7 C
La Paz
viernes, septiembre 23, 2022
InicioOpiniónEditorialGraves secuelas de los incendios forestales

Graves secuelas de los incendios forestales

Un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), alerta sobre los riesgos de los incendios forestales y la contaminación que generan, que sumados la interacción con el cambio climático, supondrán un castigo adicional para cientos de millones de personas. El impacto del humo en la salud humana es cada vez mayor debido a los contaminantes en el aire. Los expertos prevén un aumento aún mayor en la frecuencia, intensidad y duración de las olas de calor. Lamentablemente el daño que se está ocasionando a la naturaleza y a la salud de la población no es comprendido en su real dimensión. Lo que ocurre en Bolivia, especialmente en el oriente, donde en Santa Cruz y Beni se producen graves incendios forestales, es una muestra de la paradoja en la que algunos, irresponsablemente provocan el fuego sin inmutarse, y otros exponen su vida para apagar los siniestros.

El último informe de la OMM sobre la calidad del aire y el clima edición 2022 se centra precisamente en el impacto del humo que los incendios forestales generaron el pasado año, cuando las condiciones cálidas y secas exacerbaron la propagación de incendios, produciendo subidas generalizadas en los niveles de partículas pequeñas nocivas para la salud. El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, señaló que mientras el planeta se caliente, aumentarán los incendios forestales y la contaminación del aire, incluso en un escenario de bajas emisiones. «Además de los impactos en la salud humana, esto afectará a los ecosistemas a medida que los contaminantes del aire se asienten de la atmósfera a la superficie de la Tierra», dijo Taalas.

El funcionario internacional explicó que lo que se ha observado hasta ahora es un anticipo del futuro porque se prevé un aumento aún mayor en la frecuencia, intensidad y duración de las olas de calor, lo que podría conducir a una peor calidad del aire, un fenómeno conocido como «penalización climática», dijo. La OMM definió la penalización climática como el efecto de amplificación del cambio climático en la producción de ozono troposférico, que impacta negativamente en el aire que respiran las personas. El cambio climático podría exacerbar los episodios de contaminación por ozono superficial, lo que tendría efectos perjudiciales para la salud de cientos de millones de personas.

Mientras tanto en nuestro país las ciudades se llenan del humo que ocasionan los agricultores que utilizan el fuego para habilitar tierras de cultivo, generando incendios muchas veces de grandes proporciones. Solo en Santa Cruz esta semana se han registrado varios siniestros. La Gobernación informó de 13 incendios forestales activos en el departamento, que afectan a 11 municipios. Actualmente 43 brigadas con 253 bomberos se encuentran realizando labores para sofocar el fuego, con la ayuda de maquinaria. Según Yovenka Rosado, directora de Recursos Naturales, 43% de ese departamento está en riesgo extremo de ocurrencia de incendios. La alerta roja por incendios forestales ha sido declarada hace varias semanas.

Los más graves incendios se produjeron en el parque Otuquis y reserva nacional Noel Kempff Mercado, donde bomberos, militares, Defensa Civil y varias entidades de apoyo trabajan intensamente. Se logró controlar un 70% del incendio y evitar que las llamas se extiendan. El otro incendio de magnitud es en Otuquis, en la provincia Germán Busch. El fuego, que se inició el pasado 31 de agosto, está siendo combatido por bomberos de Direna, COED, Quebracho, Saviors y guarda parques del Sernap, que juntos trabajan de día y de noche para controlar el fuego. De acuerdo con la Gobernación se trata de un incendio de sexta generación, con llamas muy altas. Funcionarios de la unidad de Conservación de la Biodiversidad llegaron a la zona para coordinar acciones con autoridades municipales y nacionales que permitan instalar refugios temporales de rescate y atención de fauna silvestre afectada por los incendios. Hay otros incendios en otras provincias cruceñas y también en el Departamento de Beni.

Medios de comunicación del oriente informaron que los incendios, avivados por los fuertes vientos, siguen arrasando con la vegetación y han empezado a pasar factura a la salud de los pobladores de comunidades afectadas que están presentando cuadros respiratorios y conjuntivitis. En la capital cruceña la calidad del aire subió al rango de muy malo por la densa humareda que cubre el ambiente. En San Matías, uno de los municipios afectados, brigadas médicas del hospital se desplazaron hasta las comunidades de San Fernando y Pozones, en el pantanal boliviano, para brindar asistencia a los pobladores que presentan afecciones respiratorias y conjuntivitis irritativa. Los niños y adultos mayores son los que más sienten los efectos de la humareda que se desprende de los distintos frentes de incendio. Es necesario desarrollar campañas más efectivas dirigidas a promover la conciencia ambiental y la comprensión de los riesgos de la actual situación, que pueden ser catastróficos. Asimismo, de una vez se tiene que hacer cumplir las normas de protección de la madre tierra y preservación del medio ambiente, endureciendo las sanciones para los depredadores y para aquellos que atentan contra la salud pública contaminando el aire, el agua y el hábitat.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -