6 C
La Paz
miércoles, abril 14, 2021
InicioOpiniónInsólita pretensión de sediciosos

Insólita pretensión de sediciosos

Dr. DAEN. Wenceslao Jáuregui

La CPEP no contempla «derecho» a bloquear, cercar ciudades o prohibir internación de alimentos.

Increíble pero cierto.

Quienes con «valentía» pírrica, atenidos a que existe cogobierno de la Asamblea Legislativa con algunos miembros del Órgano Ejecutivo, incitaron a actos vandálicos, convocaron a cercar las ciudades mediante bloqueo de las carreteras, exigiendo «que el 6 de septiembre se lleve a efecto las elecciones generales» y visto que el repudio de la mayoría absoluta de los bolivianos fue terminante a esas incitativas a la subversión, terrorismo, guerra civil, no permitir ingreso de oxígeno a los hospitales, alimentos y ante el rotundo fracaso de la violencia, no porque el gobierno así lo hubiera planificado, sino porque los bolivianos ya están hartos de la tiranía de dirigentes de la COB, detestados por los cooperativistas mineros, magisterio nacional y muchos otros sectores.

Ahora sin valor civil, intentan protegerse a nombre del «derecho a la protesta, a la libertad de expresión».

Nada más absurdo, cuando lo que hicieron fueron actos de terrorismo contra indefensos ciudadanos que no salían de su asombro por las instructivas que había dictado el expresidente aymara que huyó de Bolivia.

Nada hay más abyecto que el servilismo de varios integrantes de la COB, que se beneficiaron–como denunciaron ex ejecutivos de la Federación de mineros y de la Central Obrera Boliviana– de millonarios sueldos y otras dádivas otorgado por parte del gobierno masista y que después de los hechos de noviembre de 2019, en forma cínica pidieron la «renuncia de Evo Morales Ayma».

Las palabras y expresiones de Juan Carlos Huarachi y sus compañeros de gremio, están registrados en todos los medios de comunicación social.

Dirigentes de Comités Cívicos expresaron «no existe en ninguna legislación del mundo, «derecho» a bloquear ciudades, oponerse al auxilio a enfermos con COVID-19, de oxígeno, o de no permitir alimentos a centros poblados».

De acuerdo al libro «La mentira de Ulises», ningún integrante de la Asamblea Legislativa, sea del MAS o de Unidad Demócrata, debe intentar nuevamente violar la Constitución Política del Estado, para beneficiar, nada más ni nada menos, a quienes deberían estar purgando sus delitos en centros carcelarios, toda vez que hubo múltiples víctimas, muerte de 27 personas por falta de oxígeno, según denuncia del Dr. Fernando Romero, médico que junto a sus colegas está en primera línea luchando contra el coronavirus, mientras que Juan Carlos Huarachi y sus conmilitones, llevaban a humildes campesinos al sacrificio para ellos después pregonar que era por la democracia, por la libertad. Qué manera de envilecer la atmósfera política de Bolivia.

Los bolivianos conscientes de los hechos, rechazan cualquier proyecto que con el malhadado propósito surgiere en el parlamento.

Se ha llegado al colmo de la tolerancia, de la paciencia, de los habitantes de nuestro solar nativo que tiene como lema ¡La Paz, cuna de Libertad tumba de tiranos!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -