6 C
La Paz
domingo, septiembre 19, 2021
InicioBoliviaFFAA y la Policía en primera línea contra el COVID-19 sufren bajas

FFAA y la Policía en primera línea contra el COVID-19 sufren bajas

Las Fuerzas Armadas y la Policía nacional junto a médicos, trabajadores de salud pública, se encuentran en la primera línea de lucha contra el coronavirus, lamentablemente, en sus filas hay unos 500 infectados y varios fallecidos.

La pandemia ha hecho que oficiales, suboficiales y efectivos de ambas instituciones estén en permanente alerta y movilizados para asistir a la gente.

Comandantes ponderan eficaz acción de efectivos

Expresaron que en la lucha contra la COVID -19, pese a las víctimas, que en cumplimiento de su deber ofrendaron su vida, continuara sin desmayo en pro de la salud pública de todos los bolivianos.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), Gral. Sergio Carlos Orellana, antes de sufrir la infección, manifestó que 240 militares dieron positivo por coronavirus y a nivel nacional hay unos 500 infectados.

El Comandante General de la Policía Gral. Rodolfo Montero, expresó que en el país hay más de 250 policías infectados por coronavirus y 10 muertos hasta mediados de junio. Montero añadió que 117 uniformados superaron la COVID-19 y varios de ellos «donaron plasma hiperinmune para coadyuvar en la recuperación de pacientes».

Denunciaron que grupos políticos radicales con consignas de caos y anarquía atacan a médicos, enfermeras, militares y policías que protegen a la población para que no se contagien con la pandemia. La naturaleza del trabajo de militares y policías los posiciona al frente en situaciones de crisis y emergencias.

Un estudio del BID, en trece cuerpos policiales de América Latina, estableció el impacto y la respuesta frente a la crisis desencadenada por la pandemia. En efecto, la policía, junto otras unidades, están en la primera línea de respuesta, atendiendo emergencias y nuevas funciones derivadas de la crisis sanitaria mientras continúan con las responsabilidades de mantenimiento de la seguridad pública, coadyubados por los militares.

Los policías latinoamericanos afrontan la crisis del COVID-19 con un desafío mayor que en otras regiones. El trabajo del BID explica que, en el caso de Bolivia, la situación es diferente, porque las autoridades no tomaron en cuenta los precarios medios de bioseguridad. Los policías suman bajas a diario en el contacto de auxilio a la población, inicio su labor de apoyo sin contar con los equipos de bioseguridad necesarios.

El informe del BID señala que en la mayoría de los países aumentó la presencia policial en comercios (para prevenir robos), hospitales (para asistir en la emergencia sanitaria) y espacios públicos (para controlar la cuarentena y preservar el distanciamiento social).

Si algo se ha demostrado empíricamente –dice el estudio- es que la operatividad policial y la confianza ciudadana son dos variables interdependientes. Si las fuerzas de seguridad funcionan, los ciudadanos confían en ellas y se activa un círculo virtuoso de colaboración y trabajo comunitario. Sugiere favorecer nuevas maneras de interacción entre policías y ciudadanos, involucrando a la comunidad en la definición de las prioridades, los problemas y las soluciones locales y comunitarias.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -