6 C
La Paz
viernes, septiembre 17, 2021
InicioBoliviaIglesia ve "inaceptable" fomentar hostilidad entre campo y ciudad

Iglesia ve «inaceptable» fomentar hostilidad entre campo y ciudad

La Conferencia Episcopal Boliviana consideró ayer «inaceptable» que se esté fomentando un enfrentamiento entre habitantes del campo y la ciudad, en medio de las protestas posteriores a las elecciones del pasado 20 de octubre.

Esta crítica se encuentra en un comunicado leído en una rueda de prensa ofrecida en La Paz por el secretario general de la Conferencia, Aurelio Pesoa; el secretario general adjunto, José Fuentes, y el obispo de la Diócesis de El Alto, Eugenio Scarpellini.

En la nota, los obispos rechazan «enfáticamente las amenazas y acciones que han desplegado autoridades y otros representantes nacionales en los últimos días», amenazando con cercar aquellas ciudades donde se cumplen huelgas y bloqueos callejeros en contra de un supuesto fraude electoral en favor del presidente Evo Morales.

«La convocatoria a cercar ciudades, cortar el suministro de agua, amenazar de muerte a jóvenes movilizados o fomentar el enfrentamiento entre el campo y la ciudad, son inaceptables y carecen de sensatez y responsabilidad», indica la nota.

El fin de semana, Morales criticó las movilizaciones en las ciudades y advirtió con que sus seguidores iban a cercar el área urbana para defender su triunfo electoral.

«En las ciudades dejen de perjudicar con paros, si quieren paro, no hay problema, nosotros vamos a acompañar con cerco a las ciudades, para hacernos respetar, a ver si aguantan», dijo Morales.

Un cerco es un bloqueo de entrada y salida del campo a la ciudad que puede ser de personas como de alimentos que se producen en el área rural.

Según Scarpellini, la Iglesia católica está «en contra de todo acto de violencia, venga de donde venga» y lamentó que «últimamente se está fomentando nuevamente el tema de la confrontación y la discriminación que se venía superando poco a poco».

«Yo viajo bastante al campo, no veo esta confrontación entre campo y ciudad (…) Estas declaraciones últimas que estamos escuchando están reactivando esta situación en desmedro de un caminar unido, fraterno del pueblo boliviano», añadió.

Las movilizaciones se suceden en Bolivia desde que tras las elecciones la oposición y movimientos cívicos denunciaran un fraude en el recuento de votos a favor del presidente del país, a quien el órgano electoral dio por ganador.

Las protestas fueron violentas en los últimos días en varias ciudades del país, con enfrentamientos entre partidarios y detractores de Evo Morales, además de choques con la Policía.

El miércoles se registraron dos fallecidos por heridas de bala en enfrentamientos en la ciudad de Montero, en la región oriental de Santa Cruz.

Los obispos expresaron su «profunda preocupación» ante la «creciente violencia» en el país y se solidarizaron «con el dolor de las familias de las víctimas», reclamando «que no queden impunes estas muertes y se haga justicia».

La Iglesia consideró que una auditoría al proceso electoral, «realizada en condiciones adecuadas», que sea «integral», «pactada» y «vinculante», podría «sentar las bases para un acuerdo y colaborar a la pacificación del país», a propósito de la que efectuará la Organización de Estados Americanos (OEA).

La propuesta de los obispos es «una auditoría que sea mucho más amplia a todo el proceso electoral, que involucre a todos los actores» y no sólo a la OEA y al Gobierno «para tener en cuenta todas las situaciones hasta dar con la verdad de los hechos», explicó Scarpellini.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -