JORNADA en el transcurrir de los años

David Añez Pedraza (*)

«En un país de profundas contradicciones, como Bolivia, donde destruyen instituciones, se devoran honras, donde sucumben empresas antes de empezar, se queman ambiciosos proyectos: con sectores y regiones anclados en el atraso del pasado, donde los medios de comunicación escritos, diarios, revistas, semanarios, tantas veces nacidos al empuje de febriles empeños, se truncan al empezar a incursionar en el árido quehacer de informar, el largo camino de años de recorrido por JORNADA constituye un milagro del trabajo y entrega de su Director y de sus Ejecutivos.

La elevada talla técnica, su calidad intelectual y su solidez empresarial, hacen de JORNADA una proeza humana que no puede tan solo medirse en guarismos, que no se cuantifica en el debe y el haber de los libros donde se asienta su contabilidad, que trasciende el mero resultado económico, pues la siembra del saber y la contribución al desarrollo y a la formación del comportamiento de la comunidad se mide en valores trascendentes que abren huella en la conciencia de los pueblos.

Cuando se «devora» el contenido de JORNADA, se comprende que en Bolivia es posible la construcción de una sociedad moderna hecha más de buenas costumbres que de Leyes, forjada en el trabajo y en la entrega del esfuerzo cotidiano y honesto, sin los vicios de la simulación y la impostura.

Tipifican a JORNADA a lo largo de su existencia, su entrega intransigente en la defensa de los intereses nacionales, solo así se justifica su prestigio reconocido en cada edición por su pueblo.

El mensaje de JORNADA en cada cotidianidad se halla cargado de un profundo y fecundo contenido de sabor patriótico, en el que se demuestra a Bolivia y a los bolivianos, que es posible derrotar las frustraciones del presente y sus secuelas de padecimientos humanos con una acendrada vocación de servicio a la comunidad. En el ideario de JORNADA se proclama de que, al servicio de la Patria absolutamente nada debe hurtarse y que la entrega debe ser transparente y definida.

Más allá de un moderno periódico, JORNADA es un mensaje de fe en el destino de los bolivianos, por su contenido, por la calidad de sus juicios, por sus ideas profundas, por su vocación democrática y pluralista, JORNADA ha calado hondo en el sentimiento y la conciencia de la bolivianidad.

Las páginas de JORNADA han estado siempre y están ahora abiertas a las ideas y a las acciones constructivas, en ellas se expresa el pluralismo democrático sin retaceos, en su columna siempre cupieron las polémicas más apasionadas cuando de los temas que afectan al país se ha tratado. Siempre se ha estado en los debates sobre los problemas nacionales en una posición constructiva y positiva. En los años de transcurrir informando y ofreciendo opinión formadora al pueblo nunca hemos extraviado el contenido responsable que anima la filosofía y los principios de la libertad de prensa y de opinión.

Para JORNADA la libertad es un estado existencial del hombre en el cual es dueño de autodeterminarse sin sujeción a ninguna coacción. Se ha actuado en la vida nacional sin sujeciones ni condicionamientos a otros intereses que no sean los intereses del pueblo y del país. Se han alentado siempre las causas justas y se han defendido los principios de la ética y de la moralidad pública. La información en JORNADA atiende a las necesidades concretas del pueblo, tiende a facilitar el contacto de las personas con su realidad».

(*) En homenaje a uno de nuestros preclaros Articulistas, el Dr. David Añez Pedraza, reiteramos sus conceptos patrióticos.