6 C
La Paz
martes, octubre 26, 2021
InicioOpiniónEditorialFecha tentativa para elecciones

Fecha tentativa para elecciones

El Tribunal Supremo Electoral, decidió plantear nueva fecha para las elecciones generales, y envió un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa, argumentando las bases sobre las cuales se podrían efectuar los comicios tomando las previsiones necesarias de protección para evitar más contagios por el coronavirus. Se ha planteado que el calendario electoral se reinicie en julio y el pueblo acuda a las urnas el domingo 6 de septiembre, para lo cual, según el TSE, se adoptarán los recaudos para garantizar «un proceso técnicamente sólido, políticamente imparcial y con las medidas de bioseguridad necesarias», que impidan contagios por el coronavirus.

Ante las conversaciones de algunos representantes de partidos políticos con el TSE, el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Gutiérrez, hizo «un llamado a los partidos políticos y las autoridades para que cooperen plenamente con el TSE en la celebración de elecciones pacíficas, transparentes e inclusivas». La ONU emitió un comunicado fechado ayer en Nueva York, en el que anuncia que continuará apoyando el proceso electoral en Bolivia. «A solicitud del Tribunal y con el apoyo de la Unión Europea, Suecia, Canadá y el Reino Unido, las Naciones Unidas seguirán brindando asistencia técnica al Órgano Electoral Plurinacional, incluso sobre las medidas de mitigación que permitan que las elecciones se lleven a cabo en las mejores condiciones sanitarias posibles».

El presidente del TSE explicó que tuvo reuniones con los representantes de todas las agrupaciones políticas que participan en el proceso electoral. (El partido de Jeanine Añez, mediante su portavoz, señaló que no fueron invitados, por su parte los que apoyan a Camacho, indicaron que no son afectos a charlas entre cuatro paredes). Asimismo, los representantes de varios frentes se pronunciaron favorablemente con la fijación de una nueva fecha. Esa es una señal que ofrece alguna esperanza de que el proceso avance, pero tomando en cuenta siempre la idiosincrasia de los políticos bolivianos, que confirmaron, una y mil veces, que lo que se dice hoy, puede cambiar mañana. Bajo esa base, confiemos en que la prorrogada Asamblea Legislativa, se vaya. Por su parte, los políticos están ya preparados para lo que venga, sin importar la pandemia ni la crisis económica, utilizarán todas sus armas, desde las legales hasta las más innobles, para dañar al rival, antes que para convencer al elector.

Felizmente, hoy los avances tecnológicos, especialmente de las telecomunicaciones y su vanguardia que son las redes sociales, han abierto un horizonte más amplio para el ciudadano, salvando algunos bolsones de oscurantismo político, que evitan que el ciudadano decida en libertad, igualdad de oportunidades y sin coacción alguna. Desgraciadamente todavía en el país hay regiones en las que prevalece la violencia, el narcotráfico, el terrorismo y la amenaza contra los que piensan diferente.

La democracia solamente es posible en un ambiente de libertad, orden, y credibilidad de las instituciones del Estado y las organizaciones políticas. La ciudadanía quiere participar y formar parte de las decisiones, demanda inclusión, igualdad, acceso a información. Lamentablemente en nuestro medio se aprueban normas sobre estos temas, pero hacerlos cumplir y respetar es tarea muy complicada.

Uno de los factores que está contribuyendo a que los ciudadanos conozcan más y hagan públicas sus inquietudes es la revolución tecnológica que está dando un nuevo impulso y una manera diferente a la relación entre los que tienen el poder y aquellos que desde bajo, hoy pueden expresar sus sentimientos, su voluntad, sus reproches, sus denuncias, y hasta pueden romper los silencios que se protegen desde las esferas de poder. La democracia es demasiado valiosa para confiarla a partidos o personas que no demuestren idoneidad. Desgraciadamente, unir esta idea y convertirla en acción hasta ahora no ha sido posible, ni siquiera se ha logrado unir fuerzas para preservar el proceso democrático y evitar el riesgo de que el país vuelva a caer en manos de aquellos que tanto daño han hecho.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -