5 C
La Paz
viernes, septiembre 30, 2022
InicioSolidaridadInstituciones unen fuerzas para ayudar en la búsqueda de desaparecidos

Instituciones unen fuerzas para ayudar en la búsqueda de desaparecidos

Con el objetivo de ayudar a las familias de personas desaparecidas en Bolivia en la recaudación de fondos para proseguir su búsqueda, UNIFRANZ El Alto, Fundación UNIFRANZ, Colegio de Psicólogos de Bolivia y Fundación Munasim Kullakita sellaron, el de 10 de marzo, un “Manifiesto Ético de Valores” con el Proyecto “Inmarscecible”, organización creada en 2021 con el propósito de luchar contra este mal que aqueja a toda la sociedad. La alianza se selló durante una cena de gala que permitió la recaudación de fondos para brindar soporte a quienes cuentan con pistas para encontrar a sus familiares, pero que ya no cuentan con los recursos para continuar.

La trata y tráfico de personas es un delito cuya gravedad se ha visibilizado en Bolivia, con mayor notoriedad en los últimos años y es considerada una de las formas de violencia más crueles, ya que vulnera derechos como la libertad, la dignidad y la integridad física, psicológica y mental, afectando especialmente a niñas, niños y adolescentes.

Según datos*, desde 2019, se han reportado alrededor de 2.000 desaparecidos por año, cifras alarmantes que evidencian la magnitud del problema, sin embargo, se dice que muestran solamente la punta del iceberg de un problema mucho mayor, que sobrepasa al Estado y que requiere de la participación de la sociedad en su conjunto, instituciones y organizaciones para prevenirla, combatirla y castigarla.

PROYECTO INMARSCECIBLE

Es una organización conformada en 2021 por voluntarios, artistas y psicólogos que realiza diversas actividades de recaudación de fondos para potenciar la búsqueda de desaparecidos.

Promovida inicialmente por Javier Guachalla, quien a raíz de haber vivido en carne propia la desaparición de su hermana en circunstancias aún no esclarecidas, tomó consciencia de la vulnerabilidad de las familias de las víctimas de desapariciones a las que el Estado boliviano no está en condiciones de ayudar. “No es por incompetencia de la Policía o las Fuerzas Armadas, sino por la complejidad del problema de la desaparición de personas”, explica.  

Estas instituciones de seguridad no cuentan con las herramientas y los recursos más modernos que ya existen en otros países, como rastreadores de llamadas y bases de datos, así que uno de los objetivos de Inmarscecible es obtenerlos y donarlos a las dependencias encargadas de combatir la trata de personas y otros delitos relacionados con las desapariciones.

TRABAJO COLABORATIVO

A raíz de estas necesidades, tanto para los responsables de encarar la lucha contra este delito como para las víctimas, el trabajo interinstitucional, intersectorial y colaborativo resulta imperante, motivo por el cual se concreta esta alianza, sellada a través de un “Manifiesto Ético de Valores” que permitirá fortalecer las distintas actividades encaradas inicialmente por Inmarscecible, que contemplan campañas, sesiones informativas, talleres, apoyo psicológico y contención a familiares de personas desaparecidas, entre otras acciones de prevención, socialización y activismo.

LAS CIFRAS QUE DUELEN

Cada año, 24 millones de personas desaparecen en todo el mundo. En Bolivia, decenas salen de sus casas y no retornan a ellas, dejando a sus seres queridos en una situación dramática; muchos de ellos sin ayuda ni recursos para cubrir todos los gastos que supone una búsqueda incesante, la cual muchas veces queda truncada por diferentes circunstancias.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS LEÍDAS

- Publicidad -