6 C
La Paz
jueves, abril 15, 2021
InicioBolivia¿Guerrilla suicida en el Chapare?

¿Guerrilla suicida en el Chapare?

El gobierno sospecha que grupos subversivos organizan atentados para intentar perjudicar las elecciones del 18 de octubre 2020.

En el gobierno existe preocupación por un eventual recrudecimiento de acciones violentas de grupos radicales, que estarían preparando maniobras desestabilizadoras. Una serie de indicios han movido a los organismos de inteligencia -se supo- a investigar hechos aislados, que tienen connotaciones de riesgo.

En diferentes oportunidades, el gobierno ha denunciado «afanes conspirativos» de gente extremista de tendencia proclive al MAS pero ahora la situación ha tomado un giro preocupante. Inicialmente, dieron a conocer algunos descubrimientos, que luego de ser analizados estarían concatenados.

El Viceministro de Régimen Interior Dr. Issa, primero anunció el descubrimiento de armamento, municiones, explosivos y más de un millón de bolivianos en dos operativos de la Policía en La Paz y Oruro.

Dijo que esa situación hace pensar al Gobierno «que grupos irregulares preparan acciones subversivas y de desestabilización en el país de cara a las Elecciones Generales del 18 de octubre».

Luego, informó que se investiga la procedencia y el uso de las armas de fuego que grupos de personas de raíces extremistas exhibieron en varios puntos de bloqueo de carreteras durante acciones en contra de la nueva fecha de elecciones que dispuso el TSE.

«El Gobierno está invirtiendo muchos recursos e inteligencia para determinar quiénes están utilizando esas armas, quiénes están vendiéndolas, hasta ubicarlos, detenerlos y procesarlos», afirmó Javier Issa, en el programa «Primero La Verdad», de la televisora estatal. Expresó «que se sospecha que las armas fueron adquiridas con financiamiento de los cárteles del narcotráfico de México o Colombia para desestabilizar al Gobierno».

En otra declaración el viceministro de Régimen Interior manifestó «Yo creo habrá problemas en octubre, especialmente después de las elecciones. Para eso, el Gobierno ya tiene preparado un plan si se activan esos hechos y la población puede estar segura que el Gobierno está trabajando en esto».

Señales que habría acciones desesperadas de cocaleros

Se argumenta que «hay evidencia que existe grupos irregulares armados en el país, algunos organizados por cocaleros, pero también es posible que existan resabios de un intento frustrado del MAS por crear una milicia similar a la que el chavismo creó en Venezuela, por las expresiones del ahora jefe de campaña electoral» de su partido que esta fracturado, unos quieren seguir disfrutando de las canonjías del Estado y otros que desean volver a empoderarse del goce del poder.

La recurrente aparición de grupos armados, hechos de violencia e intimidación a la población, se indicó que «tienen como ejes al Chapare, a Evo Morales, y el grupo que gobernó con él durante casi 14 años, en los que se practicó el terrorismo de estado». Señalan que hay testimonios de este extremo, como el ataque al hotel las Américas de Santa Cruz, donde se ejecutó a supuestos separatistas; atentado contra el domicilio del cardenal Julio Terrazas; atentado a canal de televisión de Yacuiba, cuyo autor fue detenido por la policía el 21 de junio de 2008, pocos minutos después de la voladura de los locales de la televisora Canal 4-Unitel en Yacuiba, Tarija. El autor fue interceptado minutos después de la explosión cuando huía y perdió el control de su vehículo, en el que se encontró dinamita y armas de fuego. Los policías encontraron en su poder una credencial de pertenecer a seguridad del Palacio de Gobierno y de la residencia del expresidente. Sindicado por «terrorismo», «asociación criminal» y «fabricación y uso de substancias explosivas», fue liberado de culpa.

Otro antecedente es la liberación de Álvaro García Linera, quien estuvo preso por decisión de un juez de partido en lo penal, hace varios años, por terrorismo y robo agravado. En Argentina, Raúl García Linera, hermano de Álvaro, entrevistado por un medio radial, admitió que el gobierno del MAS intentó dar «formación militar a integrantes de movimientos sociales pero con mucha irresponsabilidad, quienes participaron se sacaron fotos y cayeron denuncias de paramilitarismo, de antidemocráticos y hubo que dar marcha atrás».

Se indicó que todos estos antecedentes están siendo analizados por servicios de inteligencia del Estado, de las Fuerzas Armadas y de la Policía, por la necesidad de establecer responsabilidades y que la justicia proceda de acuerdo a Ley.

El viceministro de Régimen Interior Issa, expresó que «la exhibición de armas durante los bloqueos de caminos, creo que me dan la razón». ¿Por qué un grupo de comunarios tendría que tener armas de última generación si no es para usarlas? Eso nos da a pensar que se estaría gestando una narcoguerrilla al interior del Chapare».

El Chaparé no sería apta para guerrilla

Estrategas en inteligencia militar, desde una óptica de insurgencia o presencia de irregulares en zonas calificadas como de riesgo, pero no aptas para guerrilla, dieron a conocer que el Chapare alberga a productores campesinos que se dedican al desarrollo alternativo, a producir alimentos alternativos a la siembra de la coca y exmineros cocaleros que se dedican a la siembra de cocales.

Es una zona que tiene ingreso de la ciudad de Cochabamba a Villa Tunari y salida por Entre Ríos hacia Yapacaní, a la ciudad de Santa Cruz.

Es un embudo, por lo que suponen que en noviembre de 2019 cuando Morales abandonó el Palacio y partió rumbo al Chapare, creía, juntamente con Álvaro García Linera, Gabriela Montaño Viaña, que algunos exintegrantes de Sendero Luminoso, y mercenarios procedentes de Cuba, Venezuela e Irán, iban a «convertir a Bolivia en otro o varios Vietnam», cual afirmó el excapitán de Ejercito, adiestrado en la Escuela de las Américas, dado de baja, Ramón de la Quintana, exministro de la presidencia.

En dicha oportunidad, los cabecillas extremistas, se dieron cuenta o por lo menos reflexionaron, que el Chapare no era ni es una zona para guerrillas, por lo que abandonaron a Evo Morales y a sus acompañantes y prefirieron ingresar en el anonimato, por lo que Morales, García Linera tuvieron que renunciar y pedir asilo, primero en la Argentina, y cuando ya estaban en vuelo para cruzar límites de espacio territoriales, el gobierno argentino había notificado que no aterricen y que tomaran otro rumbo, por lo que retornaron al Chapare y esperaron que un avión de la Fuerza Aérea de México los recogiera en condición de «asilados».

Los exsenderistas están enterados de la estrategia que las FF.AA. de Bolivia utilizó para derrotar la guerrilla que lideraba Ernesto Che Guevara y que fue detenido en la Higuera, saben que los campesinos ya tenían tierras merced a la reforma agraria de 1952 y por tanto no le creían al Che que debían alzarse en armas para apoderarse de tierras, les vendieron al contado, alimentos que requerían los guerrilleros comandados por Combo y Tania.

Morales y García Linera, ahora entienden que el Chapare puede ser arrasado por las FF.AA., en caso de insurrección armada.

Cabe recordar, indicaron fuentes allegadas al gobierno de Perú que durante el gobierno del Ing. Alberto Fugimori, en Perú, se desarticuló al senderismo y con la detención de su principal cabecilla Manuel Rubén Abimael Guzmán Reynoso, se procedió a diezmar a sus seguidores.

Sendero Luminoso consideraba a Bolivia, lugar de retaguardia, trasladaban a sus heridos y eran atendidos cerca a Sorata. Con el pasar del tiempo los que arribaron a La Paz, muchos se asentaron en la ciudad de El Alto y se dedicaron a actividades de comercio y poco a poco, esa organización fue desapareciendo del ámbito peruano.

Varios se dirigieron al Chapare para cultivar coca y tomaron contacto -se presume- con mexicanos y colombianos. Como excombatientes de la insurrección peruana, se convencieron que era preferible vivir en tierra extraña, que los acogió para que vivan en concordia, que seguir en una batalla perdida.

Por ello, Morales y García Linera, no están seguros para quién podría surgir una acción irregular armada en nuestro territorio.

Vistos los alcances de la historia, analistas políticos cuestionan ¿quiénes podrían arriesgarse a perder la vida si comienzan narcoguerrillas que el pueblo boliviano detesta? Los casos de las FARC, en Colombia, o del comandante Marcos, en Chiapas-México, son diferentes a la geografía boliviana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -