13 C
La Paz
miércoles, febrero 8, 2023
InicioOpiniónEditorial¿Hay posibilidad de paz entre Rusia y Ucrania?

¿Hay posibilidad de paz entre Rusia y Ucrania?

Ucrania no cree en la intención negociadora de Moscú, y reta a Rusia a ir a los tribunales, si realmente tiene voluntad de buscar la paz. La afirmación ucraniana es la respuesta al presidente ruso Vladímir Putin, quien se mostró dispuesto a negociar la paz en Ucrania «con todas las partes involucradas en la guerra». A su vez, el Papa Francisco hizo un llamado para que se iluminen las mentes de quienes tienen el poder de acallar las armas y se ponga fin inmediatamente a la insensata guerra en Ucrania, en el mensaje de Navidad. A diez meses de iniciada la invasión rusa, la esperanza de un cese de hostilidades parece poco probable.

Los bombardeos rusos continúan y la respuesta de Ucrania enviando drones hace difícil lograr un ambiente para las negociaciones. Asimismo, el tono de las declaraciones de los voceros de ambas partes no es nada conciliador, pese a hablar de paz. Naciones Unidas también ha invocado la necesidad de buscar la paz, alertando de los terribles perjuicios que sufre el mundo, ya que los efectos de la guerra se sienten en todo el planeta. Bolivia, no es la excepción y tanto el gobierno como los empresarios han atribuido a la situación internacional el deterioro de la economía nacional, y que el país se ha visto obligado a disponer de las Reservas Internacionales Netas (RIN), para cubrir las subvenciones que lograron paliar los efectos de la inflación que ha sacudido a los países vecinos y a casi todo el mundo por el alza de los precios de los hidrocarburos y varios otros productos.

El Papa también hizo un llamado a la solidaridad para ayudar a quienes están sufriendo, e ilumine las mentes de quienes tienen el poder de acallar las armas y poner fin inmediatamente a esta guerra insensata, mientras Vladímir Putin, en Navidad, ha asegurado que no renuncia a las negociaciones de paz en Ucrania «con todas las partes implicadas» en el conflicto. Se trata de la segunda vez esta semana que Putin destaca su disposición de negociar una solución en Ucrania, ya que el anterior jueves dijo que «todos los conflictos armados terminan de una forma u otra en negociaciones» y que Moscú tampoco renuncia a ello. «Nuestro objetivo no es hacer girar más la rueda del conflicto militar, sino por el contrario acabar esta guerra. Es a lo que aspiramos y aspiraremos», dijo el jefe del Kremlin según destacan los medios de comunicación internacionales.

El principal asesor de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, ha desmentido al presidente Putin, al afirmar que Moscú no está interesado en ninguna negociación, como muestran sus acciones que siguen «matando ciudadanos» y que tan solo están intentando «eludir sus responsabilidades» según agencias internacionales de noticias. Podoliak ha dicho que «Putin necesita volver a la realidad» y ha cuestionado los motivos que ha estado esgrimiendo para justificar la invasión a Ucrania. Pero si realmente quiere negociar, «nos veremos en los tribunales», dijo Podoliak, en la línea de Ucrania de no sentarse a negociar con Rusia mientras sea bajo las condiciones impuestas desde el Kremlin.

Las consecuencias de la guerra en Ucrania han dejado aproximadamente unos mil 500 millones de personas afectadas en todo el mundo, según la ONU, ya que necesitan el suministro de alimentos y fertilizantes que se han visto interrumpidos debido al conflicto armado. La crisis de Ucrania ocasionó que, al menos, 15,7 millones de sus habitantes necesiten de manera inmediata ayuda humanitaria y protección.

Entre las consecuencias socioeconómicas está la enorme presión que tiene el sistema de salud. La Organización Mundial para la Salud (OMS) ha señalado recientemente que ya han ocurrido 269 ataques contra este sector. Según cifras divulgadas por la ONU, un tercio de toda la población de Ucrania, unos 14 millones de personas, se han visto obligadas a huir de sus hogares. Algunas de las principales consecuencias de la guerra son el hambre y la pobreza. Un conflicto que se extiende por mucho tiempo deja ciudades completamente destruidas y devastadas. Además, se produce la ausencia de un elemento tan esencial como los medios de producción y supervivencia, es decir, los terrenos quedan infértiles y la inseguridad alimentaria se eleva considerablemente.

Uno de los mayores elementos de estrés que sufre una sociedad durante una guerra es la violencia. El tejido social y la mente de las personas se desgastan durante el transcurso del conflicto y puede alcanzar límites inesperados. Las personas, durante una guerra, viven en constante amenaza, además de sentir que su vida corre peligro y la de sus seres queridos. Estos individuos cambian y también lo hace su forma de relacionarse entre ellos. En este aspecto, las interacciones se convierten en potencialmente peligrosas. Las guerras también producen miedo social, no solo en los países afectados, sino en todo el mundo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -