Adhanom Gebreyesus, durante la conferencia de prensa semanal. Para el director de este organismo las naciones de renta baja tienen mucha experiencia desplegando campañas de vacunación masiva desde hace lustros. Advirtió que es muy preocupante que se repita lo ocurrido en el pasado con el tratamiento del VIH, cuando para no compartir los medicamentos se argumentaba que en los países de ingresos bajos las personas no podían utilizarlos porque eran complicados.

Pero la realidad dista mucho de las apreciaciones a distancia que efectúa la OMS, ya que los países en vías de desarrollo tienen ambos problemas. No hay vacunas por una parte y por otra hay problemas en la coordinación para su aplicación. En Bolivia los problemas son aún mayores por un distanciamiento político e ideológico entre el gobierno central y las regiones, así como el hostigamiento al sector de salud, el impago por servicios, la falta de medios de protección para el personal médico, la falta de personal y recursos para hacer frente a esta emergencia, además de que el gobierno privilegia la represión política a las necesidades de la población.

Por ejemplo, se ha incorporado a personas de hasta 30 años para ser vacunadas y se ha avanzado con la primera dosis, pero hasta ahora son pocos los que recibieron la segunda dosis y ni siquiera se ha completado la inmunización a las personas mayores. En estos momentos, el gobierno gestiona la entrega de las vacunas rusas. Informes de prensa dan cuenta que en diciembre del año pasado, el Gobierno de Bolivia suscribió un contrato con el Fondo de Inversión Rusa para la provisión de 5,2 millones de vacunas, pero lo que llegó es muy poco. Publicaciones locales dan cuenta que un primer lote de 20.000 unidades llegó al país el 28 de febrero para inmunizar a los médicos de terapia intensiva y emergencias. En abril, llegaron 25.000 dosis de la vacuna Sputnik-V. y luego otro lote de 200 mil unidades para inmunizar a los mayores de 60 años. Pero ya llegó el momento de administrar la segunda dosis y no hay con qué.

Se está gestionando otro lote para julio, en momentos en que representantes de la Federación Rusa explicaron que en este momento la prioridad de la provisión es para los requerimientos internos Esa es prioridad en la que los fabricantes se están concentrando, según publicaciones del exterior. De todas maneras, se anunció que los compromisos de Rusia para la provisión de las vacunas serán respetados. El gobierno nacional también anunció la adquisición de más vacunas chinas para atender los requerimientos. Esta realidad confirma que hay escasez de vacunas, que se privilegia la entrega a los países que primero solicitaron la dotación, que hubo descuido en hacer pedidos oportunamente, y que también hay problemas en la logística para manejar los suministros, ya que muchos países como el nuestro tienen dificultades para mantener la cadena de frio.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -