Familias en situación de calle reciben alimentos en la emergencia sanitaria

Desde el 13 de abril de 2020, con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), cerca de 30 familias, integradas por unas 150 personas en situación de calle del sector de La Coronilla-San Sebastián de la ciudad de Cochabamba, reciben alimentos e insumos de higiene para prevenir el contagio del COVID-19.

La ayuda está siendo distribuida por la ONG Estrellas de la Calle con el propósito de mitigar los efectos de la cuarentena, que trae consigo una serie de circunstancias negativas que provocan mayor vulnerabilidad a las personas en situación de calle, cómo la falta de acceso a alimentos.

El personal de la ONG Estrellas de la Calle realiza el ingreso al sector tres veces por semana para llegar a la mayor cantidad de personas que, en muchos casos, también consumen drogas y su estado de salud, física y emocional, se encuentra afectado por el periodo de abstinencia involuntario, la falta de alimentos y las pocas opciones de una adecuada calidad de vida que la propia permanencia en la calle ocasiona.

Por familia, la dotación de alimentos consiste en 5 litros de aceite, bolsas de 3 kilos de alimentos secos cómo arroz, azúcar y fideos, 5 latas de sardina, 30 huevos y 20 panes y cantidades más reducidas por persona en situación de calle. En cuanto a insumos de limpieza, se entregaron barras de jabón.

Los beneficiados también reciben apoyo psicosocial e información sobre la forma de contagio, los mecanismos de protección que deben emplear y los derechos de acceso a la salud que tienen en caso de tener los síntomas del COVID-19 u otras necesidades sanitarias.

El apoyo brindado a niños, niñas y adolescentes y a las familias que se encuentran en situación de calle, viviendo en el sector de La Coronilla-San Sebastián de Cochabamba, alivia algunas de sus necesidades básicas como la alimentación y otras al saber que existen instituciones y personas que son sensibles con sus requerimientos, a pesar de las actuales circunstancias desfavorables.

María M., madre de 5 hijos, es la única responsable de los menores ya que el padre falleció hace tres meses por intoxicación alcohólica. Recibió con mucho agradecimiento los alimentos, ya que debido a la cuarentena no pudo trabajar como lavandera. Así como para otras familias, la ayuda entregada a María ha sido la única forma de proveer alimento a sus hijos.